El amor a unos colores antes que 1.680 kilómetros entre pecho y espalda en solitario

Javi Jiménez, integrante de la Peña Cordobamanía, viajó sin compañía a Oviedo para ser el único cordobesista que vio in situ al Córdoba en el Tartiere, algo que "fue la primera vez que me pasaba"

Javi Jiménez en solitario en la grada visitante del Carlos Tartiere como único cordobesista en Oviedo

“Si bajamos que sea así, con dignidad… pero, una vez más, regalamos el partido en 8 minutos”. Esas fueron las palabras del único cordobesista presente en las gradas del Carlos Tartiere después de meterse entre pecho y espada los 1.680 kilómetros (ida y vuelta) que separan Córdoba de la capital del Principado de Asturias. Se llama Javi Jiménez, integrante de la peña Cordobamanía y conocido por sus habituales viajes con el Córdoba CF por España en su coche, lo llaman el ‘tiburón on tour’. Pero esta vez vivió una nueva experiencia, porque normalmente siempre llevó compañeros de viajes o se encontró con más cordobesistas en el estadio de destino, algo que no ocurrió en esta ocasión para su sorpresa. La fotografía se la hicieron unos familiares de Loureiro, que junto a otros de Álex Vallejo venía el partido en la misma zona.

“Irme solo y encontrarme solo en la grada es la primera vez que me pasa. A Villarreal en Primera también fui solo en el coche, pero allí me encontré con gentes de Sangreblanquiverde”. Sin embargo, esta vez “entre la distancia y la situación del equipo no hubo nadie que se animara a venir, y la verdad es que no es lo mismo ir acompañado. Ahora voy para abajo con un poco de buena música de AC/DC y Queen que me anima el cuerpo, de lo contrario te mueres”.

“Era la ocasión para ir, y si hay que morir que sea con las botas puestas”

Dicho eso habrá muchas personas, aficionados al fútbol o no, que se pregunten cual es la motivación que lleva a una persona, muy cordobesista en este caso, a cruzarse España con su equipo virtualmente descendido a Segunda B. “Lo hice un poco por orgullo personal. Además este viaje lo tenía en mente, tenía unos días de descanso en el trabajo que los había pedido, y coincidía con que no había liga de Interfútbol”, explicó, ya que Javi Jiménez además de trabajar en Pan Recor como repartidor de pan es entrenador del Logistic Rochel de la competición de empresas de Córdoba.

“Era la ocasión para ir. Y si hay que morir que sea con las botas puestas y yo al primero. También lo hice porque era mi primera vez en el Carlos Tartiere, uno de los pocos estadios que me faltaban“, añadió, otro motivo para meterse entre pecho y espaldas una gran kilometrada que empezó el viernes “cuando salí, aunque paré en Madrid e hice noche allí con unos amigos, para el sábado por la mañana llegar a Oviedo”. Esta tarde llegará a Córdoba, ya sin escala, tras unas nueve horas de viaje y el miércoles volverá a su trabajo en Pan Recor, para el que manejo con el coche lo tiene y sobrado.

Deja una respuesta