José María García: “No pudo ser no, más bien no han dejado que sea”

El técnico del filial transmitió la rabia de todo el Córdoba B tras un partido ''surrealista'' que evidenció que ''es más fácil que sea un filial con chavales de 22 o 23 años el que se vaya a Tercera División que un equipo con toda una ciudad detrás''

 

José María García, entrenador del Córdoba B, fue el portavoz del sentir del Córdoba B tras lo vivido frente al Mérida. Y fue claro desde la primera respuesta. “No pudo ser no, más bien no han dejado que sea. Ése es el resumen. Cualquiera que haya estado en el campo o que lo pueda ver por la tele después sabe que ha habido un equipo en el campo. Hemos ganado el partido, pero en el resultado no han querido que se ganase. Es así de claro. Es más fácil que sea un filial con chavales de 22 o 23 años el que se vaya a Tercera División a que se vaya un equipo con toda una ciudad detrás. Es el resumen de lo que ha pasado y tengo que morderme la lengua bastante porque si dijera lo que pienso, uf. Me parece vergonzoso lo que ha pasado hoy aquí”.

Y éste fue el relato. “Lo primero es que añada seis minutos sin pasar nada. Luego, que se meta el 2-1 y lo anule el linier, cuando el árbitro le dice que es gol legal porque el que remata viene de atrás. Celebramos el gol porque lo da y se van cuatro o cinco jugadores del Mérida hacia él y levanta la mano y dice que es fuera de juego. Me parece surrealista. Es una situación jodida y complicada, porque aquí hay chavales que están empezando en categorías profesionales, algunos con 20, 21 o 19 años. Ven esto y ¿qué credibilidad le pueden dar al fútbol? Ninguna. Los jugadores se han dejado los cojones ahí dentro, para mantenerse en Segunda B y no nos han dejado que nos quedemos. Imagina qué pensamiento pueden tener ahora de lo que es el fútbol. Es que ha sido muy claro. Si te lo anulan porque se equivocan, pues bueno, pero que el árbitro corrija al linier, celebremos el gol y se vaya el equipo contrario a por él y lo anule es surrealista”.

Todo esto, que sigue, es respuesta del entrenador. “Igual que a los futbolistas se les sanciona cuando lo hacen mal, se les castiga o se les echa roja, creo que en el mundo éste tendríamos que ser todos justos y que con el tema arbitral sea igual. Porque lo que ha pasado aquí no es una equivocación, sinceramente”.

García dijo que “no nos dieron explicación ninguna, sólo pitaron el fuera de juego y nada más”. “Si es que luego, cuando metieron el 1-2, el linier ya estaba enseguida en la zona de vestuarios. Imaginad cómo ha sido el tema. Me estoy mordiendo la lengua, respirando, contando hasta diez, porque lo que se ha vivido aquí difícilmente lo volvamos a vivir en un campo de fútbol. Ha sido increíble, jugar con las ilusiones de 25 chavales de 20 años que se han dejado la vida y que por sus méritos tendrían que estar en Segunda B. Pero por circunstancias incontrolables para nosotros mismos estamos en Tercera División. Pero se lo he dicho a ellos: la cabeza arriba y yo orgulloso de todos porque se han dejado toda la vida”.

El entrenador del B argumentó que “para pitar un partido así hay que tener personalidad”, antes de insistir en que “no estoy hablando ni un diez por cierto de lo que podría hablar”. “Me estoy conteniendo porque ha sido una injusticia total”, arguyó.

“¿Cómo darle credibilidad al fútbol tras lo que se ha vivido hoy?”

El vestuario, lógicamente, quedó roto. “Es un grupo de chavales de 20 años, con toda la carrera por delante, que ahora ¿cómo cree en el fútbol? ¿Cómo puede darle credibilidad al fútbol tras lo que se ha vivido hoy? Seguramente cuando pasen los días, o los meses, se irá suavizando todo y se irán generando ilusiones para el año que viene, pero ahora mismo en el vestuario la pregunta es “¿por qué?”. ¿Esto es la realidad del fútbol? Es mucho más fácil que descienda un filial a Tercera que toda una ciudad detrás. Es el resumen de hoy”.

Y tocará mirar al horizonte, que pasará “por levantarnos todos de este golpe tan duro a nivel anímico, cargar pilas para el año que viene y volver con más fuerza que nunca para subir otra vez a Segunda B por méritos propios“. “Creo que el  equipo que se haga va a tener mimbres para optar al ascenso, pero hoy hablar de futuro es complicado. Hablo y tengo la mente en mis jugadores, en cómo están de rotos y de dolor. Esa imagen, si estas tres personas por llamarlas de alguna manera tienen conciencia, les va a hacer pensar bastante en lo que ha pasado aquí hoy”.

Porque el técnico apuntó que “ya en los primeros diez o quince minutos se ha visto que ellos venían a dar y a insultar y el linier y el árbitro lo veían y les daba igual, porque ha habido una agresión sin balón en juego, la han visto, y han sacado amarilla“. “Aun así, nosotros no queremos que nos regalen, y nos pueden ir quitando cositas, pero lo que se ha vivido luego me parece duro para el fútbol en general”.

El último mensaje trató de ser positivo, pero ni por ésas. “En el futuro seguramente esto les hará más fuertes, pero ahora mismo no te puedo decir eso porque no es así. Mi mente está en sus caras de dolor y de derrota, de no saber por qué ha pasado esto. Es increíble lo que pasó aquí hoy”.

Etiquetas

Deja un comentario