El Pozoblanco, a por un ascenso en diferido al que puede ayudar…el Peñarroya

Los vallesanos acaban la liga este domingo buscando al menos asegurar la tercera plaza ante el cuarto, el Algabeño, porque ese puesto puede dar el ascenso a Tercera independientemente de lo que suceda con Apelación y la alineación indebida en el derbi

El Pozoblanco, ante un día clave.

El Pozoblanco, ante un día clave. Foto cedida por Hoy al día

De emociones muy fuertes, casi al borde de la taquicardia, están siendo las últimas semanas en el seno del CD Pozoblanco, que mañana afronta la jornada final en el Grupo I de la División de Honor. Con un recurso al Comité de Apelación pendiente por el castigo por alineación indebida en el derbi ante el Peñarroya que podría cambiar toda la clasificación, los vallesanos tienen un duelo final directo para por lo menos asegurar la tercera plaza, aunque podrían quedar más arriba (y ascender por tanto) si vencen y les echa una mano…el Peñarroya, que se juega salvarse. Y la resolución del Comité es a su favor, claro.

La situación es la que sigue: Antoniano y Rota tienen 63 puntos y ocupan las dos plazas de ascenso seguro al Grupo X de Tercera División. El Pozoblanco es tercero con 59, por los 58 de su rival de mañana, el Algabeño, y la UP Viso, y los 57 de Atlético Onubense y Castilleja, que aún tienen remotas opciones de acabar terceros. Por abajo, el Peñarroya tiene 34 puntos y el Isla Cristina, que recibe a La Palma, sin nada más que la honrilla en juego, tiene 32. El Rota viaja a campo del descendido Pinzón y se cuenta con su triunfo como lo más lógico, pero el Antoniano juega en Casas Blancas, ante un Peñarroya que necesita ganar, porque el empate, por average general, ya que el particular está empatado, favorece a los isleños.

De momento, el objetivo del Pozoblanco es cuanto menos asegurar la tercera plaza, para lo que no depende de nadie. Ese puesto también puede dar el ascenso a Tercera. Lo haría en cuestión de ocho días si la AD Ceuta FC, segundo del Grupo X, no puede superar al Prat en el play-off de ascenso a Segunda B, ya que en ese caso los ceutís ocuparían la plaza permanente para la Federación de Ceuta en Tercera y el tercer ascendido a la categoría para cubrir los descensos de Cabecense, Espeleño y Guadalcacín saldría del Grupo I de División de Honor. Si el Ceuta pasa habrá que seguir esperando para ver hasta donde llega, al igual que el resto de equipos del Grupo X en el play-off. Incluso hay cábalas de que pueda ascender hasta el cuarto del Grupo I de División de Honor, pero tendría que haber pleno de ascensos arriba, algo complicado.

En caso de que Apelación dictaminara a su favor y admitiera que no tiene sentido un castigo por usar a un jugador que ya estuvo en dos clubes anteriores cuando la propia FAF tramitaba la licencia de Rafalillo y habilitaba al jugador, las consecuencias podrían ser múltiples. En caso de victoria vallesana y pinchazo de alguno de los dos primeros el Pozoblanco accedería a zona de ascenso directamente sin tener que esperar nada más, al mismo tiempo que el Peñarroya podría descender una vez acabada la liga, salvo que hubiera un improbable pinchazo del Isla Cristina y los mineros hubieran ganado al Antoniano.

En Pozoblanco ha habido una doble sensación esta semana. Por un lado no se ha entendido que no haya habido resolución de Apelación para que ellos mismos y todos los clubes supieran a qué atenerse, aunque la realidad es que, con el plazo legal para el recurso y tras salir la sorprendente resolución la pasada semana, era imposible que hubiera un pronunciamiento tan rápido. Mientras, por otro, se ha preparado especialmente el partido, intentando que haya un lleno y un excelente ambiente. Se ha pedido que la gente vaya de blanco al partido para dar más color, el blanco, al campo, siempre con total respeto al Algabeño, que también se juega la temporada en 90 minutos.

Quero: “No he vivido una situación personal tan delicada y tan fastidiosa”

El entrenador del Pozoblanco, Juan Carlos Quero, por su parte, está viviendo poco menos que un infierno desde hace días. “Si me lo dicen no me lo creo. Debuté en el Málaga con 18 años y me retiré en el Pozoblanco con 39 y no he vivido una situación personal tan delicada, tan fastidiosa y tan grande como la que hemos vivido”, aseguró. “Nos ha hecho mucho daño esto y a los rivales les ha dado vida. No he vivido una situación de esta inquietud, de incertidumbre, de que te pregunten y no poder contestar. Me sabe mal por la ilusión de la gente, de los jugadores, pero es que no depende de mí. Cuando tenga que salir, que salga, pero me gustaría que la gente tuviera claro que Rafalillo viene a Pozoblanco y no juega de primeras. Es a las dos semanas cuando nos llega el correo y se firma a Rafalillo. No hemos hecho nada a la ligera, sino todo siguiendo las pautas”.

Esto duele más porque se ha llegado al final “en una situación que el equipo se ha ganado, ya que si ganamos el domingo pase lo que pase podemos asegurar el tercer puesto”. “La ilusión generada se la han ganado los chavales con mucho trabajo, con mucha crítica, con muchos malos ratos, y eso dice mucho del grupo y de lo que quieren. Y dice que quieren, porque yo a veces he dudado de que quisieran pero quieren. Estoy muy contento con el rendimiento de los jugadores, muy contento de cómo se ha llevado el vestuario y creo que este grupo se merece algo más”, dijo. El último capítulo, que en realidad será el penúltimo, este domingo desde las 11:30.

Etiquetas

ascenso | CD Pozoblanco | División de Honor Sénior | Peñarroya CF | permanencia |

Deja un comentario