El Córdoba vuelve a la errónea era del mecenazgo: presupuestos que asumen pérdidas millonarias

Infinity no oculta que cada temporada que el club pase en Segunda B será deficitaria en unos 4 millones de euros, aunque esa premisa parte de unos gastos en primera plantilla, estructura y cantera no acordes con la categoría y unos ingresos exiguos, como pasaba con Gómez, Romero y Marín

Optimista. Javier González Calvo volvió a esbozar su mejor sonrisa sobre el futuro del Córdoba CF.

Optimista. Javier González Calvo volvió a esbozar su mejor sonrisa sobre el futuro del Córdoba CF.

El pasado sábado informábamos en Cordobadeporte del gran dispendio en cuanto a gasto del Córdoba CF esta temporada, hasta el punto de superar ampliamente los 8 millones de euros, más del doble de lo que inicialmente pretendía gastarse en su retorno a Segunda B. Y ya apuntábamos que para la temporada 2020-21 el cálculo de recorte máximo en el que pensaba el equipo económico de la entidad estaba en torno a los 800.000 euros, por lo que el presupuesto sería en el mejor de los casos de unos 7,5 millones.

Pero esta realidad parte de dar por buena la idea de que se pueden asumir de salida pérdidas millonarias por no realizar una apuesta más ajustada a la realidad de una categoría en la que los ingresos decrecen mucho en relación al fútbol profesional. Pese al acuerdo de patrocinio firmado con Givova, del que no todos los clubes de Segunda B pueden presumir, y de que seguro que la campaña de abonados dejará una buena cifra pese a las condiciones especiales de la temporada, parece complicado que los ingresos del Córdoba alcancen ni la mitad de la cifra presupuestada.

Así, la llegada de Infinity parece llevar al Córdoba, ahora con el paraguas de otra SAD (en una situación que habrá que ver también cómo acaba), más de una década atrás. Es la vuelta a la etapa de Gómez, Romero y Marín, o luego de Romero en solitario: los presupuestos se cuadraban, como tenía que ser por ley, reflejando unos beneficios por traspasos de jugadores irreales, que suponían saber para la luz pública cuánto pensaba perder el club antes ya de empezar la temporada. Era la figura del mecenas que paliaba las pérdidas cada mes de junio, que ahora encarnará el fondo de Baréin.

Los actuales gestores del club saben que gastarán en primera plantilla, estructura y cantera cifras cuantiosas, muy alejadas de las de la categoría, aunque defienden como razones la situación puntual del club en Segunda B, la ocasión de contratar a unos técnicos de nivel (Valenzuela, Juanito, Ortega) en esta coyuntura y la necesidad de establecer unas bases y sembrar pensando en el futuro.

Sin embargo, asumir como normal que cada temporada en la categoría de bronce suponga perder unos 4 millones de euros es todo un riesgo. Infinity ha deslizado que la media de gasto por jugador esta campaña pasada fue de 160.000 euros y que su intención era bajarla, aunque parece claro que no será fácil con jugadores que hace nada estaban en Segunda como Javi Flores, De las Cuevas, Willy, Carlos Valverde o Piovaccari, entre otros. Y dando por hecho que se quieren hacer diez fichajes y gran parte ellos de equipos de play-off.

Es curioso porque el verano partió con el consejero Adrián Fernández hablando de que no hacía falta tener el presupuesto más alto de la Segunda B para ascender, y con Miguel Valenzuela apuntando que no debe venir el jugador más caro sino el que más se necesite. Pero será difícil encontrar un presupuesto de entre 7,5 y 8 millones en Segunda B, el de club que sólo en cantera va a invertir más de un millón de euros, lo que puede doblar lo que gastan otros clubes en todas sus partidas.

Etiquetas

CCF | Córdoba CF | CórdobaCF | Cuentas Córdoba CF | déficit | mecenazgo | Presupuesto |

One Comments

  • ancaza57 09 / 06 / 2020 Reply

    Aquí, Rafa Fernández, los senequistas de siempre…, si se invierte es un dispendio y si no se invierte son unos tiesos…, lo dicho senequista puro y duro por antonomasia. Dicho esto, creo que la afición del CCF se merece al menos unas personas que inviertan en el CCF lo que otros se han llevado por la cara y que espero rindan cuentas ante la Justicia y se vean donde y como yo pienso, que seguro los vamos a ver. Dicho esto deduzco que la empresa propietaria, de momento, si decide invertir 8 millones de euros en un equipo de segunda B en este caso el nuestro pues binvenida sea la inversión. Yo prefiero esto “al tieso” y de los tales nombrados y que alguno terminó en el talego pues compararlos con INFINITY es como preguntarse si fue primero el huevo o la gallina o debatir el sexo de los ángeles…, dicen que las comparaciones son odiosas y en este caso, Rafa Fernández, creo que son hasta innecesarias.

Deja una respuesta