“El Lugo sabe que todos van detrás de ellos, que son el objetivo”
Jaime Romero posando para la cámara de Cordobadeporte.com en el túnel de vestuarios

David Jurado

Si alguien en la plantilla del Córdoba CF conoce bien al CD Lugo ese es Jaime Romero, que la pasada campaña jugó cedido en el conjunto gallego de enero a junio de 2018. El centrocampista manchego llegó entonces a la entidad lucense “para competir por otras cosas”, al recordar que entonces el equipo que entrenaba Francisco “estaba en puestos de play off”. Al final no consiguieron jugarlo, pero él recuerda que “me dieron la mano en una situación complicada, y eso ya hace que te sientas bien. Salir del Córdoba me vino bien. Cambié de aires y te limpias la cabeza, así me encontré conmigo mismo”.

Con ese conocimiento de cinco meses le bastó al futbolista para afirmar que el Lugo es un club “más familiar y humilde” que el Córdoba, a lo que se une que “la presión que tienen ahora es diferente” a cuando él estuvo allí,  porque “se la están jugando” para conseguir la permanencia. Eso no quita que mantengan “buenos jugadores”, de hecho “casi todos son los mimos que estuvieron conmigo”, pero ahora “tienen que gestionar otra situación”, por lo que será un partido “a vida a muerte”. Tanto como para afirmar que es el “más importante del año”, al menos de los disputados ahora, porque luego igual viene alguno que otro trascendental, siempre que se gane el domingo.

“Saben que todos van detrás de ellos, son el objetivo”, subrayó un Jaime Romero consciente de que “ganando al Lugo se les daría un golpe anímico muy gordo, porque se quedarían tocados, mientras para nosotros positivismo”.

Jaime Romero tiene claro que el Córdoba dará un paso adelante de valientes para salvarse

Además de repasar su paso por el Lugo, Jaime Romero echó la mirada aún más atrás para recordar su llegada a Córdoba y las circunstancias que llevaron a salir rumbo a Lugo cinco meses después de que el club blanquiverde pagará un traspaso de 500.000 euros por sus servicios a Osasuna. “Cuando llegué aquí no me sentí bien, fue culpa mía, mentalmente no estaba como debía”. Pero no quedó ahí su explicación, dado que ese malestar personal vino motivado porque “pensaba que venía a un sitio y me encontré una situación diferente, como un campo de entrenamientos sin el césped cortado o las porterías sin redes… eso es chocante y venía con otra expectativa”. De manera que “no sólo fue por lo dirigentes, pero la situación era rara en verano de 2017”. Además recordó que “venía de Primera, de jugar en Pamplona. Yo soy muy de sensaciones y me costaba cogerlas entrenando, cuando trabajaba en un campo que era imposible”.

Por todo eso, que no es poco, esa primera impresión “mentalmente me desestabilizó”, pero insistió que “la culpa fue mía, me analizo mucho y veo en qué fallé. No enfoqué la situación como hice este verano cuando vine y tenía las cosas en contra”.

De esa forma explicó su mal rendimiento de la pasada campaña, por lo que “entiendo perfectamente que la gente no estuviera contenta conmigo, porque no lo estaba yo conmigo mismo”. Sin embargo “ahora me noto bien, y aunque las cosas no han funcionado a nivel de equipo, yo me siento bien”.

Jaime Romero sonríe a la cámara de Cordobadeporte.com durante la entrevista

Centrado ya en la salvación de esta temporada, Jaime Romero aseguró que “la situación no tiene nada que ver con la del año pasado” antes de su marcha al Lugo. “Yo entonces tenía la sensación de impotencia porque los rivales eran superiores. Ahora perdemos por fallos de concentración o errores propios, debimos haber ganado contra el Málaga y fuimos mejores que el Sporting”.

“Ahora mismo tengo la sensación de que le podemos ganar a cualquiera”

Por eso, como la mayoría de integrantes de la plantilla Jaime Romero piensa en que aún hay posibilidades reales para que este Córdoba pueda salvarse. De hecho afirmó que “ahora mismo tengo la sensación de que le podemos gaanr a cualquiera”. Incluso fue más allá a la hora de enumerar los triunfos que en su opinión se necesitan para lograr la salvación, empezando por “el del Lugo, Zaragoza, Nastic y Osasuna, si no se está jugando nada, aquí en casa”,  a los que se sumaría el del Reus y “luego fuera tenemos que rascar, no hay que ganar tantos” lejos de El Arcánge, “un partido o tres empates”.

El manchego tiene claro que “somos un equipo diferente en El Arcángel, porque fuera la verdad es que como pasó en Elche viene siendo lo de todo el año. Bajamos el rendimiento bastante. No sé por qué nos pasa, si lo supiéramos habríamos cambiado la dinámica, pero llevamos mentalmente mucha carga acumulada, se hace difícil cambiar los pensamientos y ser algo más optimista”, pese a lo que afirmó que “quedan dos meses y tenemos todas las opciones del mundo para quedarnos aquí. Depende de nosotros”.

A Jaime Romero le resta otra temporada de contrado para llegar hasta 2020, aunque en caso de descenso a Segunda B “creo que hay algo que si desciende tendría que salir cedido, pero es algo que no me lo planteo ahora mismo”, aseguró para finalizar, porque su único pensamiento es salvarse con el Córdoba y seguir en la categoría de plata. Todo ello pasar por ganar mañana a su ex-equipo.

Loading...

Deja un comentario