La injustificable actitud de Fran de Larriva

El propio Maristas Córdoba reprochó el tono del técnico del equipo infantil, que se negó a hacer declaraciones, durante la disputa del Cadeba en San Fernando

Desgraciadamente Córdoba no sólo fue este lunes noticia en muchos informativos nacionales por las acciones de violencia vistas en Lucena ayer domingo a la conclusión del partido entre el Córdoba B y el Mérida. Dos días antes, en San Fernando, donde se jugaba el Cadeba infantil femenino 2018, en el partido que medía al Deza Maristas ante las anfitrionas del Candray gaditano, el técnico de las cordobesas, Fran de Larriva, perdía los nervios.

El que fuera entrenador, entre otros, del CP Peñarroya, enrolado ahora desde hace varios años en las categorías inferiores del Colegio Cervantes, estallaba en el citado partido primero tirando una silla y luego adentrándose en la cancha para, fuera de sí, dirigirse con un comportamiento más que inapropiado a la integrante femenina de la pareja arbitral.

El preparador cordobés rehusó hacer declaraciones al respecto, pero su club sí que emitió un comunicado oficial, que se adjunta, apelando a los “valores del deporte y reporchando la actitud de su técnico”, para subrayar que “consideramos inapropiadas y totalmente fuera de lugar” su salida de tono del pasado viernes en tierras gaditanas, de ahí que “manifestamos nuestra más enérgica repulsa y nuestro profundo rechazo al comportamiento del entrenador de nuestro equipo infantil femenino en el Campeonato de Andalucía de Clubes”.

Ese acertado comunicado y las imágenes que hoy denunciaba Antena 3 TV que ilustran esta noticia lo dicen todo sobre lo que no debe ocurrir sobre una cancha deportiva, sea cual sea el deporte y la edad de sus practicantes. Cierto es que Fran de Larriva en ningún momento agredió a la colegiada, como ella misma suscribe en el acta del encuentro que igualmente se adjunta, pero su actitud fue más que fea para un equipo formativo.

Deja un comentario