La tormenta en el Córdoba llega a lo deportivo

La plantilla cordobesista cerró su primera semana de pretemporada bajo la lluvia con la que abrió este sábado, bien recibida por los jugadores tras la fuerte calor sufrida en los tres días precedentes

Javi Flores, Carlos Valverde y Miguel de las Cuevas sonríen a la lluvia de la matinal de este sábado en la Ciudad Deportiva

Javi Flores, Carlos Valverde y Miguel de las Cuevas sonríen a la lluvia de la matinal de este sábado en la Ciudad Deportiva Autor: CCF

La plantilla del Córdoba CF cerró este sábado su primera semana de pretemporada, aunque en realidad fueran cuatro las sesiones de entrenamiento, y lo hizo bajo la lluvia y una tormenta que bien podría compararse metafóricamente con los movimientos que vive el club en los despachos. El aparato eléctrico que descargó en la capital a primera hora de la mañana también se dejó sentir sobre la Ciudad Deportiva cuando los pupilos de Juan Sabas comparecían poco antes de las 9:00 horas, un día más sin Isaac Becerra, que aún sigue aislado en su domicilio por el ‘falso’ positivo detectado hace ya más de una semana en los reconocimientos médicos.

Tras la incorporación ayer de Juan Sabas a la rutina diaria de este caluroso agosto, después de superar su particular también otro falso positivo según el club, el plantel blanquiverde trabajó en la instalación deportiva del Camino de Carbonell con una sonrisa en los rostros de los cordobesistas. La tormenta no sólo trajo la lluvia, también una placentera bajada de temperatura que les hizo más llevadera la sesión, la más placentera de la vuelta al trabajo.

Willy controla el esférico ante Darren Sidoel.

Willy controla el esférico ante Darren Sidoel. Autor: CCF.

Mientras los futbolistas acumulan carga física, la entidad se debate en su particular cuenta atrás para recibir el visto bueno de la Federación Española a su inscripción del pasado miércoles de cara a poder competir en la Segunda B a través de la unidad productiva de la Unión Futbolística Cordobesa (UFC) SAD, la sociedad con la que Infinity Capital gobierna el club desde diciembre de 2019.

Ahí la tormenta sí que es más que evidente, de ahí la metáfora, porque junto a la atmosférica de este sábado que afectó al plano deportivo, la otra parece fija en los despachos, sobre todo desde la trinchera que lidera Carlos González con Luis Oliver a rebufo, como principal acreedor de un concurso infinito y con su particular pasión, no cordobesista precisamente.

El consejero delegado del Córdoba, Javier González Calvo, negó el pasado martes un plan B más allá de la inscripción a través de la UFC, pero donde dijo digo, dijo Diego, porque no es ésa la realidad vivida a final de esta semana. Es más parecida a la de mediados, cuando desde Minoritarios CCF se instara a una mediación por el bien de la continuidad fútbol del élite en la capital cordobesa. Objetivamente el CEO de Infinity dejó una puerta abierta de una negociación con Azaveco y Bitton Sport, en primer lugar porque por primera vez reconoció una reunión con las partes del otro Córdoba, y porque para ser exacto apuntó que “dudo que haya un plan B”. Es decir, no hubo una negativa completa, porque la duda al final dio paso a esas conversaciones que tuvieron lugar el viernes y que en realidad llevan bastante tiempo cociéndose, como ha avanzado el digital Cordópolis.

En definitiva, que se espera una próxima semana de movimientos, en la que están condenados a llegar a un acuerdo alternativo por una potencial negativa de la Federación a la inscripción de la UFC, tan posible como la opción legal que Infinity siempre defendió. Ahora sí parece apuntar a una alternativa cuando se mantienen conversaciones con las en su día denominadas por Luis Oliver como fuerzas del mal, a las que él mismo acabó por unirse cuando fue despedido del club por Jesús León.

Loading...

Deja un comentario