El Barcelona entra en acción sobre el verde de El Arcángel

Koeman dirigió la sesión preparatoria previa al choque de la Supercopa ante una Real Sociedad que "sabemos que es un rival fuerte, un equipo que quiere presionar y jugar con las ideas muy claras" | Imanol: "Es un partido único, una semifinal y tenemos que estar ilusionados" | GALERIA DE IMÁGENES

“Sabemos que la Real Sociedad es un rival fuerte. Es un equipo que quiere presionar, jugar y con las ideas muy claras. Va a ser un partido muy interesante con dos equipos que tienen la mentalidad de jugar”. Esas eran las palabras de Ronald Koeman minutos antes de que la plantilla del FC Barcelona volviera a pisar el verde de El Arcángel cinco años y ocho meses después de su anterior comparecencia, entonces ante aquel efímero Córdoba CF de Primera.

Poco antes de que los culés iniciarán la preparación del partido ante los donostiarras, unos 250 aficionados tomaron los accesos de fondo norte de El Arcángel donde aparcaron los autocares de los culés, ya que en esta ocasión no se podrá ver más cerca a los blaugranas. Como ocurriera esta mañana a la llega al hotel las aglomeraciones fueron inevitables y pocos guardaron la distancia de seguridad.

De manera que los aficionados se tuvieron que conformar con poco más que gritar el nombre de Messi, Jordi Alba o Sergio Busquets, que este miércoles buscarán el pase a la final, un torneo que “es verdad que ganar la Supercopa nos daría confianza, pero hay que ir paso a paso y afrontar la semifinal primero”, apostillaba Koeman. Dentro de ese poco a poco del técnico neerlandés, su compatriota, Frenkie De Jong apuntaba que “creo que el juego del Barça va ahora más fluido y estamos ganando confianza”. Con todo, advirtió que les espera un partido “muy difícil para nosotros, pero tenemos que estar en la final”.

Messi pasa el balón ante la llegada de Sergio Busquets.

Messi pasa el balón ante la llegada de Sergio Busquets.

A las 20.00 horas saltaba al campo la Real Sociedad, y su técnico, Imanol Alguacil, apuntaba sobre el duelo ante el Barça que será “un partido único, una semifinal y tenemos que estar ilusionados. Es necesario sabiendo lo que nos jugamos”.  El donostiarra fue más allá y hasta bromeó, al apuntar que “yo me he despedido de mi mujer para 10 días. Eso significa que confío en que lleguemos a la finalConfío plenamente en mi equipo, no puedo pensar de otra manera”.

“Mañana, ante un gran Barcelona, yo veo favorito a mi equipo. Si no, es imposible ganar. Afronto los partidos así”, sentenció para finalizar el preparador realista. De su lado, Illarramendi apuntó que “nosotros sabemos de lo que somos capaces y lo hemos demostrado durante el último año. Sabemos que son mejores en algunos aspectos, pero también sabemos qué tenemos que hacer para ganarles y saldremos a por ellos sin miedo”.

Loading...

Deja un comentario