Dimas Carrasco: “Es una alegría enorme pero tenemos una segunda batalla”

"Cuando diriges una empresa puedes generar riqueza, pero cuando gestionas un equipo de fútbol lo que puedes darle a un pueblo son emociones", comentó tras el pase el entrenador del Ciudad de Lucena, que valoró que su equipo "tuvo personalidad y jugó muy bien al fútbol para llevarse la eliminatoria"

Dimas Carrasco en la rueda de prensa post-partido. Foto: Ciudad de Lucena

Dimas Carrasco en la rueda de prensa post-partido. Foto: Ciudad de Lucena

El entrenador del Ciudad de Lucena, Dimas Carrasco, se mostró feliz, aunque cauto, tras el pase a la final del play-off del Grupo 10 eliminando al Xerez CD, al tiempo que destacó la gran labor de sus hombres. “Siempre hablamos de suerte, pero yo no creo mucho en esa cuestión. Creo que el partido lo trabajamos muy bien, con un plan de partido que le hizo mucho daño al Xerez. El resultado al final del primer tiempo era merecido. En el segundo se igualaron las fuerzas, pero el sabor agridulce de la eliminatoria del Ceuta esta vez lo tuvimos favorable”, comentó. “Estoy contento pero quiero insistirle a mi equipo y a mi cuerpo técnico en que es una alegría enorme pero tenemos una segunda batalla. Tenemos que gestionar muy bien las emociones en esta semana porque estoy deseando ya que llegue la siguiente eliminatoria”, apuntó.

Carrasco se detuvo ampliamente en analizar el encuentro. “Tener ocho días para preparar el partido nos permitió ajustar hasta el más mínimo detalle. A Mario lo pusimos de extremo pero convertido a interior porque ellos juegan con una estructura 2-4-4 y queríamos superarles con un jugador más en el carril central. Creo que lo hemos dominado a la perfección, porque cuando jugaban directo el rechace lo ganabamos nosotros con nuestros interiores. Cuando Mario conectaba con ellos la superioridad era total”, apuntó.

“Creo que es de valorar la personalidad el equipo ante la presión alta del rival y un ambiente hostil, con mucha gente a su favor. Siempre se ha sacado el balón jugado desde atrás pero no porque quede estético, sino con un objetivo“, siguió apuntando Dimas. “Hemos intentado que ante su presión orientada, con el central subiendo, girarlo. Lo hicimos muchas veces con el lateral, el interior o el pivote, para que, una vez que encontrábamos el espacio con el central del lado débil, pudiéramos tener fútbol. En la primera parte de haber estado un poquito más acertados en el último pase en la zona de finalización nos hubiéramos ido con un resultado más favorable. Pero nos cuesta hacer gol”, lamentó.

La remontada de los hombres inesperados

En el segundo tiempo todo iba orientado a un fin que se torció con el 1-1. “Con la entrada de Joel buscábamos empaque en el sistema defensivo, pero una vez que llega el empate tuvimos que volver al ataque. Con jugadores que no son de ese perfil supimos captar el mensaje para ir a por la remontada. Es el caso de Salvi, al que colocamos en la zona de extremo y ha llegado en una jugada lateral, elaborada y finalizada con centro de Marcos. Fue el éxtasis a nivel deportivo”, reconoció. “Lucena hoy es muy feliz. Cuando diriges una empresa puedes generar riqueza, pero cuando gestionas un equipo de fútbol lo que puedes darle a un pueblo son emociones, que son muy positivas esta vez”.

Precisamente se le preguntó por ese protagonismo de otros jugadores diferentes a los habituales. “Bienvenido el problema. El equipo lo constituyen los 21 jugadores que tenemos con ficha. Sabíamos que eran muy importantes los que entraran desde el banquillo porque en la segunda parte nos podían dar un plus para defender un resultado o para ir a por la remontada. Alrededor de nosotros había mucho pesimismo por aficionados que habían vivido muchas cosas negativas, pero nosotros siempre tuvimos la fe”, indicó. “Les he hecho ver incluso un mensaje del Real Madrid, de por qué no tener ese ADN nosotros. Es verdad que pasa pocas veces, pero hoy ha pasado y es merecido porque el equipo tuvo personalidad y jugó muy bien al fútbol para llevarse la eliminatoria”.

Al ecijano se le comentó tras el 1-1 tan al final. “He aprendido mucho de eliminatorias anteriores. Mi visión la tengo clara, estoy en el banquillo para ayudar al equipo. Estaba muy tranquilo en la prórroga, tenía mucha confianza. Incluso he comentado con los jugadores qué variantes podíamos hacer, y ellos ayudaban porque somos un gran grupo humano. Nos hemos tirado un mes confiando y hoy se ha visto. Hemos terminado muy bien la temporada y pasamos de ronda por la unión del equipo y el fútbol que tiene”, argumentó.

El apoyo de la hinchada

Al entrenador se le inquirió sobre los cambios y si fueron obligados o no. “Hubo de los dos tipos. Unos fueron más por necesidad, porque estaban cansados, otros buscando modificaciones en la estructura táctica. Yo me marcho contento porque todo el que ha entrado ha sumado en positivo“, dijo

Y para positivo, el aliento desde la grada de los aficionados lucentinos desplazados: “Fue espectacular. Sinceramente no esperaba tanta gente de Lucena aquí. Cuando giraba la cabeza por encima del banquillo y veía esa afición entregada, animando incluso en momentos difíciles, echando fuerza al equipo cuando la necesitaba, fue de 10. Estamos lejos, la hora y el día no son los más adecuados, no me gusta este formato, pero la afición respondió a las mil maravillas”.

Y ahora hay que pensar en la final que viene, con un plan claro. “Hay que estudiar bien al rival, minimizar sus virtudes y hacernos fuertes en todo lo que hacemos bien. Salida desde atrás, buena circulación de balón, encontrar espacios y ser un poco más eficaces arriba. Hay que llegar con más frecuencia para lograr resultados más amplios y que no tengamos que sufrir hasta el final”, defendió.

Mucha moral

Lo que parece claro es que el Ciudad de Lucena va a ser un enemigo complicado para cualquiera en esta senda del ascenso. “El camino está siendo muy positivo en el tramo final. Las dificultades han unido al grupo, que cuando tuvo momentos difíciles dio un paso al frente. Sobre todo en lo anímico y en querer sumar desde el puesto de cada uno. Llegamos llenos de motivación y energía para la siguiente eliminatoria y nos veremos el domingo que viene”.

Por último, se le comentñó si puede considerarse un éxito ya haber llegado a la final: “Para mí el éxito es meter al Lucena estos años entre los grandes, un éxito continuado. En un partido pueden pasar mil cosas. Yo me hubiera ido orgulloso del equipo si no hubiéramos pasado la eliminatoria, porque el primer tiempo fue espectacular. Puedes ver muchos partidos de Tercera, que no ves un nivel de fútbol combinativo como hicimos hoy. Luego pueden pasar mil cosas, por eso por un partido o seguir en las eliminatorias no se puede medir el éxito de un equipo. De un grupo de 8 equipos se juega una única plaza para ascender. ¿Entonces los 7 que no suban son un fracaso? No. El éxito es jugar y pasar eliminatorias, porque estamos aquí para repartir emociones a la gente y nos vamos muy contentos”.

Etiquetas

Ciudad de Lucena | Dimas Carrasco | Fútbol Cordobés | Grupo X | Tercera RFEF | Xerez CD |

Deja una respuesta