La letra pequeña de un potencial ERTE en el Córdoba CF

Infinity mantiene su idea inicial de no tomar una medida de regulación de empleo que para aplicarlo a sus empleados deportivos necesitaría una autorización de la administración judicial, que a su vez debería notificarlo a la Audiencia Provincial | El grupo IV Segunda B supera el 50 % de clubes adheridos, con el Recre ya en la lista

Los consejeros Javier González Calvo y Antonio Palacios abren paso a la comitiva con los representantes bareiníes del Córdoba CF.

Los consejeros Javier González Calvo y Antonio Palacios abren paso a la comitiva con los representantes bareiníes del Córdoba CF.

La palabra ERTE comenzó a entrar en los domicilios de muchos cordobeses hace una semana para, desgraciadamente, hacerse familiar desde que comenzó el estado de alerta. Los expedientes de regulación temporal de empleo parecen otra pandemia como la del coronavirus, hasta el punto de que igualmente ha llegado al mundo fútbol, sobre todo en Segunda B. Curiosamente en el grupo IV ya se superó el 50 % de los casos, con el líder Cartagena entre ellos, aunque parece que esa situación no llegará al Córdoba CF, al menos esa sigue siendo a día de hoy la postura del Grupo Infinity, lo cual también es noticia.

Su posición con respecto a sus trabajadores es firme y loable, lo que no quita que al mismo tiempo no deje de sorprender a ciertos estamentos sociales. También es cierto, que en caso de que a medio plazo se decidiera dar el paso de afrontar ese ERTE en blanquiverde, su proceso no sería igual que el del resto de clubes, dada la singularidad de sus relaciones laborales tras la adquisición de la unidad productiva del Córdoba CF SAD.

Hay que recordar que los contratos de sus técnicos y jugadores continúan siendo de la SAD cordobesista, por lo que Infinity estaría obligado a pedir una autorización a la administración concursal y judicial, que a la par debería notificar el proceso a la Audiencia Provincial después de la recusación del juez Fuentes Bujalance. La situación sería compleja y única en el fútbol español, dado que aunque Infinity es la pagadora de sus salarios a través de la Unión Futbolística Cordobesa (UFC), la inscripción de sus derechos pertenece a otra sociedad, la concursada y administrada por Francisco Estepa y Javier Bernabéu.

En principio sólo sobre los trabajadores no deportivos, cuyos contratos fueron subrogados por Infinity, podría hacer un ERTE directamente, aunque también habría que ver el convenio detenidamente, según informaron distintos juristas a Cordobadeporte. De cualquier forma en ninguna de las dos casuísticas el grupo inversor de Baréin tomó cartas en el asunto, pese a que la comunicación con los administradores judiciales es fluida y continua, como el ofrecimiento de éstos últimos para asesorar en cualquier materia.

En el grupo IV de Segunda B el Atlético Sanluqueño fue el primero en tomar la medida para salvaguardar su economía, al que luego le siguieron la Real Balompédica Linense, Real Murcia, Cartagena, Talavera, Villarrobledo, Villarrubia, Mérida, Algeciras, Don Benito, hasta que el Recreativo de Huelva siguió el mismo camino para alcanzar los once clubes en esa situación. A buen seguro en las próximas semanas proliferarán más ERTEs en el fútbol español y habrá que ver si Infinity mantiene total o parcialmente su loable decisión. Todo ello dentro de la incertidumbre sobre la reanudación o una posible cancelación de la competición que empieza a extenderse en en fútbol europeo.

Etiquetas

Abdulla Al-Zain | Baréin | Córdoba CF | ERTE | Infinity | Javier González Calvo | Segunda B | unidad productiva |

Deja una respuesta