Dani: “Parece mentira que hayan pasado 15 años del ascenso del Córdoba en Huesca”

El que fuera lateral derecho explicó que tiró el penalti del empate en El Alcoraz porque "Pepe Escalante diseñó en los entrenamientos anteriores una mini-competición de lanzamientos" en la que fue el mejor: "Me vi en la obligación de asumir la responsabilidad, después de que los rivales se dedicaran a patear el punto de manera descontrolada" | "Cuando cogí el balón le dije al árbitro que dónde lo ponía, porque se hizo un agujero brutal, se metía un cuarto del balón" | "El Córdoba es un club emblemático a nivel español"

Este viernes 24 de junio se cumplen 15 años del ascenso en Huesca 2007, el último al fútbol profesional del Córdoba CF, el que buscará la próxima campaña en su debut en la Primera RFEF. Una efemérides distinta a las catorce anteriores, dado ya no está entre nosotros Rafael Campanero, que el pasado domingo fallecía a los 95 años. Cada año el presidente eterno propiciaba un encuentro entre consejeros y sus futbolistas para rememorar esa fecha, una cita ineludible que este viernes tendrán un paréntesis tras el adiós del ‘abuelo’. Sin embargo ese señalado día hay que seguir recordándolo con sus protagonistas y en este caso en nuestro nuevo episodio del serial de vídeo-entrevistas en Youtube lo hacemos con Dani González, el autor del gol en El Alcoraz que propició la vuelta al fútbol profesional. Nadie olvidará aquel ¡¡175, ven y cuéntalos!!

El primero mensaje Daniel González Sanz (Madrid 08-07.1972) fue para familia de Rafael Campanero tras conocer una “noticia muy triste. Desde aquí doy el pésame a todos sus familiares y amigos. Tengo unos recuerdos excepcionales del presi, era un persona súper cercana al jugador. Siempre intentaba ayudar en lo que estaba en su mano. Es una pérdida muy fuerte, los que tuvimos el privilegio de conocerle sabemos que era una gran persona. Se dejaba el alma por su Córdoba, su pasión era espectacular. Inculcaba cercanía para formar una familia”. Así el “sentimiento de pertenencia al club aumenta”.

Su recuerdo imborrable del ascenso

Tras su cariño recuerdo, Dani echó la mirada atrás. “Parece mentira que hayan pasado 15 años” del ascenso del Córdoba en Huesca. “La vida del futbolista pasa rápido y mucha veces no te te das cuenta o no te paras a reflexionar de la incidencia que uno tiene en un momento determinado”. “Tengo un recuerdo imborrable en mi memoria y corazón de todo lo que ocurrió en esa temporada del ascenso”.

El cordobesismo celebrando el gol de Dani en El Alcoraz en 2007, con Julio Pineda y Asen corriendo tras el lateral.

El cordobesismo celebrando el gol de Dani en El Alcoraz en 2007, con Julio Pineda y Asen corriendo tras el lateral.

Dani marcó el tanto del empate en Huesca que certificó el ascenso, tras transformar al borde del descanso un penalti que tiene su intrahistoria hasta ahora nunca contada. La primera pregunta que muchos cordobesistas se hicieron en su día fue por qué lo lanzó Dani. Curiosamente fue la primera pena máxima pitada a favor del Córdoba ese curso, y en se partido hubo dos

El inverosímil estado del punto de penalti

“El máximo exponente era Javi Moreno, pero estaba lesionado tras romperse el gemelo en Mérida. Pepe Escalante diseñó en los entrenamientos anteriores una mini-competición de lanzamientos” en la que fue el mejor. “Me vi en la obligación de asumir la responsabilidad, luego se tardó mucho en lanzarlo y durante ese tiempo los rivales se dedicaron a patear el punto de manera descontrolada”. “Cuando cogí el balón le dije al árbitro que dónde lo ponía, porque se había hecho un agujero brutal, se metía un cuarto del balón”. De manera que una vez que depositó el balón le asaltaron las dudas de cómo pegarle al esférico.

“El árbitro me dijo: lo siento mucho, sé lo que ha ocurrido, pero no puedo permitir que saques el balón del punto de penalti. Tuve dudas y me llegué a plantearme pegarle de puntera para que cogiera velocidad eligiendo un lado. Era una situación anómala, pero decidí tirarlo con el interior para más seguridad, porque si le pegaba un punterazo y rebotaba en una arista de las que hicieron podía salir para arriba podía quedar retratado totalmente”. Luego tiro otra pena máxima en la segunda parte y fue la que falló.

El estallido de júbilo

“Elegí pegarle a la izquierda del portero y luego ya sabéis que entró llorando tras darle en el codo. Tuve mucha incertidumbre, pero cuando vi que el balón tocó la red me fui corriendo para los aficionados del Córdoba”.

Dani celebrando el gol con el cordobesismo junto a Julio Pineda, Asen y Guzmán en El Alcoraz.

Dani celebrando el gol con el cordobesismo junto a Julio Pineda, Aurelio y Guzmán en El Alcoraz.

“Lo celebré como un loco porque sabía que ese gol podía dar el ascenso”. “En ese fondo estaba mi mujer con mi hijo de dos años y fue un momento entrañable. También habían venido amigos de Madrid”. “Formamos una piña en el fondo y creo que Juan Navarro no quería que no nos juntáramos con la afición porque nos podían sacar tarjetas, pero la situación era incontrolable”.

Dani tenía claro que había que estar con el cordobesismo tras una temporada dura, en la que se fue de “más a menos. Se llegó muy justos al play off y parecía que el Córdoba estaba en una situación de inestabilidad”.

“Recuerdo la increíble invasión de campo de los aficionados del Córdoba. Nos levantaron en brazos para llevarnos en volandas, y para llegar al vestuario…”. “Fue un momento de intentar escapar de los aficionados, aunque también queríamos disfrutarlo con ellos. Cuando llegamos dentro, para muchos que estábamos terminando nuestras carreras profesionales, fue un momento emocionante porque estábamos dando los últimos coletazos en el fútbol”.

“Lloraba de alegría. Nadie apostaba ciertamente por el ascenso del Córdoba por la situación que se llegó, de ahí que las emociones fueran fuertes”, subrayó. “Hubo abrazo continuos con el presidente y toda la gente, se había apostado fuerte por generar ilusión a la altura de lo que Córdoba necesitaba y se merecía. El Córdoba es un club emblemático a nivel español”. De las fiestas posteriores se queda “con la de las Tendillas. Lo disfruté como si estuviera empezando mi carrera deportiva”, y tenía ya 34 años.

Dani González el día de su presentación en el Córdoba en verano de 2006.

Dani González el día de su presentación en el Córdoba en verano de 2006.

Dani llegó al Córdoba en verano de 2006 procedente del Ciudad de Murcia tras una prolífica carrera en el fútbol nacional. Debutó en Primera con el Atlético de Madrid ante el Mérida, con anécdota incluida sobre su primer mote: cangrejo. Luego llegaría el que se le quedó, mandril, tras pasar por el Mallorca de Víctor Muñoz. Dos anécdotas dignas de ser escuchadas en el vídeo de cabecera.

Tras su paso por Palma se marchó a otro isla, Santa Cruz de Tenerife, para jugar en el que sería el club de su vida para consolidarse en Primera División, aunque para él siga siéndolo el Atleti, donde actualmente es el coordinador de de alto rendimiento desde los alevines a los sub-17. Todo ello tras haber entrenado dos temporadas al equipo femenino en la Liga Iberdrola.

Dani festejando con Pierini su gol ante el Huesca en la ida en El Arcángel.

Dani festejando con Pierini su gol ante el Huesca en la ida en El Arcángel.

Al Córdoba llegó, tras su primera experiencia en Andalucía con el Algeciras en el curso 2003-04. Ese 24 de junio de 2007 sufrió y disfrutó como un enano, como los cerca de mil cordobesistas presentes en El Alcoraz, que no 175, y los que llenaron.Vista Alegre o lo vieron desde sus casas. No dejéis de ver su entrevista al completo en el vídeo de cabecera, porque además del lanzamiento del penalti contó varias anécdotas imperdibles.

Dani celebrando un triunfo ante El Ejido en 2008 junto a Pablo Ruiz y Acciari.

Dani celebrando un triunfo ante El Ejido en 2008 junto a Pablo Ruiz y Acciari.

Deja una respuesta