El ciclismo regresó a España de la mano de La Vuelta a Zamora

La cita se celebró entre el 14 y el 17 de julio como estaba previsto 

Dos ciclistas pedaleando a gran velocidad en un descenso

Dos ciclistas pedaleando a gran velocidad en un descenso. Autor: Pixabay // Public Domain 

El deporte nacional vive estos días un calendario de lo más atípico. Si habitualmente a estas alturas del año lo normal es que competiciones de disciplinas como el fútbol o el baloncesto ya conocieran a sus campeones de la temporada, en este 2020 algunas de las principales ligas domésticas todavía siguen disputándose. Este es el caso LaLiga, que se extenderá hasta mediados del mes de julio, o la Liga Endesa, que termina de disputar su gran final tras 15 días de partidos ininterrumpidos.

Los Juegos Olímpicos de Tokio fueron uno de los primeros grandes eventos deportivos en verse obligados a modificar su fecha de celebración. La cita olímpica se reprogramó para el próximo año causando un auténtico revuelo a nivel mundial, ya que millones de deportistas y aficionados esperaban poder disfrutar de una competición multidisciplinar que nos ha dejado algunas de las mejores batallas deportivas de la historia, como la de Jesse Owens y Julio McCaw en los Juegos de 1936. Tras este aplazamiento, llegaron muchos más desde todos los rincones del mundo y en relación a múltiples disciplinas.

En el ámbito del ciclismo, experimentamos un cambio en el calendario de algunas de las citas más importantes para esta temporada, como lo son el Tour de France, el Giro de Italia o La Vuelta a España. Todas ellas se celebrarán este año, pero con varios meses de retraso con respecto a la fecha original: el Tour de France se llevará a cabo del 29 de agosto al 20 de septiembre, el Giro de Italia del 3 al 25 de octubre y La Vuelta a España del 20 de octubre al 8 de noviembre. Esta última, además, también ha añadido modificaciones en su recorrido.

No obstante, no todas las citas ciclistas han tenido que modificar sus fechas de celebración. Este es el caso de La Vuelta a Zamora, que tiene previsto llevar a cabo su XXXVII edición durante el próximo mes de julio. La cita será, además, la primera de esta disciplina en celebrarse en esta nueva etapa del deporte español.

De esta forma, entre el 14 y el 17 de julio las ruedas volvieron a pisar asfalto en una competición que está llamada a ser un referente para las próximas pruebas de la temporada. En palabras de Manuel Campesino, organizador de la carrera, La Vuelta a Zamora cuenta con el privilegio de ser la primera prueba federada en celebrarse bajo las nuevas medidas de seguridad, por lo que desean convertirse en un modelo a seguir con el fin de garantizar la celebración de más competiciones.

La edición de este año, que contará con un número menor de participantes, se desarrollará a lo largo de cuatro etapas, de las cuales dos finalizarán en un alto. Así pues, la primera etapa cubrirá una distancia inaugural de 3,4 km en Villardeciervos, mientras que en la segunda los ciclistas tendrán que superar los 141,3 km que separan el Hotel Casa Aurelia de Roales del Pan. Dos etapas llanas y llevaderas que prepararán a los ciclistas para recorrer los 139 km entre Mombuey y el Alto de Aciberos de la tercera etapa, y los 131,6 km existentes entre Mahíde y Viñas de la cuarta y última.

La Vuelta a Zamora será, de esta forma, la primera de una larga lista de competiciones que se llevarán a cabo en los próximos meses. En Córdoba tendremos que esperar hasta el mes de octubre para disfrutar de la séptima edición de La Vuelta a Córdoba. Por primera vez la carrera se celebrará los días 24 y 25 de octubre, en lugar de en el mes de febrero como venía siendo habitual. Además, otros cambios importantes para este 2020 es que la competición volverá a celebrarse en parejas y la primera etapa se corresponderá con una contrarreloj a lo largo de 15 km en el término municipal de Montoro.

Loading...

Deja un comentario