La aspiración tailandesa cumplida de Fran González

El cordobés se marcha al Pattaya United tras acabar como capitán en el Ermis chipriota: "Me seducía el tema de Asia y si me adapto bien podría pasar aquí algún tiempo"

Fran González jugando con el Ermis Aradippou de Larnaca, Chipre.

Fran González jugando con el Ermis Aradippou de Larnaca, Chipre.

Poco a poco vamos rellenando el mapa con los futbolistas cordobeses, que desde hace unos años no se limita a España, sino que traspasa ampliamente nuestras fronteras. Es el caso de Fran González, que ya está en Bangkok para disfrutar de su segunda experiencia en el extranjero. Tras pasar por el Ermis chipriota, donde mejor no pudieron rodarle las cosas, se ha enrolado en el Pattaya United de la Thai Premier League, la máxima categoría de aquel país.

“Me siento muy feliz, porque llevaba unos años intentando entrar en Tailandia. Por fin he tenido la suerte de que me llegara una oferta concreta que me convenciera, por lo que tomé la decisión muy rápidamente”, relata el polivalente jugador a Cordobadeporte.

Fran habla con claridad meridiana. “Chipre, a pesar de que era Europa y me daba la opción de jugar en una Primera División, lo tomé como un trampolín. No quería pasar el resto de mi carrera allí, sino que fuera el paso previo hacia algo mejor. Me la jugué, diciendo que no a muchos equipos de Segunda B que me llamaron cuando salí del Hércules y, tras pasar el verano en Israel, acepté ir allí. He acabado jugándolo todo y a buen nivel, como capitán además. Ha sido lo imaginado, el trampolín para llegar aquí”, explica.

En el Ermis quedará como un jugador que dio un alto nivel. “Recuerdo la incertidumbre de esa primera salida al extranjero, que no sabes cómo te va a ir. Escuchas anécdotas, pero siempre de gente a la que le ha ido mal. Tenía mucho miedo y mucho respeto, pero la realidad es que a otros muchos les va bien y en mi caso así ha sido. He disfrutado mucho del país cuando he tenido tiempo libre y deportivamente he jugado 34 o 36 partidos, tanto que sólo me perdí uno por amonestaciones y otro por un pequeño esguince de tobillo. Acabé de capitán y me ha servido para dar el paso que yo quería dar”.

“Son muchas cosas las que pones en la balanza, pero está claro que la vida de un futbolista es corta”

González expone sin ambages que el tema monetario prima para irse tan lejos. “Son muchas cosas las que pones en la balanza, pero está claro que la vida de un futbolista es corta. He jugado varios años en Segunda B y vives muy bien, pero no te da para ahorrar para el resto de tu vida. Por eso un jugador debe valorar estas oportunidades de ganar un dinero que en España no hay posibilidades de ganar ahora mismo, incluso en Segunda. A eso se suma el deseo de vivir una nueva experiencia y que a mí me seducía el tema de Asia. Tengo muchas ganas de disfrutarla como lo he hecho con mi estancia en Chipre”.

El jugador no quiere presionarse marcándose retos desde primera hora en su nuevo equipo. “No me marco un objetivo con el Pattaya. Vengo para jugar la segunda vuelta. Son cuatro o cinco meses y me vengo solo para estar plenamente concentrado. Como toda mi vida, con muchísimo trabajo intentaré que salgan las cosas y obtener resultados, que es la única manera de cruzar la meta. Si me adapto bien y me encuentro bien estos meses podría pasar aquí un tiempo. Es lo que vamos a intentar”.

Fran se toma a broma algunos de los tópicos usuales relativos al nuevo destino. “Alguna gente me ha dicho que conocía a otra que había venido aquí, que había comido algo que le había sentado mal y que tuviera cuidado. Creo que en España pecamos de tener una incultura tremenda. Es lógico que si vienes de vacaciones o de viaje de novios y comes en algún chiringuito en la playa o alguna isla perdida algo te pueda sentar mal, pero yo estoy en Bangkok y, por lo que he visto en estos días, me parece una ciudad increíble. Es inmensa, tanto que, como dicen algunos españoles que hay aquí, cuando vuelves a Madrid te parece un pueblo comparado con esto. Las condiciones son espectaculares. Y sobre el idioma, el año pasado cuando llegué a Chipre no tenía ni idea y al final acabé de capitán y hablando con todo el mundo. La misma necesidad te hace aprender y ahora mismo me defiendo como para vivir en el extranjero y solo”.

El vistazo al fútbol más cercano

El cordobés puso fin a su etapa en España hace un año en el Hércules, jugando esos play-off de ascenso que también ha seguido este año. “Me ha dolido lo del Hércules porque tengo esa espinita por lo vivido el año pasado y porque este año, tras el tramo final de liga del Cádiz y lo bien que lo habían hecho ellos, lo tenían de cara. Pero es el fútbol. Hay un gran nivel y este año me ha llamado la atención lo del Grupo IV, porque el hecho de que de cuatro aspirantes suban tres yo no lo recuerdo en los años que he jugado allí. Es de destacar el nivel del fútbol en Andalucía, aunque la gente no le da la importancia o no valora lo suficiente la Segunda B. Es dificilísimo estar ahí y mantenerse. Es una alegría para todos que hayan subido estos equipos y otros vengan a mantener el nivel como San Fernando, Sanluqueño, Córdoba B e incluso Albacete. Volverá a ser un Grupo IV fuerte y a ver quién se coloca en la parte alta de la tabla”, concluyó.

Loading...

Deja un comentario