El Espeleño señala a Juan Cala

El entrenador rojillo, Rafa Navarro, acusa al central del Getafe de instigar y participar de los graves insultos y vejaciones que sufrieron contra el Antoniano, que entrena su tío

Rafa Navarro dirigiendo al Atlético Espeleño.

Rafa Navarro dirigiendo al Atlético Espeleño.

Desde el luego el pasado fin de semana no quedará para el recuerdo por haber traído momentos memorables para el fútbol. Si en el Naranjo-Cáceres hubo graves incidentes al final del partido con jugadoras de ambos equipos y público implicados, tampoco fue edificante lo vivido en el duelo del Grupo II de Primera Andaluza que disputaron Antoniano y Espeleño. Los integrantes de la expedición cordobesa han denunciado públicamente que sufrieron de todo en Lebrija, y acusan directamente a un futbolista de elite, Juan Cala, de ser parte clave de los acontecimientos.

Así lo ha narrado este mediodía el entrenador del cuadro de Espiel, Rafa Navarro, en los micrófonos de Cope Córdoba. “Pasamos miedo porque ya he vivido alguna situación de éstas. Si un jugador tuyo es agredido y le da por responder, se puede formar una batalla campal. En ese sentido estoy orgulloso de mis jugadores porque supieron parar ese momento“.

Navarro indicó que “durante el partido ya estaba el ambiente bastante caldeado y lo que me da pena es qué personas fueron las que calentaron a la afición, que fueron el entrenador del rival y el jugador del Getafe Cala, que es su sobrino y accionista del club“. Según su relato “estuvieron cerca de mi banquillo increpándome, insultándome y calentando el ambiente, y es una pena que jugadores de Primera División participen de esto”.

Supuestos insultos de Cala como aficionado

El técnico aseguró que Cala “estuvo los noventa minutos insultándome y diciéndome cosas”, lo que provocó el efecto contagio en el entrenador. “Lo que pasé el otro día fue de vergüenza, de impotencia y de asco. Tras el partido empezó todo el mundo a escupirme. Una situación que no se la deseo a nadie”, sentenció.

Todo ello ocurrió pese a la presencia “de un par de guardias civiles a los que sí quiero darles las gracias porque por ejemplo a la persona que le pegó un puñetazo en la cara a mi jugador Guti la detuvieron de inmediato”. Pero Navarro insiste en que “Cala, alentando a la gente desde detrás de mi banquillo, fue el culpable de que pasara lo que pasó“. Además, hubo premeditación, a su juicio. “Cuando salté al campo empezaron a insultarme y a acusarme de cosas que no eran ciertas, como que en la ida yo había agarrado un jugador del Antoniano por el cuello. Y eso salió desde el propio club, lo que demuestra la clase de personas que hay allí”.

Esperando sanciones

El entrenador rojillo apuntó que “ahora mismo se están poniendo medios para que eso no ocurra, pero queda un largo camino por recorrer”. De momento, la vía de las sanciones duras sería la más lógica. “Lo que pasó fue suficientemente grave para que tenga algún tipo de castigo. Ahí veremos sí quieren acabar con ello o no. Puede ser una manera de poner un ejemplo”, expuso. “Yo no quiero que les quiten puntos que en el campo no he ganado, pero sí que el campo se cierre porque si allí hubiéramos respondido a alguna agresión habríamos tenido problemas graves”.

Dejando eso a un lado, el máximo responsable del Espiel espera “ganar todos los partidos que quedan y ascender“, porque a pesar de la derrota en el partido (2-1) siguen mandando en el campeonato con dos puntos de ventaja.

Etiquetas

Antoniano | Espeleño | Juan Cala | Rafa Navarro | Violencia |

Deja un comentario