Pablo ‘Gladiator’ Villa: “Con el paso del tiempo te das cuenta de que eras un jornalero del fútbol”

El ex jugador y ex entrenador cordobesista, actual asistente de Unai Emery en el Villarreal, apuntó que cuando era futbolista uno "no se da cuenta de su nivel", y ahora tiene "una perspectiva" tras pasar por clubes "top" y entrenar a futbolistas como Mbappé | "En el Córdoba hubo muchas inseguridades en estos años y me encantaría que llegara alguien y pudiera hacer verdaderamente una Ciudad Deportiva; ese día la dimensión del club empezará a crecer, porque esa es la piedra angular de cualquier proyecto y en Córdoba hay talento"

Pablo Villanueva Fernández, ‘Gladiator’ Villa como fue apodado por el periodista Antonio David Jiménez, lo fue casi todo en el Córdoba CF. Llegó en verano de 2003 procedente del Leganés para defender la elástica blanquiverde durante cuatro temporadas hasta ponerle la guinda con aquel ascenso en Huesca 2007. Tras colgar la botas en 2010 con su Trival Valderas, donde empezó a jugar al fútbol, en 2012 regresó a Córdoba para entrenar al filial después de iniciarse en los banquillos con los cadetes del Alcorcón. Al año siguiente le llegaría la oportunidad de entrenar al primer equipo cordobesista, para ser partícipe de aquella temporada del ascenso a Primera División.

Desde entonces no volvió a ejercer como primer espada, aunque en su vídeo-entrevista con Cordobadeporte afirmó que “volveré a entrenar”. Tras salir del Córdoba se enroló en julio de 2014 como asistente de Unai Emery, su camino sigue ligado al técnico irundarra. Con él empezó su octava temporada en un segundo plano mediático, la segunda en el Villarreal tras lograr el primer título en la historia para el club groguet con la consecución de la Europa League de 2021.

Su negativa inicial a Unai Emery

Antes sumó otras dos con el Sevilla en 2015 y 2016, lo que les llevó a fichar por el París Saint Germain, donde pasaron dos años de nuevo logrando el título de liga. Luego, de 2018 a 2020, llegó la experiencia en la Premier League con el Arsenal. Casualidades de la vida, otro dos años. Y lo mejor de todo: “Yo le dijo no a Unai cuando me propuso estar con él porque quería entrenar”.

Pablo Villa jugando con el Córdoba en El Arcángel ante el Sevilla Atlético.

Pablo Villa jugando con el Córdoba en El Arcángel ante el Sevilla Atlético.

Los más jóvenes cordobesistas lo recordaran como técnico del Córdoba, pero antes defendió su elásticas hasta en 101 partidos entre Liga y Copa, compartiendo vestuario en su último año con entonces un imberbe Javi Flores. Luego fue entrenador de Bernardo Cruz en el filial, dos de los cuatro cordobeses que conforman el actual plantel blanquiverde.

Su estigma como jugador

Echando la mirada atrás Pablo Villa reconoce que no es mucho de tener recuerdos, pero en ocasiones tira del “disco duro para ver fotos y algún gol, que no fueron muchos, con mi hijo. Entonces me pregunta: ¿Papá tu jugabas bien o mal? Y le digo que más mal que bien”, comentó entre sonrisas. Sin embargo Villa era un futbolista que se dejaba la piel, lo daba todo el campo, de ahí su apodo de Gladiator.

Asen celebrando junto a Pablo Villa el pase a la final del play off en Pontevedra.

Asen celebrando junto a Pablo Villa el pase a la final del play off en Pontevedra.

“Yo con 19 años estaba estudiando la carrera de periodismo a la vez que jugaba en el Trival. Era la Preferente y no me podía imaginar que ese verano me iba a llamar el Real Madrid para hacer la pretemporada con el C. Pasé de jugar en tierra a hierba y así llegué a ser profesional, en parte fue por los valores familiares transmitidos por mi padre. Me decía que nadie tuviera dudas de ti a nivel personal y profesional. Soy de los que piensa que tanto de futbolista como de entrenador hay que serlo 24 horas al día. No sólo en el césped, también fuera”.

Una década y media después, tras haber estado en equipos “tops” y entrenar “a los mejores jugadores del mundo”, entre ellos Mbappé, es cuando la comparativa se hace más real. “Con el paso del tiempo ves que eras un jornalero del fútbol, con un nivel normal-aceptable. Cuando llegas a otros niveles te das cuenta, al tener otra perspectiva, que yo no llegaba física, técnica ni tácticamente, incluso a nivel de mentalidad. De jugador no te das cuenta”.

Pablo Villa en la banda de El Arcángel aplaudiendo al cordobesismo.

Pablo Villa en la banda de El Arcángel aplaudiendo al cordobesismo.

De Córdoba y el Córdoba CF sólo tiene “recuerdos imborrables de todo, porque lo más importante es el camino”. Vivió el club en dos etapas y ese conocimiento adquirido, más el posterior, le lleva a afirmar que el fútbol es un “aprendizaje continuo”. Siempre hay “pequeños detalles”, que se valoran más “en momentos de dificultad, como tras ganar 4-0 al Barça en París y luego perder 6-1 en Barcelona. Eso entra en la parte de la decepción, porque un partido te lleva de la gloria al fracaso”. Su conclusión, que la “figura del entrenador es importantísima”.

Las instalaciones, clave para crecer

Con todo ese conocimiento, tiene claro que “en el Córdoba hubo muchas inseguridades” en los último años. “Muchos cambios de entrenadores, cambios en la presidencia, en la secretaría técnica… Por ello cuando me preguntan por el Córdoba digo que me encantaría que pudiera llegar alguien y verdaderamente pudiera hacer una Ciudad Deportiva para la ciudad. Ese día la dimensión del Córdoba empezará a crecer de una u otra manera, porque esa es la piedra angular de cualquier proyecto, y en Córdoba hay talento y potencial”.

Hace ocho años. Pablo Villa en diciembre de 2003 entrevista por David Jurado para Tiempo de Juego.

Hace ocho años. Pablo Villa en diciembre de 2003 entrevista por David Jurado para Tiempo de Juego.

De manera que “cuando alguien pueda ofrecer los medios para que ese talento pueda florecer valdrá más que en la categoría que se juegue”, entre otras cosas porque el club “nunca perderá su masa social”. Además así “se crea cultura deportiva de pertenencia al club”, como por ejemplo ve que ocurre en el Villarreal. Alberto del Moral ya aprecia la abismal diferencia de instalaciones. “Hay que poner muchos cimientos desde la base”, ese fue su mensaje final y “ese será el día que el club, a todos los niveles, pegará un cambio importante”, concluyó. Ojalá algún día lo pueda ver el cordobesismo y él de vuelta como entrenador.

Etiquetas

Arsenal | CCF | Córdoba CF | Excordobesistas | home7 | Pablo Villa | Paris Saint Germain | Sevilla | Villarreal |

Deja un comentario