El deseo de no haber tocado techo todavía

El Formac Villarrubia vive una campaña histórica por su debut en Segunda B, conquistada tras un enorme ascenso con bastantes jugadores del plantel actual

Una imagen del debut del Villarrubia en el Nuevo Mirador. Foto: Algeciras CF

Una imagen del debut del Villarrubia en el Nuevo Mirador. Foto: Algeciras CF

El Villarrubia CF vive momentos de gloria, los más grandes de una historia que data desde 1959, cuando nacía el club de la unión de otras dos entidades locales. A la segunda tentativa logró el ascenso a Segunda B, que pisa por primera vez en su historia y en la que aspira a no ser ave de paso.

En el crecimiento de la entidad, que se consolidó en el grupo castellano-manchego de Tercera durante cerca de una década casi siempre con notables clasificaciones (quintas y sextas plazas antes de los dos play-offs), ha sido fundamental el impulso de Formac, unida de manera oficial al nombre del equipo. José Luis Urda, socio mayoritario de la empresa de prefabricados de hormigón, es también el presidente de un equipo que logró una gran gesta deportiva hace unos meses.

El cuadro de Javi Sánchez, lateral derecho durante muchos años en el Toledo y que hasta 2016 era jugador en el Mora CF, conseguía la mejor clasificación de su historia, el subcampeonato del Grupo XVIII, para luego eliminar al Coria, al Bergantiños y al Alcobendas Sport, a éste con una gran remontada en el partido de ida (de 2-0 a 2-3) confirmada en el de vuelta (2-0).

Experiencia en Segunda B

Para esta temporada el club, con un presupuesto humilde en la categoría pero también la ambición de ser competitivo, ha mantenido parte del bloque del éxito, con jugadores como Carlos Martínez, Víctor Algisí, Arroyo, el cordobés Toni Seoane, Fran Minaya, Piojo, Diego Díaz o Nando Copete -autor de 19 tantos el pasado ejercicio-, y ha sumado refuerzos en casi todos los casos con experiencia en Segunda B como Samu Diarra (Cultural), Ricardo (Salamanca) o Andriu y Julio de Dios (Ejea).

Fiel a una imagen de equipo siempre competitivo y capaz de generar problemas en ataque a cualquier rival, su estreno en Segunda B fue con un empate sin goles ante el Algeciras en el Nuevo Mirador. La muestra de que van a pelear más allá de su nuevo Campo Municipal de Villarrubia, con capacidad para unos 1800 aficionados en una localidad de unos 10.000.

Etiquetas

Grupo IV | home7 | Informe | rivales | Villarrubia |

Deja un comentario