Cuatro partidos de sanción para Quiles y Jankovic

El Juez de Competición considera la infracción grave, pero castiga con la pena mínima, mientras multa al Córdoba con 1.500 € y clausura parcial por un partido de la zona en la que se produjeron los incidentes en el Estadio Ciudad de Lucena

El Juez de Competición de la RFEF ha acordado hoy sancionar con cuatro partidos de suspensión a Alberto Quiles y otros tantos a Filip Jankovic, por el intento de agresión al colegiado Fernández Vidal tras su actuación en el Córdoba B-Mérida, con multa accesoria en cuantía de 180 € al club y de 328 € a cada futbolista. Además, por infracción del artículo 101.1, también sanciona al Córdoba CF con multa en cuantía de 1.500 € y clausura parcial por un partido de la zona en la que se produjeron los incidentes en el Estadio Ciudad de Lucena, exclusivamente durante la celebración del próximo encuentro que dispute el Córdoba “B”, en los términos previstos en el artículo 57.1.

El juzgador, tras el examen y valoración de los hechos reflejados en el acta arbitral, corroborados por la imágenes obrantes en el expediente, afirma que “nos encontramos, en primer lugar, ante unos graves incidentes protagonizados por varios componentes del Córdoba, C.F. “B” y del público local, constitutivos de una infracción del artículo 101 del Código Disciplinario de la RFEF, sin que por parte del citado club se acredite la adopción de medidas preventivas ni, una vez producidos los hechos, que se identificase a los causantes de los reprobables hechos en los que se puso de manifiesto una reprochable agresividad de numerosas personas, ninguna de las cuales ha llegado a ser identificada y puesta a disposición de la autoridad en los términos previstos en el artículo 15.2 del Código Disciplinario de la RFEF, en orden a determinar la responsabilidades de los clubes anfitriones en hechos como los que nos ocupan”.

Teniendo en cuenta que, “merced a la intervención de algunas personas, no se produjeron daños personales ni otro tipo de consecuencias aún más lamentables que las que conlleva el manifiesto desorden público e intentos de agresión que se aprecia en las citadas imágenes, procede imponer al citado club una sanción de multa en cuantía de 1.500 € (mil quinientos euros) y clausura parcial de la zona en la que se produjeron los incidentes, en los términos previstos en el artículo 57.1 del Código Disciplinario de la RFEF”.

A efectos de ejecutar la sanción de suspensión parcial “se tendrá en cuenta lo dispuesto en el artículo 57.1 del Código Disciplinario de la RFEF, a cuyo fin se requerirá al Córdoba CF para que remita un plano general y/o documento o fotografía de la configuración de las zonas o sectores de espectadores y aledaños del terreno de juego”.

Los jugadores

Mientras, por lo que se refiere al intento de agresión al colegiado del encuentro por parte de los jugadores del Córdoba B “nos encontramos en este caso ante una conducta contraria al orden deportivo de carácter grave, constitutiva de una infracción del artículo 100 del Código Disciplinario de la RFEF y, por ende, merecedora de la sanción mínima de suspensión por cuatro partidos a cada uno prevista en el propio precepto”.

Ni los graves incidentes, ni la violenta reacción (afortunadamente, frustrada) de los citados jugadores puede ampararse en una decisión arbitral ni, en fin, en cualquier otra incidencia del juego o desarrollo del encuentro”, dice la resolución. “Nada, absolutamente nada, justifica que jugadores, miembros de un equipo o el público provoque o lleve a cabo semejantes hechos, contrarios a las más elementales reglas de deportividad que deben imperar en el desarrollo de los encuentros y los avatares de la competición”.

Contra la presente resolución, que se ha dilatado tanto, según se explica, porque la pasada semana se dieron traslado al colegiado, Fernández Vidal, de las alegaciones realizadas por el Córdoba, cabe interponer recurso ante el Comité de Apelación en el plazo máximo de diez días hábiles.

Etiquetas

Deja un comentario