El acta de Fernández Vidal recoge intentos de agresión de Quiles y Filip Jankovic

También refleja la trifulca entre jugadores de Córdoba B y Mérida, pero sin identificar específicamente a nadie, y agradece la labor del delegado de campo

Lo sucedido ayer entre Córdoba B y Mérida tendrá continuidad esta semana en los despachos del Comité de Competición, porque, como no podía ser de otra forma, el acta arbitral del colegiado Fernández Vidal reflejó parte de lo que sucedió en un tiempo de añadido interminable que condenó al filial y mandó al Mérida al play-out. Dos jugadores, Quiles y Jankovic, se exponen a importantes sanciones.

En el apartado de jugadores, en el punto C de Otras incidencias, lo primero que se detalla es la expulsión del delantero Andrés Martín, en el minuto 89 y por “salir del banquillo con los brazos en alto y dirigiéndose a mí, a viva voz, protestando una de mis decisiones y golpeando con su puño al banquillo”. Pero lo grave está en los casos de Filip Jankovic y Alberto Quiles, de los que se habla de un comportamiento idéntico: “Una vez finalizado el encuentro el jugador se acercó corriendo hacía mi posición en actitud agresiva y amenazante, con clara intención de agredirme, teniendo que ser detenido por las fuerzas públicas antes de llegar hacía mi persona”.

Pero en el acta también se añade un amplio apartado en el punto 5, llamado “Otras observaciones o ampliaciones a las anteriores”. Primero se habla de lo sucedido “en el minuto 94 de encuentro y tras anular un gol al equipo local”, cuando, según el acta “jugadores y miembros del cuerpo técnico del equipo local salen corriendo a protestar la decisión a mi árbitro asistente número 1. Tras esto, jugadores y miembros del cuerpo técnico del equipo visitante se acercan también a la zona donde ya nos encontrábamos mi árbitro asistente número 1 y yo, produciéndose enfrentamientos entre jugadores de ambos equipos y varias tánganas, teniendo que estar el juego detenido durante 5 minutos, por las continuas protestas hacia mi persona y hacia mi árbitro asistente 1, teniendo que intervenir la fuerza pública para poder reanudar el juego”.

Y luego se va a “una vez finalizado el encuentro”, cuando “se acercaron hacia mi persona y la de mi árbitro asistente número 2 unas 50 personas, entre las cuáles pudimos identificar a jugadores y a miembros del cuerpo técnico del equipo local, protestando la decisión comentada anteriormente del gol anulado en el minuto 94”. Y añade: “Las fuerzas públicas se acercaron rápidamente hacia mi persona y la de mi árbitro asistente 2, teniendo que protegernos con escudos para que los incidentes no fueran a mayores. Tal y cómo se ha comentado anteriormente, entre dichas personas se encontraban los jugadores nº 8 y número 10 del equipo local, que tuvieron que ser sostenidos por los agentes, cuando se acercaban de forma agresiva hacia nuestra persona. Una vez que la policía pudo sostener la situación y rodeados por una decena de agentes, conseguimos abandonar el terreno de juego unos pocos minutos después, recibiendo salivazos mi persona cuando entrábamos por la bocana de vestuarios. Destacar que durante todas las incidencias redactadas, el delegado de campo D. José Carrasco Rivilla ha colaborado con el trío arbitral y con las fuerzas públicas, separando a jugadores y resto de miembros del cuerpo técnico, ayudando a que los incidentes no llegaran a situaciones más graves”.

Etiquetas

Deja un comentario