El golf está de vuelta en el Real Club de Campo de Córdoba, pero no en Pozoblanco

A las 8.00 de la mañana de este lunes se daba la primera salida de jugadores amateur, que no cesaron cada diez minutos con decenas de golfistas ávidos de recuperar sensaciones, incluido el profesional Víctor Pastor, que volvía así a un campo tras dos meses

El inicio de la fase 1 en Córdoba en materia deportiva trajo consigo la incorporación de varios modalidades paralizadas hasta ahora como otras actividades de la vida. Los amantes del tenis, padel (individual) y el golf se unieron este lunes a runners y ciclistas, sobre todo los golfistas, a los que ni la lluvia ni la niebla les supuso un obstáculo para volver a entrar en contactos con sus palos en el Real Club de Campo de Córdoba. La instalación de la capital abría su campo a las 8.00 de la mañana a diferencia del Campo de Golf Cabeza Oliva de Pozoblanco, que permanece cerrado para adaptarse al protocolo federativo y la desinfección del mismo, según informaron a Cordobadeporte fuentes del club, cuya reapertura de demorará unos diez días.

No es el caso de los 18 hoyos de campo de la capital, que desde el pasado sábado tenía prácticamente completas todas las reservas de salidas cada diez minutos, para dar en su primera hora del día a más de veinte jugadores, cuatro por partida, extremando las distancias de seguridad. De esa forma algo más de un centenar de golfistas empezarán a recuperar sensaciones con sus hierros y maderas, sobre todo en la jornada vespertina, porque a partir de las 15.00 horas no queda ninguna salida libre hasta el cierre del campo con la puesta del sol.

Los primeros privilegiados en entrar en contacto con el campo fueron la jûnior Belmonte y su padre Antonio. La golfista había regresado de Phoneix (Estados Unidos) donde en septiembre inició sus estudios universitarios en Gran Canyon University con una beca de tecnificación golfística tras pasar en 2018 por la Blume de Madrid. De esa forma se reencontraba con el campo donde se formó cerca de nueve meses después y sus sensaciones no podían ser más buenas: “Nada como volver a jugar en casa. El campo está en buenísimo estado, top”.

Carmen Belmonte, junto a su padre, antes de su salida en su vuelta al Real Club de Campo de Córdoba tras regresar de Phoneix.

Carmen Belmonte, junto a su padre, antes de su salida en su vuelta al Real Club de Campo de Córdoba tras regresar de Phoneix.

Quien también volvió al trazado donde se crio fue el profesional Víctor Pastor, que así volvía a un campo tras dos meses, dado que la declaración del Estado de Alarma le pilló a mitad de marzo en tierra galas, donde vio interrumpida su participación en la Escuela del circuito Challenge de Francia. Quién no tuvo tan suerte fue su hermano Marcos, ya que al mayor de la saga se encontraba en Filipinas cuando estalló la crisis del coronavirus, y allí sigue confinado. Sólo le había podido jugar un torneo en este circuito asiático, y lo que es peor, no podrá volver a entrenar hasta junio según las severas restricciones del país filipino.

De esta forma el golf es el gran beneficiado de este lunes en la nueva fase de la desescalada, porque los atletas de los clubes de la capital aún no pueden disfrutar del tartán de El Fontanar. No obstante, desde el IMDECO se informó que hoy se comenzarían a dar las primeras citas para poder entrenar en la instalación municipal, aunque previamente tiene que valorar el personal con que se cuenta porque salud laboral tiene que marcar las instrucciones de apertura dentro del Estado de Alarma en el que sigue el país con independencia de la fase. Quienes sí abrieron sus puertas fueron las instalaciones de gestión privada como Open Arena, donde los tenistas pudieron disfrutar de sus primeras partidas, como los padelistas en El Vial Pádel, la Arruzafa y Sierra Morena, aunque con sus pistas reacondicionadas para juego individual.

Etiquetas

coronavirus | COVID-19 | covidfree | fase 1 | golf | pádel | Real Club de Campo de Córdoba | tenis |

Deja una respuesta