“Mi idea es salvarnos y renovar con el Córdoba”

Miguel de las Cuevas repasa la actualidad blanquiverde en entrevista para Cordobadeporte

"Mi idea es salvarnos y renovar con el Córdoba"

Miguel de las Cuevas Barberá (Alicante 1986, 32 años) representa del estigma de esos fichajes realizados por el Córdoba CF al menos en este siglo XXI de futbolistas veteranos, con un pasado forjado en Primera División, y que de entrada el cordobesismo recela de ellos al pensar que vienen a Córdoba de retirada, para llevárselo calentito como se suele decir en estos lares. Casi todos ellos, y  en esa secuencia nos podríamos remontar al año 2000 con Roberto Fernández, acabaron convirtiéndose en líderes del equipo y el vestuario, aportando dentro y fuera del terreno de juego.

De las Cuevas es el actual pichichi del Córdoba, y el dato no sólo queda en sus nueve goles, ocho en Liga y uno en Copa con cuyos balones posa feliz, sino que además esa cifra supone igualar su mejor guarismo histórico desde que es profesional, que consiguió justo hace una década en su primera campaña con el Sporting de Gijón en Primera. Y si cabe la de ahora es mejor, porque en aquella temporada 2009-10 no marcó en Copa como si hizo con la blanquiverde, por lo que se quedó en ocho tantos, eso sí, fueron de Primera que tienen otro rango.

“Si en verano me dicen que a principios de marzo llevaría nueve goles no me lo hubiera creído”, fundamentalmente porque “mis características son otras, me gusta más dar el último pase y hacer jugar al equipo, pero estoy en una dinámica que hay que aprovechar”. Eso si, el experimentado futbolista apuntó que “no me pongo una cifra goleadora” de aquí al final de temporada, porque “voy partido a partido, a por lo mejor, nunca me pongo goles, al final van llegado. Ojalá termine con más” y que el décimo llegue este domingo.

Miguel de las Cuevas esperando su turno junto a Loureiro, Alfaro y Bodiger

El alicantino echó la mirada atrás al pasado verano, cuando Osasuna no le ofreció la renovación tras cinco campañas con los pamplonicas, para vivir una situación nueva para él, dado que “no tenía ni me salían equipos que me gustasen aquí, pero sí tenía fuera de España porque pudo elegir en el extranjero en ligas como las de Australia, Chipre y Turquía”. Pero De las Cuevas se veía con fútbol para seguir en España y yo quería un equipo bueno, con historia, y cuando salió lo del Córdoba quería venir para aquí fuese lo que fuese. Si tenía que esperar hasta el último día como fue lo haría, porque Alfredo (García Amado) me dio su palabra de que podría inscribirme” en el Córdoba. Y así fue, sobre la bocina.

Al final de temporada, porque hasta ahí llega su contrato y sin cláusula alguna de renovación automática, según la resolución de ésta, tendrá que tomar una decisión, aunque dejó claro que “mi intención es salvarnos y renovar aquí en el Córdoba, es lo que deseo y el club lo sabe”. Eso sí, aclaró que “no es momento de pensar en cuestiones personales”.

Además, a nivel grupal es optimista, porque “me parece que nos vamos a salvar. Después del partido ante el Málaga la situación la veo bien, se dio la cara ante un equipo potente y ese es el camino para mantenernos. Veo ilusión en el vestuario y la afición que tiene este club, porque siempre están en los momentos malos. Cada vez que salto al campo te das cuenta de la que gente está contigo haciéndolo mal o bien, y eso da energía”, una cuestión que “cuando lo ves desde fuera no se ve igual”, apuntó en referencia a cuando el venía a El Arcángel como rival. “La afición es fundamental, ya lo vimos en Almería, y es un orgullo tenerlos allí”, por lo que “hay que salir con una marcha más, sobre todo por ellos”.

“Al principio de liga pecamos de inexperiencia, ahora mejoraremos de cara al final sobre todo”

De las Cuevas confesó en su larga trayectoria “nunca antes había visto tantos cambios en una plantilla tras el mercado invernal, lo más parecido que vivió fue “el año que descendí con Osasuna a Segunda, en la que también hubo movimientos, pero tantos como aquí no, porque prácticamente es un equipo nuevo”, una realiadad sobre la que afirmó que “si al final se consigue el objetivo había que hacerlos”.

“Ahora creo que tenemos más variedad, también vinieron jugadores más experimentados, la pena es que cuano mejor estaban se lesionaron (Flaño y Chus Herrero)”, apostilló, para recordar que “al principio de liga pecamos de inexperiencia, ahora mejoraremos de cara al final sobre todo”.

Miguel de las Cuevas celebrando su salvador gol con Andrés Martín, su asistente, abriendo los brazos para la celebración

Igual que vivió mucho trasiego de jugadores, tres cuartos de lo mismo vio en el banquillo, por donde ya pasaron hasta cuatro entrenadores, aunque en su caso no llegó a entrenar con Francisco porque aún no había fichado. “El adiós de Sandoval fue un momento duro, porque también hizo para que viniera aquí. Tenía buena relación con él y demostró que había salvado al equipo de una situación límite, pero había que buscar una reacción. Luego igual que con Curro, un pedazo de entrenador al que lo resultados no le acompañaron, pero en el futuro entrenará en Primera”.

Tras la destitución del técnico de Ahlen afirmó que “no pensé que se repescara a Sandoval, ni lo hablamos en el vestuario. Sabíamos que la situación era delicada, pero tampoco esperábamos la destitución de Curro, ese día (tras el partido de Almería) no, mienrras que de Sandoval sí se esperaba, era distinto que Curro, cuyo último partido podría haber sido frente al Malaga”.

La permanencia “puede estar entre los 44 y 45 puntos”

“Ahora hay que darle toda la confianza a Rafa (Navarro), que es intenso y trabajador”, subrayó, para así buscar el camino de la salvación en una temporda en la que “los de arriba están muy bien y los de abajo no tanto, pero todos los años los de abajo empiezan a ganar y hay que sumar”. De modo que “mientras que no estemos deshauciados hay que pensar en esas dos victorias que den energía para mirar arriba”, que den esperanzas para alcanzar una permanencia que en su opinión “puede estar entre los 44 y 45 puntos. Todo es posible, recuerdo que un año en Primera bajamos con 44 y otro un equiopo se salvó con 36”.

Miguel de las Cuevas quiere alcanzar su décimo gol de este curso en Almendralejo ante el Extremadura

Para llegar a esa cifra de todos es sabido que hay ganar siete partidos más el fijo ante el Reus, una cifra que duplica el actual casillero de victorias tras veintiocho jornadas, así que esa serie debe empezar este domingo en Almendralejo ante el Extremadura. “Es un partido fundamental para los dos, ambos lo tenemos marcado en el vestuario. Les ganamos aquí y ellos tendrá ese plus de ganarnos y el average”. De manera que el duelo lo calificó como “una final desde el primer minuto”, en la que “si estamos como ante el Málaga tenemos opciones de ganar”. Eso sí, en un partido que será muy distinto, porque De las Cuevas lo espera de “muchos duelos, muy intenso, de concentración, balón parado, segundas jugadas”, en definitiva “duro, que se llevará el que tenga más concentración”.

“Estamos mentalizados de que el de Extremadura es una final, con un rival directo. Esos tres puntos nos darían mucha confianza para lo que resta, ese es el partido clave”. Ese debe ser el volver a empzar, como ocurrión en Tenerife. “Teníamos mucha confianza tras la primera victoria fuera de casa y encima con contundencia, y se vino con la idea de esos dos triunfos seguidos, de hecho con el Albacete pensábamos que era nuestro momento de reacción, pero tras el empate vinieron los fantasmas que nos condenan”. Una triste realidad de derrotas tras empezar ganando que “tampoco me pasó nunca antes”, porque “hacemos lo más difícil, adelantarnos en el marcador”, de ahí que “tengamos que trabajar más la concentración, porque ahí es donde tenemos que mejorar” para poder albergar el sueño de otra salvación milagrosa en la que cree todo un seño del fútbol: Miguel de las Cuevas Barberá.

Miguel de la Cuevas a la carrera con Piovaccari con Rafa Navarro al fondo

 

Etiquetas

CCF | Córdoba CF | CórdobaCF | De las Cuevas | Extremadura | Osasuna | permanencia | pichichi | renovación | Sporting de Gijón |

Deja un comentario