Fran Moreno, o cuando el balón pudo al tractor

El jugador del Pozoblanco, al que un atropello en el campo le causó una fractura de peroné que le tuvo varias semanas en silla de ruedas, culminó su historia de superación de siete meses el domingo jugando como titular ante el Sevilla C: "No poder jugar me dolía más que el propio accidente"

Fran Moreno en el césped del Municipal. Foto: Julia López

Fran Moreno en el césped del Municipal. Foto: Julia López

El fútbol modesto encierra historias hermosas de contar, aunque muchas veces encierren un punto también de esfuerzo y dolor. Una de ellas es la que ha vivido el jugador del CD Pozoblanco Fran Moreno, que el pasado domingo, jugando un partido oficial casi siete meses después del último, vio la luz al final de un largo túnel.

El 26 de enero de 2019, ante el Antoniano, Fran jugó el que iba a ser su último partido en la temporada 2018/2019. Porque al inicio del mes de febrero, y cuando se encontraba trabajando en el campo, su otra realidad además del fútbol, una caída propició que un tractor le atropellase y le provocase una rotura de peroné. A pesar de relatar el “inmenso” dolor, el futbolista aún sonríe al recordarlo: “Afortunadamente se quedó sólo en eso, porque podía haber sido mucho peor y haberme hecho daño en las dos piernas. Por eso ahora pienso que tuve suerte”.

El jugador enseña las señales de la operación, la cicatriz que evidencia aquel paso por el quirófano. Tuvo claro que tocaba decir adiós a la temporada y ése fue uno de los puntos más complejos de asimilar. “En cualquer lesión, en un accidente siempre se pasa mal, pero si estás jugando al fútbol eso es lo que más te duele. Es cierto que en los primeros días no tienes mucho tiempo para pensar del propio dolor, pero cuando te vas dando cuenta de lo que ha pasado el no poder jugar al fútbol casi que me dolía más que el propio accidente”, relata.

Y quedaba mucho por pasar, los meses más duros a los que ha tenido que hacer frente en su carrera futbolística, hasta la fecha ausente de percances de esa envergadura. Para hablar de esa recuperación, de esos seis meses, alude a dos sensaciones: la soledad y el dolor. Acostumbrado a llevar una vida dinámica entre el trabajo, el fútbol y el ocio, Fran Moreno pasó dos meses en una silla de ruedas, soportando dolores que “me impedían disfrutar hasta de ver una película, porque eran tan grandes que no podías”.

“Los meses de recuperación sólo puede saber cómo son la persona que ha pasado por una situación similar. Los primeros 50 o 60 días son los peores“, apunta, aunque tira de optimismo e indica que “de todo se sale y de todas las experiencias se aprenden cosas positivas”.

El ascenso desde la grada

El caso es que esa mala suerte impidió que uno de los jugadores que fue testigo del descenso a Primera Andaluza fuera protagonista en el campo cinco años después del regreso del CD Pozoblanco a Tercera División. Es cierto que Fran Moreno vivió ese ascenso sintiéndose parte del equipo, pero no le quedó otra que hacerlo desde la grada. “Yo confiaba en que era el año del ascenso, de la vuelta a Tercera por sensaciones, por cómo estaba el equipo. Siempre se había dicho que en Navidad pegábamos el bajón y yo veía al equipo muy bien, porque Quero estaba llevando muy bien el vestuario. Confiaba en el ascenso y me dolió porque yo quería jugar”.

Al menos, entre esas cosas positivas de las que hablaba, apareció la confianza que la directiva del club esperando que llegase a tiempo al inicio de la temporada. Fran Moreno realizó trabajo de gimnasio para fortalecer la pierna consciente de que llegaba “fuera de ritmo y un poco pasado de peso”, algo lógico tras seis meses de inactividad. Pero fue jugando en pretemporada y la sensación ahora es que no sólo ha vuelto a la disciplina del club en el que se formó como jugador y cuya elástica lleva defendiendo años, sino que lo hizo ganándose un hueco en el once titular.

“Las sensaciones fueron mejores de lo que me esperaba”, dice recordando ese partido ante el Sevilla C en el que el equipo retomó su historia en Tercera sumando. Un acicate para una temporada en la que expone que “es fundamental la seriedad y el esfuerzo”, pero ante la que ha demostrado ya su compromiso con la entidad. “Tenía claro que quería volver a jugar y hacerlo aquí“, sentencia.

Por eso, por todo lo pasado, esperará hasta final de temporada para entrar otra vez en el quirófano para que le retiren los clavos y placa que aún tiene en su maltrecha pierna. Fran Moreno quiere volver para quedarse.

Etiquetas

CD Pozoblanco | Fran Moreno | Grupo X | home13 |

Deja un comentario