El nuevo renacer en el Lugo para Sebas Moyano

El jugador de Villanueva del Duque reapareció tras su importante lesión con un tanto para cerrar la victoria en Lezama ante el Amorebieta en el que era su debut como albivermello año y pico después de su fichaje

Sebas Moyano hace un gesto de celebración tras el 1-3 frente al Amorebieta. Foto: LaLiga / CD Lugo

Sebas Moyano hace un gesto de celebración tras el 1-3 frente al Amorebieta. Foto: LaLiga / CD Lugo

LaLiga Smartbank, denominación de la Segunda División de toda la vida, queda ahora mismo lejos para los aficionados al fútbol en Córdoba, ligados sobre todo a lo que suceda con el Córdoba CF, ahora en otra Segunda con menos glamour, la de la RFEF. Pero en ese fútbol profesional siguen ocurriendo historias que tocan a cordobeses y a excordobesistas, o a futbolistas que aúnan ambas condiciones, como Sebas Moyano. El cordobés parece que empieza a ver la luz al final del túnel, tras un cambio de agente incluido, porque su alianza con su amigo Iago Bouzón comienza a dar sus frutos.

El futbolista de Villanueva del Duque, que llegó a ser internacional con España en la Sub- 18 y la Sub-19, que ya estaba jugando en Segunda B con el filial del Córdoba a los 16 años, vivió este domingo un nuevo renacer dentro de su carrera. En Lezama, en las instalaciones en las que debe competir este año la SD Amorebieta dentro de la categoría, el extremo vivió su debut con el CD Lugo año y pico después de su fichaje. Y fue con gol, el 1-3 que vuelve a dar esperanzas de salvación a los albivermellos, metidos como últimamente en la pelea por la permanencia en la categoría.

La historia de Sebas Moyano con el Lugo es realmente estrambótica y preñada de dificultades. El futbolista, con el que se jugó como pura mercancia por parte tanto de Carlos González en aquella maquiavélica operación del Elefante Cósmico, como de Jesús León con un aparente traspaso a los lucenses para poder salir a competir en la temporada 2019-20, firmó contrato precisamente en septiembre de ese año, 2020, y fue presentado tras estar unos días a prueba. La entidad lucense aseguró que no tenía ninguna relación contractual previa.

Cesión al Ebro y lesión importante

Sebas, que se había comprometido hasta 2023, no entró en los planes entonces de los responsables deportivos lucenses, que eran el exinternacional Juanfran García como entrenador y otro ex del Córdoba, el ex secretario técnico Jorge Rodríguez de Cózar, en los despachos. No estaba inscrito y se marchó cedido en noviembre al CD Ebro, el equipo que hace una semana fue rival del Córdoba en las semifinales de la Copa RFEF. Jugó allí 23 partidos, 13 de ellos como titular: 1.333 minutos y tres goles.

Luego tuvo que reincorporse al Lugo, pero a finales de julio de 2021 una nueva piedra en el camino se le cruzaba. Una “fractura de impactación subcondral en la rodilla izquierda” le haría perderse los primeros meses de competición, entre tres y cinco se decía entonces. Como muchas veces la cosa se quedó en un término medio y aunque se le esperaba más para diciembre, el domingo pasado debutaba como rojiblanco sustituyendo en el minuto 68 del partido contra el Amorebieta a Cuéllar.

“Ha sido un camino difícil para mí”

Habían pasado 444 días desde su incorporación, según las cuentas realizadas en un teletipo de la Agencia EFE que recoge unas palabras del cordobés. “Ha sido un camino difícil para mí ya que el año pasado no pude disputar ningún partido y tuve que salir. Este año comencé con una lesión que me impidió empezar la pretemporada con mis compañeros, pero como he dicho me han apoyado muchísimo, ellos y mi familia. He podido debutar con la camiseta del Lugo y encima con gol, algo increíble“, explicaba. Una gran noticia y un nuevo renacer para Sebas.

Deja una respuesta