“Fue una temporada mejorable, pero positiva”

Jorge Lorenzo dejó a su Peñarroya incluso ''mejor de lo esperado'' priorizando la participación de júniors y hasta cadetes, que ''deben ser los próximos jugadores sénior'', aunque en lo personal avanza que llega ''el momento de jubilarme ya como entrenador''

El decano del baloncesto provincial, el CP Peñarroya, completó otra temporada en la Primera Nacional de manera bastante satisfactoria, visto desde fuera. El equipo, con mucha juventud en sus filas, logró entrar en los cruces de nuevo ciño para la fase de ascenso e incluso dio la cara ante un equipo muy potente como Labradores. Pero es su entrenador, Jorge Lorenzo, quien mejor puede valorar lo vivido este ejercicio.

Lorenzo indica a Cordobadeporte que “no puedo hacer un balance negativo de la temporada, puesto que pese a las muchas dificultades que hemos tenido con respecto a la construcción del equipo, sobre todo en relación a los jugadores sénior, que apenas pudimos contar con los que habíamos pensado por lesiones o circunstancias personales, alcanzamos los octavos de final de clasificación para la fase de ascenso”. Y tampoco si se considera que “ha habido participación de los que deben ser próximos jugadores sénior del club, hasta cuatro jugadores júnior y un cadete, toda la temporada, y se ha abierto la puerta a un futuro que debe ser brillante para el club”. Estos dos aspectos “dejan una temporada mejorable pero positiva”, a su juicio.

El técnico, sincero, comenta que “la clasificación me parece justa e incluso podríamos pensar que mejor de lo esperado”. “Estar en octavos, para las circunstancias que hemos tenido, ha sido bueno. Hubo un momento en que pudimos haber mejorado nuestro puesto en la liga regular y haber alcanzado el sexto, pero un mal partido en casa no nos lo dio. Sólo pudimos jugar en los cruces ante el mejor del otro grupo, lo que era hartamente difícil y nos eliminaron”, recordó.

Para el entrenador “lo mejor fue la unión de los jugadores en el grupo”, ya que “fue una temporada complicada para los sénior y sin embargo se lo tomaron con mucha tranquilidad”. “Trabajaron y ayudaron mucho a  los jugadores jóvenes y pese a derrotas en algunos casos muy abultadas hubo buen ambiente en el equipo y supimos mantener los pies en el suelo conociendo nuestra situación”, recalcó. Lo peor, incidió, “fue la situación de algunos sénior, que, por lesiones, como Sevillano, o por temas personales, con algunos americanos, no permitieron tener la plantilla que planteábamos a principio de temporada”.

Demasiados jugadores “de vuelta” en la liga

Sobre la competición, vio “una liga bastante competida, con un buen grupo de equipos que podía ganar o perder en cualquiera de los campos”. Pero dejó una reflexión más allá: “Me hubiese gustado ver a más jugadores jóvenes, porque la Primera Nacional debería ser más formativa pensando en llegar más arriba. Júniors o sénior de primer año formándose para el futuro. En cambio vimos muchos jugadores ya muy hechos e incluso de vuelta de otras categorías”.

Se le comentó cómo sentó la temporada en la entidad. “Es algo más para la directiva. No sé la sensación que desde dentro ha dejado la temporada en el club. Yo no me he sentido en ningún momento presionado porque el equipo no fuera bien. Creo que la directiva en todo momento se dio cuenta de que el equipo tuvo mala suerte con los sénior y supo ver que el trabajo con los jóvenes ha sido positivo. Esperemos que sirva para las próximas temporadas”.

Esa última frase es significativa, pero el técnico lo es más aún al preguntarle por el futuro. “Quizá lo vea fuera del baloncesto. Estoy en el momento de jubilarme ya como entrenador. Llvo más de 20 años como técnico superior, viajando y entrenando, y me veo más bien con un pie fuera. Yo vivo en Peñarroya y a otros sitios no voy a ir a entrenar, ya lo hice cuando era joven y ya no es el momento. Así que no tengo claro que mi futuro esté en el baloncesto”.

Deja un comentario