“Es inevitable que perdamos cosas como el competir y el ritmo, así que por lo menos hay que no perder la forma”

César Velasco relata su día a día de confinamiento compatibilizando su condición de jugador del Córdoba Patrimonio y estudiante del Grado Superior de Técnico Superior en Enseñanza y Animación Sociodeportiva, todo ello con "la incertidumbre de qué va a pasar con la competición"

El jugador de Córdoba Patrimonio de la Humanidad César Velasco ha atendido a la LNFS para ofrecer su visión de cómo, decretado el estado de alarma nacional, combina la formación educativa con la preparación y mantenimiento físico un jugador de Primera División. Y es que la crisis sociosanitaria producida por el COVID-19 está provocando una situación sin precedentes para la mayor parte de la sociedad española, especialmente, para la población más joven.

César explica que “en mi centro han suspendido las prácticas temporalmente, pero seguimos trabajando en el proyecto de fin de grado”. “Quedamos una vez en semana el grupo de clase con el profesor por Skype y adelantamos trabajo, preguntamos las dudas y nos informan un poco de la situación y las soluciones que creen que se van a tomar”, comenta el egabrense, que actualmente cursa el segundo año del Grado Superior de Técnico Superior en Enseñanza y Animación Sociodeportiva (TSEAS).

Dada la situación de confinamiento, el jugador nacido en Cabra nos relata que dispone de un mayor horario para la planificación educativa y física. “Con esta situación tengo todo el tiempo del mundo para planificarme como quiera. Tengo tiempo para dedicarle a los estudios y para hacer deporte, así que ahora mismo estoy tranquilo porque puedo hacer las dos cosas. Mi día es deporte y dedicarle otro rato al proyecto de fin de curso, así que esta situación la considero ventajosa porque puedo adelantar todo lo posible. En el tema deportivo sería al contrario, y más con la incertidumbre de qué va a pasar con la competición”, señala.

“Los profesores sabían de mi situación y se adaptaban a mi horario y planificábamos exámenes y prácticas según mi horario de entrenamientos”

El ala egabrense relata que normalmente su asistencia a clase se veía perjudicada por los entrenamientos matinales con el Córdoba Patrimonio. A pesar de ello, Velasco afirma que tanto los profesores como el resto de sus compañeros le ayudaban para mantenerse al día. “No podía asistir mucho a clase, ya que nuestro horario de entrenamientos era de diez a once y media o doce de la mañana, y siempre tienes que ir un poco antes para que te trate el fisio o quedarte después de entrenar para trabajar algo en el gimnasio. Entonces la mañana la tenía un poco ocupada y solía ir las dos o tres últimas horas. Mis compañeros de clase me ponían un poco al día de lo que habían dado en clase en mi ausencia. Los profesores sabían de mi situación y se adaptaban a mi horario y planificábamos exámenes y prácticas según mi horario de entrenamientos”, expresa.

“Es complicado todo, porque al final, al no tener un horario fijo de entrenamientos y de partidos dependiendo del lugar donde juegues hace que tu planificación de estudios esté constantemente cambiando y hay veces que no puedes dedicarle el tiempo que se merece a los estudios. Intento estudiar y hacer los trabajos del curso en los huecos libres que tengo en el día, aunque también estoy entrenando a un grupo de niños a fútbol sala y eso me quita aún más tiempo de estudio”, añade.

Las tablas del preparador físico

César cuenta que “nosotros estamos haciendo el trabajo mandado por el preparador físico”. “Por la mañana suelo trabajar la fuerza y por la tarde hago más ejercicios de cardio y así no perder la forma, aunque es inevitable que perdamos otras cosas como el competir y el ritmo, así que por lo menos con esto no perder la forma”, manifiesta.

César en unos ejercicios físicos. Autor: Paco Jiménez

César en unos ejercicios físicos. Autor: Paco Jiménez

Para ello, el ala blanquiverde mantiene una planificación diaria de los ejercicios físicos a realizar para conservar el estado de forma. “Me levanto sobre las diez, desayuno y para las once, aproximadamente, me pongo a hacer deporte con la planificación que nos han mandado. Después como y descanso un poco. Por la tarde, sobre las seis, vuelvo a hacer el trabajo y así todos los días.Tampoco se puede hacer gran cosa en casa”.

Loading...

Deja un comentario