César Montes: “Hay que cuadrar muy bien las fechas para que la selección no salga perjudicada”

El actual segundo seleccionador español ha recibido "con naturalidad" la paralización de las competiciones en España como en su día de la de los Juegos, el gran objetivo ahora entre brumas: "A Tokio 2020 la selección llegaba en un momento anímico y de confianza muy bueno, inmejorable; ahora hay que ver"

Felices. César Montes, a la derecha, junto al seleccionador nacional, Jordi Ribera.

Felices. César Montes, a la derecha, junto al seleccionador nacional, Jordi Ribera.

Este fin de semana también pasa por estas charlas de Cordobadeporte con diferentes deportistas cordobeses, técnicos y jugadores, en pleno confinamiento por el coronavirus el segundo seleccionador nacional de balonmano, César Montes. Un 2020 que empezó a lo grande, con el título europeo para los Hispanos, se ha torcido de la manera más insospechada, con toda práctica deportiva parada durante semanas y las competiciones balonmanísticas nacionales canceladas.

Montes nos cuenta que vive el confinamiento “en Tres Cantos, Madrid, mi lugar de residencia” y asegura que “lo estoy viviendo bien, en el sentido de que mi familia está bien y a día de hoy eso es lo más importante”. Para César “estando bien no me puedo quejar de nada, aunque es duro ver cómo lo están pasando otras familias”.

“Cuando pasan los días y ves que la situación no sólo no mejora, sino que va a peor, tienes la esperanza de que todo cambie, de que se pueda revertir la situación, se consiga una vacuna…pero es solo eso, esperanza“, asegura el cordobés. “La cabeza va más allá y escuchando las noticias, de aquí y de fuera, se veía venir que esto era algo que haría mella”.

En este contexto, la crisis ha dejado hace diez días la noticia de la cancelación de las competiciones del balonmano. “No me ha sorprendido, la he recibido con naturalidad”, comenta. “Pasa el tiempo y todavía estamos confinados. Así que era difícil pensar en retomar la competición. Necesitas un pequeño periodo de tiempo para ponerte a punto, hay mucha incertidumbre aún, los partidos a puerta cerrada, y sobre todo que no se garantiza la salud de nadie”, expone.

A su juicio “la decisión tomada por la Federación es la más lógica y normal”, aunque “de cara al año que viene habrá que estudiar bien el formato de la competición, ya que al no haber descensos y sí ascensos, hay que cuadrar muy bien las fechas para que la selección no salga perjudicada en un año olímpico, donde por otra parte, también hay un Mundial en enero”.

Del todo a la duda

César cuenta que lógicamente “éste era un año especial, al ser año olímpico, y a largo plazo ése era el objetivo que nos marcábamos, llegar a Tokio”. Curiosamente se logró por la vía rápida, pero todo quedó condicionado por la actual pandemia. “Éramos conscientes de que teníamos un camino muy difícil por delante, con un Europeo, el torneo de balonmano más exigente que hay, donde sólo el campeón tenía acceso directo. Ante esta dificultad también planificamos la posibilidad de jugar los Preolímpicos, a los que teníamos derecho por el puesto del último Mundial, que se iban a celebrar en abril. Una vez conseguido el Europeo, lo que planificamos fue la semana internacional que teníamos prevista a mediados de abril y diferentes fases de preparación a partir de junio para llegar lo mejor posible a Tokio”, detalló.

Pese a todo en la balanza pesa más lo bueno. “El Europeo era nuestro primer objetivo y el que determinaría el resto de la planificación. Al ganar, aparte del título, que ya tiene un valor extraordinario, nos clasificamos directamente para los Juegos. Y el objetivo final, y el sueño que tenemos todos, es ser campeones olímpicos por primera vez“, recuerda.

“ Somos una selección veterana, que en Tokio 2021 tendrá un año más ”

Lo cierto es que el aplazamiento de los Juegos hasta 2021 ha tenido un importante calado en la selección absoluta. “Cada jugador tiene sus circunstancias y cada componente del equipo lo habrá recibido de una forma diferente. Por ejemplo, Raul Entrerríos había anunciado su retirada después de los Juegos. Otros jugadores también estaban sopesando la posibilidad de dejar la selección después de Tokio. Ahora todo cambia. En lo que a mi respecta, te diré que tal y como se estaban desarrollando los acontecimientos pensaba que era lo mejor que podía pasar. Recibí la noticia con tranquilidad ya que visto lo visto era una cuestión de tiempo que anunciaran su suspensión”, comentó.

Ahora habrá que ver cómo podrá llegar el equipo a una cita a casi año y medio vista. “A Tokio 2020 la selección llegaba en un momento anímico y de confianza muy bueno. Te diría que inmejorable. Luego había que ver cómo llegaban los jugadores al final de la temporada, si había lesiones, etcétera. Pero las sensaciones eran muy buenas. Ahora hay que ver. Somos una selección veterana, que en Tokio 2021 tendrá un año más y habrá que ver cómo están esos jugadores, base de la selección actualmente. Por otra parte, también hay jugadores muy importantes que no pudieron optar a jugar el último Europeo por lesión. Habrá que ver cómo evolucionan unos y otros y cómo se va desarrollando el año”, reflexionó.

En cuanto a sus planes de futuro, indica que “a día de hoy sigo ligado no sólo a la selección, sino a la Federación y a las diferentes actividades que se realizan al cabo del año, como pueden ser las actividades del CAR de Granada”. “Este año también he participado como seleccionador absoluto en los Torneos de Argentina y Polonia, y también en el Torneo del Mediterráneo con la selección juvenil, al no poder asistir los seleccionadores por sus compromisos con los clubes. Ahora mismo estoy donde quiero estar”, concluye.

Etiquetas

Balonmano | César Montes | cordobeses por España | coronavirus | COVID-19 | Hispanos | selección |

Deja una respuesta