“El deportista de élite es un discapacitado social y hay que ayudarlo antes, durante y sobre todo después”

Seis años después de su retirada de las pistas, Belén Recio triunfa como empresaria en Quirosur porque "no quería depender de un político", ya que "en España el deporte sólo se tiene para la foto y punto"

Belén Recio posa sobre su imagen en su clínica de quiromasaje

Fue diez veces campeona de España, y en su particular vitrina suma hasta doce medallas nacionales entre pista cubierta y al aire libre en las pruebas de 100 y 200 metros lisos. A esas preseas hay que sumar sus diecisiete internacionalidades con España, pero como ella dice eso es pasado.

Seis años después de su retirada como atleta profesional, Belén Recio Cuevas (11-08-80) es afortunadamente una ex-deportista de élite integrada en la sociedad. Eso sí, gracias a su espíritu emprendedor para convertirse en empresaria y “no depender de un político, sino de mí misma. Quería montar algo y por eso nació Quirosur”, el centro de quiromasaje que dirige en la capital cordobesa desde 2014.

Desde su adiós a las pistas nadie en Córdoba cubrió en su especialidad el vacío de títulos que dejó para su ciudad, algo habitual como ocurrió con tantos otros deportistas, que en su día aparecieron por generación espontánea como fuerzas de la naturaleza y no fruto del trabajo con la cantera. Ahora “el futuro del atletismo cordobés es Carmen Avilés. Tiene mucha calidad y puede llegar lejos si se le lleva bien”, porque “ella tiene la cabeza bien montada, pero el movimiento se demuestra andando”, apuntó una Belén Recio que al fin atisba la llegada de un relevo en la velocidad.

Belén Recio sobre la imagen de sus inolvidables tacos de salida y su pierna con unos femeninos tacones

Belén Recio sobre la imagen de sus inolvidables tacos de salida y su pierna con unos femeninos tacones

En sus últimos años como atleta, antes de dejarlo repentinamente en el mitin Iberoamericano de Huelva en junio de 2013, Belén Recio había comenzado a compatibilizar la competición con su primer trabajo laboral en la Fundación Andalucía Olímpica allá por 2009. “Acabé mi estudios de Tafad especializados en quiromasaje y gracias a eso eché mi currículum y me seleccionaron. Pasé a ser la imagen de la Fundación, la persona de enlace con los deportistas por 885 euros al mes”.

En 2014, cuando ya era su única fuente de ingresos, “me enseñaron el camino de salida. Hablé con el entonces director general de deportes de la Junta, Nacho Rodríguez, y le expliqué que ya sin atletismo no podría vivir con ese sueldo, pero su respuesta fue que habría cola de deportistas por el puesto que yo tenía”, a lo que añadió un “así que tú te lo piensas”.

“Yo siempre tenía muy presente que el deporte de élite se acaba”

Belén no se lo pensó mucho y decidió dar un paso al frente, entre otras razones porque “yo siempre tenía muy presente que el deporte de élite se acaba”. Algo que el tiempo le ha venido a darle la razón, de ahí que sentenciara que “el deportista es un discapacitado social, al que hay que ayudarlo antes, durante y sobre todo después” de su carrera, cuestión esta última que en España no se cuida.

“Luego sales al mundo y estás perdido, cuando un deportista necesita reinsertarse en la vida real, algo que no sólo hay que hacer para los presos. Tú eres un cien en tu deporte, pero fuera no eres nada”, de ahí que “al deportista hay que prepararlo”.

Belén Recio bromea en la puerta de su centro de trabajo

Belén Recio bromea en la puerta de su centro de trabajo

“En este país el deporte sólo se tiene para la foto. Es foto y punto. No se tiene como prioridad, simplemente para dar un toque en el hombro o en la cabeza y decir aquello de qué campeona eres, y ya está”, aseveró Belén Recio. “Hay que cuidar a la base, pero también a los referentes”. Además su sentir es que los políticos “se aprovechan de que tratan con gente joven, que están metidos en su burbuja, el bucle del deporte y pocos piensan en otra cosas”.

La cordobesa reflexionó, sin mirar el panorama nacional, para recordar que “en Córdoba hemos tenido a Rafa Lozano, Rafa Muñoz o Lourdes Mohedano y no he visto que nadie del Ayuntamiento u otra institución los haya llamado para proponerles montar una escuela o centro especializado de boxeo, natación o gimnasia para formar a los niños. Hay que cuidar a nuestros referentes”, reiteró. Ni que decir tiene que a ella tampoco la llamaron para impartir su magisterio como atleta de élite.

“En El Fontanar no ha cambiado nada diez años después”

Ha pasado ya más de un lustro desde su adiós, pero Belén Recio sigue yendo a El Fontanar “casi todos los días, al menos cinco. Entreno para sentirme bien conmigo misma, me sentiría sucia si no lo hiciera. El atletismo es parte de mi vida”. Desgraciadamente en El Fontanar “no ha cambiado nada diez años después” en cuanto a la estructura de la instalación, eso sí, “ahora hay muchas más escuelas, pero la cantidad no implica calidad”.

Entre tacos y tacones. Porque Belén Recio es una defensora de que se puede ser femenina y deportista de élite

Entre tacos y tacones. Porque Belén Recio es una defensora de que se puede ser femenina y deportista de élite

De cualquier forma su día a día sigue estando en las pistas, además de en su centro de trabajo y el Parque Cruz Conde, donde lleva la preparación física de los árbitros de la delegación cordobesa de fútbol. “Un día su presidente, Pedro Benítez, me llamó y estoy encantada trabajando con ellos, ayudando en lo mío, que sobre todo es la velocidad y la puesta a punto para las pruebas físicas”.

La moda de ser runner

“Soy anti finesher o como quieran llamarlo ahora. Soy más de deporte salud, cuando la gente corre muchos kilómetros no saben lo que sufren las rodillas con el asfalto, sobre todo sin hacer antes nada con su musculatura”. Por todo ello dice que “no me gusta la moda de preparar medias maratones”, cuando lo más importante es “la salud y que la gente se divierta entrenando. A muchos les pregunto si quieren un cuerpo bonito para la playa o estar canijo, que es la consecuencia de los runners. Yo entreno para la playa”.

Además Belén Recio imparte cursos de quiromasaje para pacientes como formación no reglada, entre los que el próximo 1 de octubre empieza uno nuevo. Una labor que comparte junto al entrenamiento personal, que como complemento es lo mío. De esa forma fui creciendo” en estos cinco años como empresaria, una labor que extiende igualmente a grupos de opositores a policía nacional, bomberos y guardias civiles. Porque esa es la nueva vida de Belén Recio, historia viva del deporte cordobés, una de esas figuras que quedan en el olvido cuando se apagan las luces de la élite, aunque por fortuna para ella no se le apagaron “en la vida real”.

Deja un comentario