El futuro (por ahora) en noventa tensos minutos

Un Córdoba B sin Mena quiere culminar un milagroso final de temporada con la salvación deportiva, siempre supeditada a lo que haga el primer equipo, ante un Mérida en situación tan agónica como él

Ha sido una larga semana de preparación, y también de cuentas y cálculos, pero ya está aquí. El partido. Mañana domingo, en el Estadio Ciudad de Lucena y desde las 18:00 horas, el Córdoba B se juega las opciones de permanencia en el Grupo IV de Segunda B, en lo que a él atañe. Los blanquiverdes buscan dar otro motivo para que el primer equipo se salve, el de no tirar por la borda el esfuerzo de un grupo al que todo el mundo dio por sentenciado tras perder en Melilla y que, tras ganar al UCAM -que no era tan fácil, que se lo digan al Marbella- y al Villanovense, llega muy vivo a la última jornada.

El filial, con 43 puntos, está en una situación fronteriza. No depende de sí mismo, pero sabe que si gana es muy probable que no sólo evite el descenso directo sino el play-out, por las complicadas salidas que tienen dos de sus rivales: el Écija, que visita al líder Cartagena, y Linense, que lo hace al Murcia, tercero. Pero para mirar a otros campos hay que superar a un Mérida que no esperaba estar donde está, igualmente en descenso y con los mismos 43 puntos, y que también dejará todo para solucionar al final su temporada. Cuatro autocares de seguidores le acompañarán para intentar llevarlo en volandas, aunque el filial tampoco estará solo tras fletar el Córdoba un autocar de seguidores para arroparle.

José María García, que tiene la principal ausencia de Mena por sanción, además de la de Bambock, que se bajó del barco ya la pasada semana, y la duda de Ghan, espera lo mejor de los suyos primero, y luego ya habrá tiempo de ver qué pasa en otros campos. “Nos vale sólo ganar y en eso nos tenemos que centrar. Lo que pase en otros campos no depende de nosotros y no podemos perder la más mínima energía en pensar en eso. A priori cuentas con que el Badajoz, que juega ante el Lorca, ya descendido, va a sumar los tres puntos, igual que Las Palmas, ante un Ejido que no se juega nada, pero viendo el año, la categoría y el Grupo IV no puedes decir que vaya pasar una cosa u otra. Hemos visto al último ganar en casa del primero y resultados de todos los colores. Debemos centrarnos en los noventa minutos de nuestro partido, ganarlo y a partir de ahí qué pasa en los demás”.

Aunque evidentemente si no se culmina todo puede quedar en saco roto, ya tiene mérito haber llegado vivo a esta jornada final. “Llegamos como queríamos, con opciones al último partido. Tras lo de Melilla nos dieron por muertos absolutamente todos, pero dije que si antes de ir allí había que hacer 9 de 12, entonces era 9 de 9. Y en eso estamos. Los dos primeros partidos los hemos ganado y vamos a por la tercera”.

Al Mérida puede valerle el empate

García dijo que el equipo está “deseando que llegue el domingo”, con “todo el mundo muy metido, concentrado y concienciado de lo que nos jugamos y el tipo de partido que es”. La experiencia en Villanueva de la Serena minimiza incluso el hecho de que en Lucena vaya a haber más público visitante que local. “Nos afecta poco. Incluso en muchos partidos que hemos jugado fuera nos ha afectado para bien. Hemos jugado en campos con mucha presión y el equipo lo ha sacado adelante. El Villanovense se estaba jugando el play-off a Segunda, con el campo lleno, y el equipo respondió a la perfección. No me preocupa que pueda perjudicarnos porque sé que no va a ser así”.

En torno al rival, comentó que “es un equipo muy intenso en las disputas y durante los noventa minutos, que se los tiran compitiendo”. “Tienen la opción de que pueda valerles el empate quizá, pero es remota, por lo que creo que tienen que salir a ganar también. Va a ser un partido a vida o muerte para los dos, porque lo que nos vale a los dos para la salvación sin el play-out son los tres puntos. Espero un Mérida intenso, que venga aquí a por todas y con mucha afición desplazada. Serán 90 minutos de mucho nerviosismo en un partido muy competido”.

La forma de jugarlo es importante. La realidad, por un lado, es que el B no puede especular. “Nosotros no podemos especular, porque el empate no nos vale. En triples y cuádruples empates a 44 el empatar no nos vale para nada. A ellos podría valerle, pero nosotros tenemos que ir a por los tres puntos desde el 1 al 96 o lo que dure”.

Partido largo

Pero, por otro lado, como se vio ante el Villanovense, el gol de la victoria, si se mantiene por ejemplo el 0-0 inicial, puede llegar en cualquier momento. “Lo saben los jugadores y lo hemos hablado. Tienen que competir noventa y tantos minutos, lo que dure, y poder ganarlo en cualquier momento. El partido no dura ni 5, ni 10, ni 15 ni 20 minutos. Es un partido largo, de noventa y tantos minutos, y el equipo tiene que estar metido y tener opciones de victoria en cualquier momento. Según se vaya desarrollando iremos viendo las opciones que tenemos, pero debemos estar ante todo muy serios defensivamente, porque así nuestras opciones las vamos a tener seguro. Es el tipo de partido que se vio ante el Villanovense: serios atrás y aprovechar las que tengamos”.

Loading...

Deja un comentario