A buscar un Delegado de Cumplimiento de Protocolo y un Responsable de Higiene

Córdoba, Patrimonio de la Humanidad, los equipos de Tercera y otros tendrán que crear esas figuras para ajustarse a la guía contra el COVID-19 para retomar las competiciones no profesionales, lista la próxima semana | Habrá pruebas PCR 72 horas antes de jugar y a veces antes de los partidos, lo que puede complicar los presupuestos de los clubes

El doctor José Miguel Bretones dialogando con Javier González Calvo en Nerja

El doctor José Miguel Bretones dialogando con Javier González Calvo en Nerja

La próxima semana puede estar listo el ansiado protocolo de actuación conjunta del deporte español para que se puedan retomar las competiciones no profesionales. Eso ha trascendido tras la cita telemática que mantuvo este viernes el ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, con los consejeros de Deporte de las Comunidades Autónomas y los presidentes del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, y del Consejo Superior de Deportes, Irene Lozano.

Uribes quiso dejar claro que en este regreso a las competiciones no profesionales “las decisiones unilaterales no son aconsejables”, por lo que conminó a que el liderazgo en ese proceso sea “coral y colectivo”. Sólo de esa manera, dijo, se podrá “garantizar la igualdad y equidad en las reglas del juego en todo el Estado”.

Para que la semana que viene pueda estar listo el protocolo que guiará ese regreso se celebrará una reunión técnica del director general para el deporte con sus homólogos autonómicos, en la que se perfilará el documento. Aunque el portal especializado Iusport ha tenido acceso al borrador del protocolo, elaborado por el Consejo Superior de Deportes y ya remitido a las autonomías.

Los clubes de Segunda B, como el Córdoba, y los de Tercera División, además de muchos de otras modalidades, caso del Córdoba Patrimonio de la Humanidad, tendrán unas nuevas normas, que también afectarán a deportistas de forma individual en algunos casos.

Así, el Protocolo establece la creación de una serie de figuras en las competiciones de equipo, caso del Delegado de Cumplimiento de Protocolo (DCP), encargado de asegurar que se cumplen los requisitos de los condicionantes preventivos y que debe ser alguien con prestigio y autoridad en el club. Igualmente, se deberá nombrar un Responsable de Higiene (RH), encargado de revisar con las autoridades locales que se aplica el protocolo. Para el control sanitario, se crea la figura del Jefe Médico (JM) de cada Federación, que coordina con los responsables médicos de clubes o competiciones.

Múltiples pruebas

Habrá reconocimientos médicos previos y pruebas PCR 72 horas de cada competición. Todos los jugadores rellenarán un cuestionario coordinado por el Jefe Médico de cada equipo y se harán chequeos médicos a los asintomáticos, con síntomas leves o moderados. En determinadas competiciones será oficial la PCR antes de los partidos y habrá controles aleatorios no anunciados a lo largo de la temporada. Este precepto puede complicar bastante los presupuestos de los clubes más modestos, así que habrá que ver cómo se resuelve.

Se va a intentar controlar múltiples aspectos. Por ejemplo, los desplazamientos a otras Comunidades Autónomas podrán realizarse bien en autobús o en vehículos particulares, pero la delegación que acompañe a esta expedición, como presidente o miembros de la Junta directiva, no debe superar las tres personas. Si hubiera que dormir en el lugar del partido se aconseja que sea en habitaciones individuales.

Manu Farrando disparando a puerta desde la frontal del área.

Manu Farrando disparando a puerta desde la frontal del área.

El calendario de partidos deberá hacerse de tal manera que permita la desinfección total de las instalaciones, de lo que el equipo local es el responsable en coordinación con la Federación. En cada estadio deberá haber termómetros y desinfectantes en las entradas de acceso, y todos los que accedan a jugar deberán completar un formulario epidemólogico, uso de mascarillas y mantener la distancia social.

En cuanto al acceso en las zonas delimitadas, será de un máximo de 25 en los equipos y cinco de los árbitros. En la zona de organización y partidos será un máximo de 22 personas, 14 en la de graderío, y 45 en la zona de medios, repartidos entre 15 de televisión, 20 de prensa y 10 fotógrafos. Los deportistas acudirán directos a vestuarios y no podrán detenerse en exceso en los terrenos de juego tras finalizar los partidos. Un máximo de seis personas podrá estar en los banquillos, por lo que todos los jugadores se irán a la grada situada en la parte posterior. Y se tendrán que desinfectar las zonas de calentamiento y los balones.

¿Y si hay un positivo?

La gran pregunta es qué pasa si pese a esas medidas se produce un caso positivo durante la competición. Ahí, el afectado tendrá que ser aislado durante un mínimo de 10 días desde la toma de la muestra y siempre cuando no presente síntomas. Si los presentara, tendrá que estar tres días más, debiendo comunicar el positivo a las autoridades sanitarias correspondientes y a la Federación deportiva a la que corresponda. Si hubiera tenido contacto estrecho con alguien, este también deberá estar 14 días aislado y será sometido a las mismas pruebas que el afectado. Se deberán desinfectar todas las instalaciones. Y queda en manos de la Federación la decisión sobre la continuidad de las competiciones.

Álex Robles y Meléndez haciendo carrera continua con el grueso del grupo al fondo.

Álex Robles y Meléndez haciendo carrera continua con el grueso del grupo al fondo.

Pero antes que competir, lo primero será regresar a los entrenamientos, algo que por ejemplo en Tercera División aún no ha pasado en muchos clubes. Según lo que trasciende, se hará cuando se cuente con la autorización de las distintas Comunidades Autónomas, una vez que los equipos acrediten ante las mismas el cumplimiento de todas las normas.

Etiquetas

COE | coronavirus | COVID-19 | CSD | Fútbol Cordobés | fútbol sala | futsal | Grupo X | Primera División | protocolo | regreso | Segunda B | Tercera División |

Deja una respuesta