Coronavirus en el mundo: Un mes para decidir si los Juegos de Tokio 2020 se aplazan

El Comité Olímpico Internacional decidió este domingo tomarse cuatro semanas para decidir si cede al azote de la pandemia y a la presión del deporte mundial, con Estados Unidos o Australia al frente | Varias Federaciones españolas también reclamaron que no se celebraran y se fijara una nueva fecha, que podría ser en otoño de este año o en 2021

A pesar de que la tarde arrancó con las informaciones de que el Comité Olímpico Internacional podría anunciar este domingo la suspensión de los Juegos Olímpicos y consecuentemente los Paralímpicos de Tokio, previstos para del 24 de julio al 9 de agosto en un caso y del 25 de agosto al 6 de septiembre en otro, según avanzó el periodista Ángel García en la Cadena Cope, finalmente el organismo se ha dado un plazo de un mes para conocer la decisión

El presidente del organismo, Thomas Bach, indicaba este sábado que “la suspensión de los Juegos supondría destruir el sueño olímpico de 11.000 deportistas de 206 comités nacionales y del equipo de refugiados del COI” y que “una cancelación de este tamaño sería la solución menos justa”, y parece que aún resiste pese a la imparable alerta global por el coronavirus.

El Comité Olímpico Internacional ha mantenido la posición de que quedaban meses por delante todavía, pero la realidad es que la cita más importante del mundo del deporte no puede prepararse con los deportistas sin entrenar adecuadamente y en igualdad de condiciones. Más aún porque quedaban infinidad de clasificatorios olímpicos por disputarse -la estimación era de un 43% de plazas olímpicas sin asignar-.

Las presiones se hicieron muy fuertes en las últimas horas, llegadas por ejemplo desde Estados Unidos, con las federaciones más potentes (atletismo y natación) al frente. Luego había casos como el de Australia, que decidió impedir salir de su territorio en los siguientes seis meses a nadie, ni siquiera a los deportistas olímpicos. Parecía que el Ejecutivo del COI debería dar el paso de cerrar una nueva fecha con Tokio en un plazo de un mes, además de resolver los problemas derivados de los múltiples contratos de todo tipo suscritos, con las opciones de pasar los Juegos a otoño, en los meses de septiembre y octubre, en este mismo año, o irse a 2021, como ya pasó con la Eurocopa de Fútbol.

Pero al final todo ha quedado oficialmente aplazado un mes. El comunicado oficial del organismo dice lo siguiente: “El COI, en plena coordinación y asociación con el Comité Organizador de Tokio 2020, las autoridades japonesas y el Gobierno Metropolitano de Tokio, comenzará discusiones detalladas para completar su evaluación del rápido desarrollo de la situación sanitaria mundial y su impacto en los Juegos Olímpicos, incluyendo el escenario del aplazamiento. El COI confía en que habrá finalizado estas discusiones en las próximas cuatro semanas”.

La postura española

En el caso de España, durante estas últimas horas habían ido creciendo el número de Federaciones que han manifestado que los Juegos debían aplazarse, casos de atletismo, fútbol, balonmano o triatlón. El tema ahora es ver las fechas alternativas y sobre todo cómo se reordenarán los procesos de selección de cada disciplina. Un embrollo monumental pero que debe pasar a un segundo plano ante los miles de muertos de esta pandemia.

A nivel cordobés, la situación toca de lleno a deportistas como Fátima Gálvez, ya clasificada para el evento, en individualy equipos mixtos, Julia Figueroa, que estaba a un paso de cerrar su acceso, Carlos Machado, que aún apuraba sus opciones de clasificación, Alfonso Cabello, que deberá estar pendiente de lo que suceda a nivel paralímpico, lo mismo que Paco Salinas o Genoveva Tapia, más otros en diferentes ámbitos: el árbitro de baloncesto Antonio Conde, al que habían designado ya para la cita, y Rafa Lozano, que hace unos días cerraba su presencia como seleccionador en sus quintos Juegos.

Loading...

Deja un comentario