Carlos González no sólo no inyectó, sino que obtuvo dinero del Córdoba vía Ecco Documática

Tras acabar la primera administración concursal en mayo de 2012, la empresa con la que compró el club comenzó a cobrar un mes después 242.400 euros anuales por el desarrollo de aplicaciones y programaciones informáticas bajo el concepto de realización de determinadas tareas administrativas, publicidad, marketing y relaciones públicas

Carlos González a su llegada al palco del Vista Alegre

Carlos González a su llegada al palco del Vista Alegre. Autor: Paco Jiménez

El año nuevo no varía mucho el panorama en la guerra abierta por la titularidad de las acciones del Córdoba CF SAD, con Carlos González como principal protagonista en pos de recuperar el control de una sociedad que, por extraño que le parezca a muchos, aún sigue perteneciendo a Jesús León a través de Aglomerados Córdoba. Precisamente esa realidad es la que llevó al tinerfeño a solicitar la celebración el 15 de enero de la Junta de Accionistas, para continuar con sus particulares batallas a finales de mes con el juicio que tendrá lugar en Madrid sobre las medidas cautelares contra León por la propiedad de las acciones del club (día 28).

Por todo ello es bueno conocer en este primer día de 2020, después de que 2019 se despidiera con la mediática reclamación de los administradores judiciales, Francisco Estepa y Javier Bernabéu, a González del abono de cerca de 8,1 millones del original Concurso de Acreedores, que el expresidente blanquiverde obtuvo sus primeros ingresos del Córdoba CF a partir del 1 de julio de 2012 por la prestación de servicios administrativos de Ecco Documática SA, la empresa con la que compró el club a Prasa.

En concreto fueron 242.400 euros anuales, bajo un contrato de dos años, que se firmó curiosamente justo un mes después de que en mayo de aquel año finalizara la original administración concursal de la entidad, con independencia de que el letrado Daniel Pastor continúe en la actualidad en la comisión de seguimiento de ese Concurso.

Hay que echar la mirada atrás, incluso la memoria, para recordar cuando Carlos González hace ocho años y medio se jactó de afirmar, en su desembarco en la ciudad de la Mezquita, que ninguna de sus empresas haría negocios en Córdoba. Pues bien, la documentación llegada a la redacción de Cordobadeporte.com (ver pdfs) atestigua que a las primeras de cambio Ecco Documática no sólo se lucró en Córdoba por prestar sus servicios, sino que lo hizo directamente del Córdoba CF SAD que el propio González gestionaba, utilizando a Javier Jiménez, su mano derecha por aquel entonces como consejero delegado del club, como representante. Todo ello con una autocontratación de legitimidad más que dudosa y por la que está denunciado.

Precisamente resulta curioso observar cómo el importe que se autoconcedió, cuando entonces los estatutos del club aún no permitían a los consejeros cobrar sueldos y salarios, que lo haría más tarde también de manera indebida, llega “para la realización de determinadas tareas administrativas que -el club- precisa llevar a cabo para el desarrollo de su actividad por lo que está interesada en poder contar con el personal, medios humanos, materiales, organización e infraestructura e Ecco para llevar a cabo tales funciones”.

Previamente el contrato de prestación de servicios, y por el que Minoritarios ya preguntó en alguna Junta General cuando su postura era crítica con su gestión y antes de que poco menos que se impidiera su acceso a las mismas, recogía que Ecco es una sociedad que se dedicaba, entre otras, “al desarrollo y comercialización de todo tipo de aplicaciones y programas informáticos, servicios de gestión administrativa, publicidad, marketing y relaciones públicas”. Labores todas ellas que anteriormente venían desarrollándose en el club bajo la presidencia de Rafael Campanero, con la gerencia de Carlos Hita y la dirección comercial y de márketing de José Manuel Coca, pero se ve que fueron cambiadas por las de su empresa, por lo que pasó a disponer del dinero del Córdoba CF en beneficio propio.

Esta operación, por nimia que sea comparada con el hecho detectado por Estepa y Bernabéu de la supresión del derecho de cobro de los conocidos 8.1 millones, sin una mínima justificación al respecto,  de las Cuentas Anuales del CCF SAD correspondientes al ejercicio social de la temporada 2011/2012, viene a poner sobre la mesa el dudoso proceder de González, que ahora se debate en la recuperación de las acciones del club pero sin pisar El Arcángel para la celebración de su solicitada Junta de Accionistas. Será porque se siente más cómodo alejado del templo cordobesista refugiado en los salones del Hotel Center. Más que significativo.

Loading...

One Comments

  • Serlei 01 / 01 / 2020 Reply

    En las cárceles españolas hay sitio más que de sobra para albergar delincuentes, chorizos, ladrones y criminales.

Deja un comentario