Jordi Tur: “Me tengo que cargar de paciencia; toca esperar”

El centrocampista ibicenco, que fue cedido por el Cádiz, apuntó que "para gente como yo se prevé un verano largo, habrá que cogerlo como venga" | En su caso no entró en el ERTE, pero se le aplicó rebaja salarial

Jordi Tur entrenando con el Córdoba CF en la Ciudad Deportiva.

Jordi Tur entrenando con el Córdoba CF en la Ciudad Deportiva.

El pasado jueves se podían leer las declaraciones de su agente, y este sábado es el propio Jordi Tur el que valora la posibilidad de poder continuar cedido en el Córdoba CF para la próxima temporada, después de no haber podido debutar tras el primer préstamo realizado por el Cádiz. “Me quedé con las ganas y me fui con una espinita clavada”, indicó, el jugador, que sabe que “me tengo que cargar de paciencia y toca esperar, lo sabía de antemano”. La razón es bien sencilla, y es que “está todo muy raro” en cuanto al mercado de fichajes, con la vuelta a los entrenamientos de los clubes que jugarán el play-off exprés, por lo que “habrá que ver cómo evoluciona todo”.

“De momento no sé nada más allá de lo que se ha dicho. Me dijeron que tenían que valorarlo y no se descartaba, así que habrá que esperar”, apuntó un Jordi Tur que recordó que desde que llegó a finales de enero  “yo entrenaba fuerte porque tenía que ganarme el sitio”.

La realidad fue que durante ese cerca de mes y medio que estuvo en la disciplina del blanquiverde bajo la dirección de Raúl Agné no tuvo la oportunidad de jugar de inicio ni tan siquiera de contar con unos minutos en alguna segunda parte pese a llegar como refuerzo. “No sé por qué no jugué, son gustos de cada entrenador. No hubo nada personal, sé que se habló mucho, pero al final todo depende del entrenador. Mi idea era intentar aportar”.

“Para gente como yo se prevé un verano largo, habrá que cogerlo como venga”. De esa forma Tur aceptaba su incómoda situación, aún más teniendo en cuenta que en el Cádiz están centrados en un ascenso a Primera, lo que pondría aún más complicado su continuidad en el club amarillo con el que le resta un año contrato. Eso no quita que “por supuesto que se sueña con dar el salto al primer equipo, pero hay que ir paso a paso y si toca jugar en el filial se jugará”.

Mientras tanto Jordi Tur sigue entrenando, desde mayo ya desde su Ibiza natal, bajo las tareas que “nos siguen enviando” desde el club blanquiverde, entre otras razones porque lo necesita físicamente y porque en su caso “no entré en el ERTE, a mí sólo me hicieron una rebaja salarial”.

“Es un aspecto positivo seguir siendo sub-23, pero además de eso quieres participar, ya que a veces se puede utilizar en tu contra como complemento para rellenar la plantilla”

“Soy trabajador, trato bien el balón y sobre todo no doy uno por perdido, soy presionante”. Así define las características de su juego que no se pudo ver en El Arcángel y que aspira a poder mostrarlas en el próximo curso, aunque todo dependerá de la lista de preferencias que maneja el Córdoba de diferentes filiales para lograr cesiones de hasta cinco sub-23 que debe reclutar tener para su plantel. “Es un aspecto positivo seguir siendo sub-23, pero además de eso quieres participar, ya que a veces se puede utilizar en tu contra como complemento para rellenar la plantilla”, concluyó un Jordi Tur que no las tiene todas consigo, como su representante, para volver a Córdoba.

Loading...

Deja un comentario