El US Open espera a Víctor Pastor para despedir el campo amateur

El menor de la saga se pasará a profesionales en octubre tras el Open de España, pero antes quiere emular a Jon Rahm y los cuartos de final que alcanzó en 2015, hasta ahora el mejor de un español en territorio yanki, y ya que "es la última bala voy a intentar hacerlo bien para que suene"

La mejor despedida posible. Víctor Pastor dice adiós al campo amateur, si así se puede considerar al golfista cordobés, debutando en el que será su primer y último US Open Amateur, el que se disputará a partir de mañana y hasta el próximo 19 de agosto en el conocido Pinehurst Resort & Country Club de Carolina del Norte. Un campo donde por ejemplo en 2011 el alemán Martin Kaymer se llevó el US Open entre los profesionales.

Esta será segunda vez de Víctor Pastor en suelo yanki. La primera fue en 2015 con motivo del The Spirit Internacional de Houston, donde España acabó en tercera posición por equipos formando pareja con el ya profesional Adri Arnaus. El cordobés acabó segundo en una clasificación individual que sólo contabilizaba los birdies cosechados.

“Es la última bala y voy a intentar hacerlo bien para que suene”, apuntaba a Cordobadeporte.com Víctor Pastor antes de volar a Estados Unidos el pasado viernes. “Estar en el US Open era mi gran reto de este 2019, al ser el último como amateur, por lo que iba buscando mayores objetivos para culminar todo una carrera. Estoy encantado de poder jugar y disfrutar de la experiencia”.

Víctor Pastor en el pasado Mundial de Irlanda con España

Víctor Pastor en el pasado Mundial de Irlanda con España

Su otro reto será “igualar el mejor resultado de los españoles en los últimos diez años”, que no es otro que los cuartos de final que alcanzó Jon Rahm 2015. Ese no sólo será su objetivo, sino también el de los otros españoles de la delegación más amplia de la selección española de su historia, dado que junto al cordobés estarán Eugenio Chacarra, Álvaro Muller, David Puig, Eudard Rousaud y Alejandro del Rey.

Para ello lo primero será superar el corte de los dos primeros días de competición que se disputan bajo la modalidad de medal play, algo a lo que aspiran los 314 clasificados. Y es que sólo 64 privilegiados pasarán a las eliminatorias de match play.

El golfista del Real Club de Campo de Córdoba logró  su presencia en Pinehurst por ránking mundial, cuando el abril se situó en el puesto trigésimo segundo, para asegurarse entonces su plaza al estar en el top-50 mundial, una privilegiada posición que mantiene en la actualidad con la 48º posición. Todo fue gracias a su gran segundo puesto en la Copa Sotogrande, lo que le evitó tener que participar en las más de cien previas celebradas, después de proclamarse campeón de España Universitario en Elche una semana antes.

Víctor Pastor con sus compañeros de la selección española

Víctor Pastor con sus compañeros de la selección española

Por eso Víctor apunto que “me centraré en pasar el corte, luego cualquiera que pase puede ganarte igual que tú a él, para pensar en llegar lo más lejos” en un campo “exigente”, porque “no estar en calle supone caer en arena” como el Desert Spring de Almería. “Son campos interesantes; cuando más exigencia mejor, porque así me puedo adaptar mejor”, apostilló.

Pastor quiere volver a lograr otro puesto de honor en su laureada trayectoria en el campo amateur, tras el bronce mundial logrado el pasado año en Irlanda con el equipo español, así que este lunes saldrá a por todas en su primer día de competición junto a los estadounidenses Evan Katz y Justin Kadin, sus compañeros de una partida que arrancará a las 8:59 horas por el hoyo 11 de uno de los ocho campos de trazado..

Un año trabado por las lesiones, pero con la Escuela del European Tour de fondo

“Llego en buen momento, para luego parar hasta octubre”, apuntó, fecha en la que afrontará el Open de España, para el que espera invitación tras su grandioso duodécimo puesto del pasado año entre los profesionales. Aquella cita en el Centro Nacional de golf en Madrid donde Jon Rahm ganaba su primer título en España, y que en 2019 de disputará del 3 al 6 octubre en Club de Campo de Villa de Madrid. Una semana después, del 9 al 12, llegará su primer asalto a la tarjeta del  European Tour en Francia, donde junto a su hermano Marcos buscará superar en Hardelot la primera fase de la Escuela europea.

A esas dos citas espera llegar como ahora, en perfecto estado de revista, después de que “desde enero haya ido a contracorriente por las lesiones. Este año con cintura no podía entrenar tres días seguidos, y luego llegó contractura en el cuello que me afectó al hombre y me obligó a retirarme en el Campeonato de España Absoluto”. Unos contratiempos que le obligaron a “no trabajar como me gustaría, tanto que me he tenido que retirar un par de veces”, de ahí que “no ha cuadrado todo como me gustaría”, pero ahora sólo sueña con disfrutar en el US Open y dar su mejor versión para mostrar el mundo el buen golf que lleva dentro.

Deja una respuesta