El Córdoba mima el cumplimiento del protocolo sanitario con sus jugadores

El doctor Bretones y el delegado Julio Cruz repasan habitualmente las precauciones que deben tener los futbolistas para evitar ahora un contagio que daría al traste con el arranque liguero ante el Lorca Deportiva

El doctor Bretones y el delegado del primer equipo, Julio Cruz, dirigiéndose a la plantilla a la conclusión del entrenamiento.

El doctor Bretones y el delegado del primer equipo, Julio Cruz, dirigiéndose a la plantilla a la conclusión del entrenamiento.

El Córdoba CF presentó ayer oficialmente su particular protocolo sanitario a la Junta de Andalucía, pensando en obtener el permiso necesario para que sus cerca de 6.700 abonados puedan acudir a El Arcángel en el debut liguero el domingo 18 de octubre ante el Lorca. Pero para que esa realidad pueda producirse lo primero que hay que evitar es cualquier contagio de sus futbolistas, que podría dar al traste con el meticuloso trabajo realizado por el club. Después de una larga pretemporada cuidando todos los detalles, sería toda una fatalidad que a menos de diez días de la primera jornada en Segunda B el citado partido tuviera que aplazarse.

Por ello, en el último entrenamiento del plantel, tanto el jefe de los servicios médicos del club, el doctor Bretones, como el delegado del primer equipo, Julio Cruz, repasaron con los componentes de la plantilla todos los detalles que deben cuidar en su día a día. La charla se produjo a la conclusión de la sesión en la Ciudad Deportiva y el mensaje fue claro: no se puede bajar la guardia para evitar cualquier posibilidad de un contagio por coronavirus.

Juan Sabas escuchando junto a sus jugadores las instrucciones del meticuloso protocolo sanitario que lleva día a día el Córdoba CF para evitar contagios.

Juan Sabas escuchando junto a sus jugadores las instrucciones del meticuloso protocolo sanitario que lleva día a día el Córdoba CF para evitar contagios.

Dentro de las muchas medidas acometidas desde semanas atrás, los futbolistas blanquiverdes no pisan el vestuario, hasta el punto que ellos mismos lavan sus equipaciones de entrenamiento en sus domicilios. De esta forma evitan muchos contactos en El Arcángel, donde cuando acuden a sesiones con los fisioterapeutas lo hacen siempre de manera individual y con las preceptivas mascarillas.

Con este exhaustivo protocolo interno, el club ha logrado hasta el momento evitar casuísticas como las ocurridas en el vestuario del Extremadura, que no permitió a los de Almendralejo regresar a los entrenamientos hasta ayer jueves, tras tener que pasar por los preceptivos diez días de aislamiento. Precisamente ese periodo de tiempo tendrá que cumplir ahora el vestuario del Hércules de Alicante, lo que hace peligrar su debut liguero tras detectar dos positivos en su vestuario.

El Córdoba quiere evitar cualquier riesgo de contagio, que sin ir más lejos afectó a su filial hace dos semanas, lo que vino a demostrar que nadie está exento de algo que en caso de llegar ahora supondría toda una fatalidad, y no sólo sanitaria.

Etiquetas

contagios | Córdoba CF | COVID-19 | futbol | Lorca | protocolo | sanidad | Segunda B |

Deja una respuesta