El ‘ojito derecho’, muy desmantelado de inicio

Una amplia lista de bajas en mayo y la marcha en cuestión de días de tres de sus grandes referentes, Mery Martí, Kerly Real y el técnico Manu Agudo, dibujarán un Córdoba Femenino muy diferente al que brilló en las dos últimas campañas

Las jugadoras del Córdoba Femenino, con Mery Martí a la izquierda y Kerlly Real a la derecha, celebrando un tanto. Foto: CCF

Las jugadoras del Córdoba Femenino, con Mery Martí a la izquierda y Kerlly Real a la derecha, celebrando un tanto. Foto: CCF

En una rueda de prensa de hace unos meses, que sirvió para trazar las grandes líneas maestras del primer proyecto de Infinity-UFC en el Córdoba CF a todos los niveles, el consejero delegado cordobesista Javier González Calvo usó el término “mi ojito derecho” para hablar del Córdoba Femenino. Se anunciaba un proyecto potente y ambicioso, un paso más tras la consolidación de esta temporada, además entre una infinidad de problemas de todo tipo.

En la mente de todos estaba que el club se quedara con los grandes pilares del equipo y que se reforzara en puestos clave, por lo que más o menos llegó a entenderse la (bastante amplia) lista de bajas que la entidad anunciaba en mayo. Lo que pasa es que en ella no estaban auténticos puntales que también han terminado por dejar la entidad, aunque haya que presentar el matiz de que en varios casos sea por un fichaje cerrado o encarrilado por equipos de categoría superior.

La segura defensa nipona Minori Chiba abría el camino de estas pérdidas, que se han acrecentado en los últimos días, con dos marchas más que sensibles adelantadas por el diario digital Cordópolis. Primero fue Mery Martí, la gran goleadora del equipo en el debut en la Liga Reto Iberdrola, algo que la protagonista confirmaba en redes sociales después, y luego Kerly Real, que, tras unas semanas en duda, pasa hoy pruebas médicas para enrolarse en el Valencia Féminas con su polivalencia para jugar de extremo, lateral y central y siempre bien como aval.

Y, para más inri, como diría el clásico, también ha salido del equipo el entrenador, Manu Agudo, en una situación sorprendente al haber ocurrido apenas unas semanas después de su renovación. “Motivos personales” fueron las razones esgrimidas desde el club, mientras el entrenador, que llegó a hablar de tener “lágrimas en los ojos”, no ofreció realmente ninguna, sólo se despidió con su habitual cariño para su cuerpo técnico, jugadoras y entorno.

En ese contexto cobran también valor las palabras de despedida de Mery Martí, que no aceptó la oferta de renovación del club, y que escribió que “nunca me hubiera imaginado que llegaría este momento, sobre todo porque no era im intención, pero las circunstancias me han hecho tomar esta meditada decisión”, añadiendo que “me considero una jugadora y persona que lucha por el fútbol femenino y su crecimiento, y así lo seguiré haciendo”. Quizá para sacar conclusiones.

Es evidente que, pese a que haya importantes y sensibles bajas, hasta el punto de tener que dibujar otro Córdoba Femenino muy diferente al que dio la cara contra viento y marea en las dos últimas campañas alcanzando plenamente sus objetivos, el proyecto puede ser igualmente ambicioso. Todo irá en función de las renovaciones que efectivamente se aten y los fichajes que se hagan -ha trascendido, también vía Cordópolis, el nombre de la delantera del Granada Nati de Francisco-. Lo llamativo es que, pese a que se transmite y consta que la confección del equipo está muy avanzado, desde el club nada oficial se ha anunciado, en la línea general en relación con el cierre al detalle del presupuesto colectivo para la 2020-21 de la entidad. Habrá que ver entonces qué situación real sale fuera de las bambalinas.

Loading...

Deja un comentario