El adiós de un clásico del Cajasur CBM: Antonio Hidalgo

El zurdo se retira del balonmano para formar parte del cuerpo técnico de Jesús Escribano: "No me voy del todo, me resulta imposible; estaré en la pista, aunque sin un balón"

Antonio Hidalgo ejecutando un siete metros. Foto: CBM

Antonio Hidalgo ejecutando un siete metros. Foto: CBM

Sorprendía su ausencia en la lista de renovaciones anunciadas en su momento, con mucho margen con respecto a la pretemporada, por el club, y ahora se ha desvelado la razón. Antonio Hidalgo, uno de los jugadores más emblemáticos del Cajasur Córdoba de Balonmano, abandona la práctica de su deporte y pasa a formar parte del cuerpo técnico de Jesús Escribano en el equipo de División de Honor Plata.

“Antonio se retira como uno de los jugadores más importantes de la historia reciente del club y le agradecemos enormemente su entrega tantos años”, indicó al club en su anuncio oficial para despedir a un hombre que ha estado siempre ligado a la entidad, aunque en dos momentos, una temporada jugando para Aguilar y otra en blanco por su profesión de militar, tuvo que hacer pequeños paréntesis.

Hidalgo ofreció unas palabras a través de redes sociales tras conocerse la noticia, pese a admitir que no sabía “por dónde empezar”. “La primera palabra que se me viene a la cabeza es “Gracias”. Gracias por tanto. Primero por el cariño que me habéis demostrado hoy, pero sobre todo por el que me llevo conmigo para siempre de tantos y tantos años”, comentó.

El lateral y extremo daba las gracias “al club, a mi club, el Cordoba de Balonmano, por haberme formado como jugador pero sobre todo como persona”. “En esta parte no puedo dejar de nombrar al gran Antonio Reyes. Aún recuerdo su insistente labor para que me uniera a este gran deporte, a esta gran familia, hoy le estoy eternamente agradecido por ello. No puedo dejar atrás al resto de mis entrenadores: Antonio Santos, Agustín Sanchez, Fernando Barbeito, Javier Martínez, Berni y Jesús Escribano. Me habéis enseñado mucho, sois mucho”, añadió.

No quiso olvidarse el jugador del presidente, Miguel Pardo. “Cogiste el club en horas bajas y ya son muchos años dando la cara. Qué decir de la inclusión de la sección femenina en el club… todo un acierto Miguel, de nuevo gracias por todo”, apuntó.

“Podría escribir páginas y páginas de agradecimientos, de momentos y sentimientos vividos, pero lo voy a resumir en un simple…Gracias Balonmano, gracias CBM, en definitiva…Gracias Familia por tanto”, apostillaba un Hidalgo que también dedicó una post-data de su improvisada carta a su nueva labor: “No me voy del todo, me resulta imposible; estaré en la pista, aunque sin un balón. Empiezo una nueva etapa en la que intentaré ayudaros y apoyaros en todo, compañeros. Dejando tirada a mi familia otra vez”.

Loading...

Deja un comentario