Ángel Tripiana: “El equipo nunca ha bajado los brazos y eso ha sido una seña de identidad”

El preparador del CP Peñarroya ha superado "un reto" porque "llevaba mucho tiempo desconectado del baloncesto sénior" | Sobre lo que vendrá después, 'Tripi' señala que su mente "está en el baloncesto formativo"

Ángel Tripiana durante una charla con sus jugadores.

Ángel Tripiana durante una charla con sus jugadores.

La temporada del Climanavas Agrometal Peñarroya llegó a su fin el pasado fin de semana y el equipo logró su objetivo de la permanencia con mucho margen, hasta dos jornadas de antelación. Tras un comienzo irregular en el que los resultados no acompañaban, la dirección deportiva optaba el pasado mes de enero por sustituir a Juanra Guzmán por Ángel Tripiana. Desde entonces, la tendencia de los mineros fue al alza y los peñarriblenses consiguieron terminar quintos en la tabla.

“Fue un reto porque llevaba mucho tiempo desconectado del baloncesto sénior y no estaba en mi cabeza volver”. Así define Ángel Tripiana para Cordobadeporte una situación que no estaba en sus planes iniciales, pero que asumió y en la que cumplió con creces. “Me convencieron porque tengo muchas amistades allí, así que empezamos a ver partidos y analizar qué teclas podíamos tocar para formar un equipo”, detalló. “La respuesta de los jugadores fue excelente. Han tenido una predisposición al trabajo fantástico porque en poco tiempo había que empezar a funcionar”, explicó.

Aquel partido de la jornada 18 en el Lourdes Mohedano frente al Torta del Cassar resume, según el técnico, “la mentalidad que cogimos, que es no rendirnos, seguir remando y saber que en todos los partidos íbamos a pasar momentos complicados”, señaló. “Fue la tónica general de esos tres meses en los que también hemos tenido bajas sensibles. Pero, a pesar de eso, el equipo nunca ha bajado los brazos y creo que eso ha sido una seña de identidad”, arguyó.

“Ciencia ficción” haber aspirado a más

Además de instaurar esa mentalidad luchadora, ‘Tripi’ también realizó algunos ajustes tácticos. “Observé que había una línea exterior con buena capacidad de anotación, por lo que incidí en que Luis Rodríguez jugara de base junto a Carlos Gracia”, explicó. No obstante, el preparador cordobés reconoce que “había un exceso de escoltas”, pero que en el equipo trataron de “hacer de la necesidad una virtud”. En la faceta defensiva, la escuadra minera trabajó “conceptos del baloncesto actual, como el pick and roll”, combinado con “una zona presionante 1-3-1 que nos daba buenos resultados en algunos momentos”, argumentó.

Ante la tendencia creciente del equipo, muchos tenían la sensación de que, con unas jornadas más de margen, el equipo podría haber podido aspirar a más. Sin embargo, Ángel Tripiana valora todo eso como “elucubraciones y ciencia ficción”. “Con más jornadas por delante igual hubiésemos llegado muy justos físicamente debido a la intensidad con la que trabajamos, por lo que en la recta final hubiésemos tenido que aflojar”, detalló.

No tiene en mente continuar

Sobre su futuro, el todavía técnico minero indica que “en principio mi palabra con la directiva fue acabar la temporada y ya está, y en esas sigo”. “Esto ha sido un favor mutuo porque yo también les agradezco la confianza depositada en mí, pero ellos saben que les dije que mi mente está en el baloncesto formativo y que, al acabar la temporada, yo acababa mi compromiso con ellos”, puntualizó.

Por último, reconoce que ha sido una de las experiencias que más ha disfrutado de estos últimos años porque “era algo que tenía ya muy olvidado”. “He tenido que desempolvar la pizarra y ponerme al día de cómo estaba la situación y he disfrutado mucho porque el equipo ha trabajado y, en ese sentido, me lo han puesto muy fácil”, expresó. “Estoy muy agradecido tanto a los chicos como a la directiva”, concluyó.

Etiquetas

Ángel Tripiana | Balance | baloncesto | CP Peñarroya | home14 | Liga EBA |

Deja un comentario