La encrucijada bareiní

Mientras los gestores del Córdoba mantienen su temple habitual por ahora, la realidad dice que cualquier cambio en el auto del nuevo juez y el regreso de la unidad productiva al Córdoba les convertiría en un acreedor más de la SAD para cobrar quién sabe cuándo

Con todo el fútbol español, europeo y mundial detenido por la trágica crisis del COVID-19, la incertidumbre en torno al futuro del Córdoba CF sigue existiendo. Ya hace cosa de una semana informábamos de cómo la paralización también de la justicia por la pandemia mundial hacía correr el tiempo en contra de Infinity y hoy la reflexión está en torno a una posibilidad de cambio en la hoja de ruta del fondo de inversión bareiní y sus representantes en el Córdoba.

Hasta ahora la postura de Javier González Calvo, consejero delegado de Unión Futbolística Cordobesa y por tanto del Córdoba como CF, ha sido la misma: esperar que el auto del juez Fuentes Bujalance de la venta de la unidad productiva blanquiverde sea firme, aunque ahora ya tenga que ser con otro juez, y poder esgrimirlo ante la Federación Española de Fútbol. Apenas se ha salido de ese carril, sin considerar otra posibilidad. Incluso una muestra más de su confianza es su postura de no afrontar un ERTE en el club.

Sin embargo, sí hubo una valoración al respecto en los días en que se conoció la recusación del Juez de lo Mercantil. González Calvo indicaba a los medios que el hecho de que si el nuevo magistrado anulara total o parcialmente el auto y la unidad productiva pasara a formar de nuevo parte del Córdoba CF SAD “Infinity tendría que irse y recibir el dinero que ha gastado hasta ahora, que ya supera los 4,5 millones de euros y que calculamos que alcanzará los 7 millones al final de la temporada”.

Pero el tema es que esa vía es una encrucijada para Infinity y para sus dueños bareiníes, porque, en ese caso, el Córdoba CF volvería a estar plenamente al mando de los administradores judiciales, generándose un derecho de crédito por la cantidad final a favor de Infinity a pagar…posiblemente nunca. Sería un acreedor más de los infinitos que había en blanquiverde tras la ruinosa gestión de la entidad en las etapas de Carlos González y sobre todo Jesús León.

Por eso, y ésta es una opinión extendida entre gente de fútbol a la que se le pregunta por el Córdoba, todo se encamina a que en esa otra vía Infinity tuviera que mover ficha y no ponerse a la cola para recuperar su dinero, sino quedarse con la SAD como tal, aplicando aquello de que mejor un mal acuerdo que un buen pleito entre partes. Algo que ya se dio sin ir más lejos en el Betis, con varios actores coincidentes por cierto, por más guerras y querellas cruzadas que hubiera entre las partes. Y todo ello con la incertidumbre de que se pueda cancelar la competición, al menos de Segunda B hacia abajo.

Etiquetas

Abdulla Al-Zain | Baréin | CCF | Córdoba CF | Córdoba CF SAD | CórdobaCF | Infinity | Javier González Calvo | Mohammed Al-Nusuf |

Deja una respuesta