El final de una horrible temporada con el Dépor jugándose todo un play-off (Emisión on line)

Con Cádiz y Oviedo esperando poco menos que un milagro del Córdoba, los blanquiverdes cubrirán el expediente en Riazor con la única idea de quedar por delante de un Nástic que recibe a un salvado Lugo

Rafa Navarro, con Quim Araujo de fondo, en uno de los últimos entrenos en la Ciudad Deportiva

Rafa Navarro, con Quim Araujo de fondo, en uno de los últimos entrenos en la Ciudad Deportiva. Autor: Paco Jiménez

El final. Por fin se acaba el calvario para el cordobesismo, que verá como su Córdoba CF echa el cierre en Riazor, un estadio donde es inevitable olvidar aquella desafortunada acción de Jonathan Sesma que dio al traste con el pase a los cuartos de final hace ya unos años. Ahora, los hombres de Rafa Navarro acuden de una forma bien distinta, de entrada en autocar, lo que ya supuso el escaqueo de varios de ellos que aludieron lesiones inexistentes para no viajar. Los que no se borraron del partido se encontrarán con un Deportivo de La Coruña jugándose la última plaza del play off de ascenso a Primera, el mal menor para una irregular temporada para los gallegos.

El Dépor dependerá de sí mismo para meterse al final entre los seis primeros clasificados, lo que le otorgará a cuatro de ellos a jugarse la última plaza de ascenso a la Liga de las estrellas más venida a menos que nunca.

Sea como fuera, se presenta un encuentro diametralmente opuesto clasificatoria y anímicamente hablando. y El Córdoba acude a Riazor inmerso en mil y un problemas, más pendientes de apagar los fuegos que se le abren con los impagos con proveedores y los próximos con su plantilla, que pensando en ganar o empatar como les gustaría a Cádiz y Oviedo. Además con nueve horas en autocar a la ida y a la vuelta la predisposición de los profesionales no será la mejor para la ocasión, de ahí la salida de banca de varios futbolistas.

Ese es el motivo por el que sólo quince futbolistas profesionales vayan a meterse entre pecho y espalda los dos mil kilómetros de ida y vuelta a Riazor, a los que se unirán tres jugadores del filial como Chuma, Alberto y Moyano. Fuera de la convocatoria se quedaron el sancionado Luis Muñoz, los descartados Aguado, Carrillo y Blati Touré -los dos últimos desvinculados de facto de la entidad- y los lesionados De las Cuevas y Álex Quintanilla, esos los reales, luego están las molestias de Jaime Romero, Luismi Quezada y Marcos Lavín.

Alfaro, Andrés, Javi Lara, Fernández, Carbonell y Quim Araujo a la conclusión del entreno

Alfaro, Andrés, Javi Lara, Fernández, Carbonell y Quim Araujo a la conclusión del entreno. Autor: Paco Jiménez

Sumar para evitar quedar el último por delante del Reus es la única motivación que pueden tener los jugadores, para poder superar al Nástic en caso de que los catalanes perdieran con un Lugo ya salvado en Tarragona, cuestión también algo complicada.

El Depor se juega salvar una temporada mala

Por su parte, el Deportivo estará arropado por su afición, que se ha citado para recibirle en Riazor antes del encuentro, en un partido que supondrá, además, el relevo en el palco de autoridades con la presencia de Paco Zas por primera vez en el sillón presidencial del estadio coruñés después de haber suplido a finales de mayo a Tino Fernández.

Los coruñeses han logrado llegar a la última jornada del campeonato sin tener que estar pendientes de lo que hagan los equipos que le persiguen en la clasificación, el Cádiz y el Oviedo. El empate logrado en Elche y la derrota del Cádiz ante el Extremadura impide, además, que se pueda producir un triple empate entre los gaditanos, el Deportivo y el Mallorca, una situación que habría relegado a los coruñeses a la séptima posición.

Ganar implica para el Deportivo estar en la promoción de ascenso como sexto o quinto, posición a la que accederá si el Extremadura derrota al Mallorca en Almendralejo. El empate ante los cordobesistas sólo le valdría al Deportivo en el caso de que el Cádiz no ganara en su desplazamiento a Gijón, mientras que la derrota le haría depender del Cádiz y también del marcador del Oviedo en su visita al Atlético Osasuna.

Las cuentas parecen fáciles, pero el Deportivo solo ha ganado dos partidos en su campo en todo 2019, entre ellos, el más reciente, en el que puso fin ante el Mallorca (1-0) a más de cuatro meses sin ganar como local.

Además, se le han dado especialmente mal los equipos de la zona baja, ya que, ocho de los nueve que preceden inmediatamente en la tabla al Córdoba (todos menos el Zaragoza) han puntuado en sus visitas a Riazor.

En cuanto al once, las principales dudas están en el centro de la defensa y en la zona de ataque. En la retaguardia, Pablo Marí está apercibido, por lo que si ve una amarilla se perdería la ida de la primera eliminatoria de la promoción de ascenso, al que todos los jugadores acceden con el ciclo limpio, pero teniendo que cumplir sanción en el caso de que sean castigados por acumulación de amarillas o tarjeta roja en la última jornada de la fase regular.

Si el técnico, José Luis Martí, opta por reservarlo, la titularidad sería para el italiano Michele Somma como pareja de Domingos Duarte. En ataque, Quique González, máximo goleador del equipo, ha mejorado de una lesión muscular y tiene opciones de estar disponible, aunque el técnico y los servicios médicos tendrán que estimar el riesgo de que pueda sufrir una recaída y ser baja en los siguientes partidos.

En principio, repetirán Fede Cartabia y Carlos Fernández y los otros dos puestos estarán entre cuatro jugadores: Borja Valle y Pedro Sánchez, titulares en Elche, y Christian Santos y Matías Nahuel, suplentes en esa cita.

ALINEACIONES PROBABLES

DEPORTIVO DE LA CORUÑA: Dani Giménez; Bóveda, Duarte, Marí o Somma, Saúl; Fede Cartabia, Edu Expósito, Bergantiños, Matías Nahuel; Carlos Fernández, Borja Valle.

CÓRDOBA CF: Carlos Abad; Fernández, Flaño, Vallejo, Menéndez, Bodiger, Javi Lara, Carbonell, Araujo, Alfaro, Piovaccari.

ÁRBITRO: Vicandi Garrido, del comité vasco.

ESTADIO: Abanca-Riazor (20.30 horas).

Loading...

One Comments

Deja un comentario