Actívate con los valores olímpicos en la UCO

La Universidad de Córdoba inauguró un serial que abrió el director del Centro Estudios Olímpicos, Álvaro Morente, titulado 'Aprovechando que vamos hacia Tokio 2020"

El encendido del pebetero olímpico en Olimpia

El encendido del pebetero olímpico en Olimpia

La Universidad de Córdoba (UCO) inauguró esta semana un ilusionante serial referido al inicio del próximo año olímpico, un 2020 que se acerca paulatinamente para traer la gran fiesta del deporte mundial: los Juegos Olímpicos que se disputarán en Tokio el próximo verano.

Así, con el objetivo de seguir activando deportivamente a toda la comunidad de la Universidad de Córdoba y, en general a toda la población, desde la Dirección de Deporte Universitario se lanza el programa ‘Actívate con los valores olímpicos en la UCO’, definidos siempre desde el esfuerzo, la educación, l amistad o la paz. Con un marcado carácter cultural y formativo, el programa también buscará entretener, con anécdotas y curiosidades, historias en primera persona y entrevistas a deportistas de relevancia.

Se contará con la colaboración de expertos y personas de referencia en el mundo del deporte y con deportistas olímpicos y paralímpicos, a los que se le dedicará una sección denominada ‘Conoce a nuestros olímpicos’.

Este proyecto se completará llevando a la práctica algunos deportes olímpicos dentro de las Jornadas Actívate con la UCO, que arrancará con una sesión de tiro con arco, que se desarrollará en el campus universitario de Rabanales el próximo 21 de noviembre.

Así, la primera entrada del blog de la Universidad de Córdoba no podía llegar más que desde su Centro de Estudios Olímpicos, con la firma de su directos, Álvaro Morente, que a principios de siglo fue preparador físico del primer equipo del Córdoba CF.

Aprovechemos que vamos hacia Tokio 2020

De todos es conocido que en el verano de 2020 se celebrarán los XXXII Juegos Olímpicos de la Edad Moderna en Tokio (Japón), motivo por el cual la Universidad de Córdoba acentuará sus actividades relacionadas con el deporte, pues comparte la filosofía olímpica coubertiniana que impulsó la creación y desarrollo de este grandioso evento: por un lado, mejorar la educación de la juventud basándola en valores humanos y alejándola de dogmatismos ideológicos y de fe, y por otro, y más importante si cabe, contribuir a construir un mundo mejor y más práctico (deporte para un mundo en paz).

Abundando en la figura de Pierre de Coubertin (1863-1937), ideólogo y creador de los J.J.O.O. de la Edad Moderna, hay que apuntar que sus fuentes de inspiración principales fueron, en principio, la obra pedagógica que Thomas Arnold, antiguo director de la escuela de Rugby (Inglaterra), basada en la utilización del deporte como instrumento educativo.

Por ello, no es casualidad que Coubertin califique a Thomas Arnold como “el mejor pedagogo de los tiempos modernos y el causante de la prosperidad actual y la expansión pedagógica de su país, más que cualquier otro inglés”, entendiendo que el valor educativo del deporte es incalculable y no duda en considerarlo como uno de los factores más importantes del perfeccionamiento humano.

Para dar forma a estos ideales, tomó como ejemplo las olimpiadas de la Antigua Grecia, que no fueron los únicos eventos deportivos en el mundo heleno, pero sí los más importantes y transcendentes. Rompiendo con los sistemas gimnásticos de la época, especialmente el sueco y el alemán, en los que la competición no jugaba un gran papel, concibió la restauración de las Olimpiadas Antiguas como procedimiento para alcanzar el desarrollo de sus ideales.

El formato era bueno, no en vano perduró durante 1.168 años (776 aC-392 dC). Sus efectos influyeron en el éxito de dos civilizaciones que asentaron los modos e ideales de vida de la cultura occidental (Grecia y Roma). Coubertin era consciente de que detrás de los eventos deportivos griegos existía una amplia y desarrollada cultura física que buscaba la consecución de altos ideales humanos, por ejemplo, la kalokagathía (el armonioso equilibrio de las aptitudes físicas e intelectuales) y la paideia, el camino de la educación.

A los griegos debemos la máxima: “No hay educación sin deporte, no hay belleza sin deporte, sólo el hombre educado físicamente es verdaderamente educado, sólo él es en efecto hermoso”.

Deja un comentario