“En la fase de ascenso es difícil ya que no nos metamos”

Jesús Escribano, entrenador del Cajasur CBM, valora la labor de sus hombres porque "día a día demuestran que merecen estar donde están, no sólo por la calidad que atesoran, que también, sino por las ganas y el interés que le ponen al trabajo" | "Los partidos de Torrelavega, Alcobendas y Antequera van a fijar el rumbo de aquí a final de temporada", detalla

Jesús Escribano sigue las evoluciones de sus jugadores desde su área técnica. Foto: CBM

Jesús Escribano sigue las evoluciones de sus jugadores desde su área técnica. Foto: CBM

El Cajasur Córdoba de Balonmano llega a esta salida de 2020 y entrada en el 2021 de una manera excelente, puesto que está consolidado entre las plazas de fase de ascenso a la Liga Asobal. Ocho victorias, un empate (en casa del líder, Torrelavega) y sólo tres derrotas dejan al equipo granate por ahora en cuarta posición, con seis puntos y el average particular de ventaja al sexto clasificado, el Trops Málaga, cuando quedan seis partidos tan sólo para el final de la primera fase.

Por eso “el balance de la temporada hasta ahora, de estos 12 partidos, es bueno”, indica en declaraciones para Cordobadeporte el técnico, Jesús Escribano. “El objetivo estaba claro que es mantener la categoría y si la liga acabara hoy se habría cumplido. Pero además el equipo está trabajando muy bien, por lo que incluso si los resultados no hubieran sido los que están siendo estaríamos satisfechos porque el grupo humano que conforma el equipo es muy trabajador y da gusto relacionarse con él”, comenta el entrenador. “Día a día demuestran que merecen estar donde están, no sólo por la calidad que atesoran, que también, sino por las ganas y el interés que le ponen al trabajo”.

Pese a que la temporada roza el sobresaliente, incluso por méritos la situación en la tabla podría ser mejor, aunque Escribano hace una reflexiva lectura. “Es posible que tanto en Torrelavega como en Antequera pudiéramos haber sacado un punto más en cada pista, pero es cierto que contra Ciudad Real tanto allí como aquí estuvimos muy cerca de perder alguno de los puntos”, arguye. “Al final van unos por otros. Está habiendo muchos partidos de finales muy apretados, con victorias de uno, dos o tres goles, o derrotas por un gol o empates. Es una liga muy complicada y en general lo que un día consigues otro lo pierdes y la competición, que es larga, te pone en tu lugar. Nos hubiera gustado conseguir más, lógicamente, pero tenemos lo que entiendo que nos merecemos”, asevera.

Está siendo una temporada diferente, aunque en el caso del Cajasur ha tenido cierta normalidad en ir pudiendo jugar los partidos. Otra cosa es la asistencia. “La pandemia está haciendo que con los partidos a puerta cerrada el factor cancha se esté diluyendo un poco. Al final vas a unos sitios donde hay público y otros que no, y nosotros mismos empezamos con público, luego una fase en la que no y otra en la que volvimos a tener”, recuerda. “Se hace extraño al principio y al final sobre todo, porque una vez que empiezas a mí como entrenador se me olvida un poco que no hay público, porque estás metido en lo tuyo y no echas cuenta”.

“Es verdad que se ha perdido el público apretando, presionando a los árbitros y al rival, pero más o menos nos está afectando a todos por igual, dependiendo de cada comunidad autónoma, y todos hemos pasado por todas las situaciones de jugar en casa y fuera con y sin gente“, apunta Escribano. “Es lo que más se nota con respecto a una temporada normal, porque además en nuestro caso no hemos tenido que parar en ningún partido”.

¿Qué reto es el realista desde ahora?

El equipo parece en una posición privilegiada para quedarse entre los cinco primeros y entonces quizá haya que reformular los retos de la temporada. “El objetivo era mantener la categoría. Ahora mismo, en cuanto a calendario y posición en la tabla, quedan tres partidos de los que podemos considerar trascendentes a efectos clasificatorios de cara a esa segunda fase por el ascenso, donde es difícil ya que no nos metamos. Dependiendo de cómo quedemos en esos partidos, de cuántos de esos seis puntos consigamos, tendremos más o menos opciones de luchar por otra cosa”, explica Escribano.

Jesús Escribano junto a sus colaboradores. Foto: CBM

Jesús Escribano junto a sus colaboradores. Foto: CBM

Una vez dentro de la fase de ascenso, “la categoría está asegurada para el año que viene, pero si conseguimos esos seis puntos podremos aspirar a todo, incluido el ascenso; si conseguimos cuatro podremos aspirar también, pero con menos opciones, y si conseguimos menos los objetivos deberán ser menos ambiciosos, como pensar en el equipo de la temporada 2021-22”. “Es difícil decir lo que puede pasar, porque quedan muchos partidos de esta fase, pero los de Torrelavega, Alcobendas y Antequera van a fijar el rumbo de aquí a final de temporada”, pronosticó.

Para esos nuevos envites y sueños, “no debería de variar y sería una sorpresa que variase” la plantilla actual, de 17 hombres tras la llegada de Daniel Ayala y la baja de Antonio Fernández. “Económicamente el presupuesto está ajustado a lo que tenemos y bajas esperemos que tampoco haya. Lo que sería muy importante es que no hubiera lesionados. Pero para poder aspirar a mejorar la plantilla necesitaríamos una aportación económica inesperada y es difícil que llegue”, concluyó el preparador cajista.

Etiquetas

Balance | Balonmano | Córdoba de Balonmano | División de Honor Plata | home12 | Jesús Escribano |

One Comments

  • Conciencia cordobesista 31 / 12 / 2020 Reply

    Orgulloso de este club, club serio donde los haya, desde su fundación gestionado por cordobeses, esto demuestra que en esta ciudad y sobre todo en este equipo hay gente muy válida para llevarnos a cuotas insospechadas hace años, resulta paradójico que clubs como este o el Córdoba Patrimonio de la Humanidad esté gestionado por cordobeses, no hace falta que venga nadie de fuera para llevarnos al éxito

Deja un comentario