Antonio Conde y “un hito más”

El árbitro internacional cordobés dirigió su primera final en un Mundial, el femenino de Tenerife en el que España fue bronce

Antonio Conde es uno de esos cordobeses anónimos de nuestro deporte. De los poco valorados y que la mayoría de las veces pasa desapercibido, pero que el pasado domingo logró “un hito más a apuntar”, como fue su presencia por primera vez en la final de un Mundial, al dirigir el partido entre Australia y Estados Unidos (56-73) que coronó a las americanas como campeonas del Mundo en la cita disputada en Tenerife. A su vuelta a Córoba Conde indicó a Cordobadeporte.com que le fue “bastante bien”, para señalar que “hay que aprovechar las oportunidades”, dado que “siempre es bueno dejar buenas presentaciones para el futuro no sólo para el presente.

“No me marco objetivos que no pueda controlar, y aunque debutar en unos Juegos Olímpicos es algo muy atractivo, también hay mucha competencia y recorrido hasta llegar a Tokio 2020″, apostilló. A sus 45 años, Conde ya acumula tres mundiales femeninos, en los dos anteriores alcanzó las semifinales en el primero de Sao Paulo 2006, con la victoria de Australia sobre la anfitriona Brasil, mientras que en Estambul 2014 de nuevo las australianas ganaron en el tercer y cuarto puesto a Turquía para ganar el bronce.

En Tenerife dirigió tres partidos en la fase de grupos, donde de nuevo se cruzó con Australia que de nuevo ganaron a las turcas, mientras que en los cuartos de final arbitró Francia-Bélgica, para después ser elegido el colegiado principal de la final en el que fue ayudado por el francés Yohan Rosso y el coreano Jung Yu. “La verdad es que casi siempre me toca con las australianas, será porque soy de la otra parte del mundo. Igual me tienen manía, pero casi siempre ganaron”, bromeó.

Antonio Conde corriendo a la par con la base de la selección francesa

Ahora más que pensar en los Juegos de Tokio, su meta es llegar a estar en su primer Mundial masculino, que sería el de China 2019, para el que advirtió que “hay un gran grupo de trabajo”, a lo que se une que “cada vez hay más gente joven con más conocimientos”, de manera que “sea ya uno de los veteranos ahí resulta positivo”.

De manera que para Conde “la meta es seguir mejorando y perfeccionando la técnica”, dado que considera que “me quedan cinco años para seguir dando guerra”, ya que a la edad de los 50 se deja de ser internacional. “En el momento que pienses que llegaste arriba es cuando empiezas a bajar porque pensarías que no se puede crecer más, por lo que hay que aspirar a progresar porque el deporte va cambiando y es muy dinámico, más en el baloncesto, algo que te anima a seguir peleando”, concluyó Conde.

Antonio Conde pidiendo tranquilidad a un seleccionador ante sus airadas protestas

Deja un comentario