Un debut con picadores para Juan Gutiérrez ‘Juanito’

El gaditano, entrenador hasta su llegada al Córdoba pero con formación desde hace varios años de director deportivo, tendrá su primera experiencia en los despachos desde ya, justo en una de las coyunturas más complicadas del fútbol y en un club con todas las urgencias

Juanito Gutiérrez llegando a la Ciudad Deportiva el primer día de entrenamiento de Juan Sabas, el entrenador de su primer proyecto del Córdoba 2020-21.

Juanito Gutiérrez llegando a la Ciudad Deportiva el primer día de entrenamiento de Juan Sabas, el entrenador de su primer proyecto del Córdoba 2020-21.

La salida en esta semana de Alfonso Serrano como director deportivo del Córdoba, menos amigable aún de lo que de por sí transmitía el comunicado oficial blanquiverde, y la más que probable de Jorge Rodríguez de Cózar, hasta ahora secretario técnico, debe dejar mando en plaza a Juan Gutiérrez “Juanito” en la parcela deportiva cordobesista. Es lo normal si atendemos a lo que se dijo de los tres hombres que desembacaron en enero de la mano del consejero Adrián Fernández, puesto que Miguel Valenzuela iba a ser supervisor general y asesor directo de Infinity y David Ortega llegaba sobre todo para la cantera.

Aquel día de su llegada, el gaditano asumía que renunciaba a su labor principal desde que colgó las botas en 2012, la de entrenador, para colaborar desde los despachos en el proyecto que querían construir los nuevos gestores cordobesistas.

Desde su retirada, Juanito intentó labrarse una carrera de técnico aunque no con excesiva suerte, primero ligado al Betis, en la labor de auxiliar, incluso temporalmente del primer equipo con Pepe Mel en una ausencia de Roberto Ríos, y luego en solitario por San Roque de Lepe, Sanluqueño, el Calavera juvenil, sin que se le cayeran los anillos por ello, y el Roselaere belga.

Es decir, Gutiérrez llega a la dirección deportiva del Córdoba sin experiencia previa, prácticamente el perfil contrario al que tenía Alfonso Serrano, con dos décadas en el fútbol profesional. Sí tiene formación sobre ello -obtuvo la titulación de gestión deportiva hace varios años- y además -se dice- un importante número de contactos futbolísticos para el mundillo. Queda ver cómo se plasma todo eso en una coyuntura comprometida.

Porque ciertamente, empezar en esa labor en el Córdoba y en este momento es todo un debut con picadores. Primero, por la situación del fútbol con la crisis del coronavirus, de incalculable alcance. Y segundo, por el club en sí: sin contar con la tremenda madeja de asuntos judiciales, que tiene todo cogido con pinzas, se trata de una entidad en categoría impropia y con las urgencias propias de haber fracasado en el primer intento de ascenso.

David Ortega cambiando impresiones con Manu Agudo, el técnico del Córdoba Femenino.

David Ortega cambiando impresiones con Manu Agudo, el técnico del Córdoba Femenino.

Con todo, lo primero que habrá que ver es cómo queda organizada ese área deportiva, para la que no se descartaba más gente, y la labor y responsabilidad exacta de un Miguel Valenzuela que no parece que vaya a estar en el día a día de la actividad, sino ejerciendo una tutoría permanente para mininizar errores en las decisiones, pese a que él mismo lleva varios años fuera de la rueda futbolística.

Etiquetas

Alfonso Serrano | Córdoba CF | dirección deportiva | Director deportivo | Infinity | Juanito | Miguel Valenzuela | Sabas | Segunda B |

Deja una respuesta