“El rendimiento del equipo es parecido al del año pasado y en algunos aspectos mejor”

Jesús Escribano admite que el Cajasur CBM podría tener "dos o tres puntos más" que se escaparon en finales apretados, aunque es optimista: "Seguro que en esta segunda parte de la primera vuelta la competición nos devuelve algo, porque los años suelen ser justos" | "La categoría cada vez se va pareciendo más a la Asobal en profesionalismo", avisa

Jesús Escribano pensativo en su banquillo. Foto: CBM

Jesús Escribano pensativo en su banquillo. Foto: CBM

El Cajasur CBM llegó al descanso por la Navidad en la octava plaza del Grupo B de la División de Honor Plata Masculina. Es decir, en zona de caer al grupo por la permanencia en la segunda fase. 3 victorias, 3 empates y 5 derrotas tienen al equipo a dos puntos de la quinta plaza, aunque en una tabla de configuración un tanto irreal porque hay un buen ramillete de partidos suspendidos en su momento por el COVID-19.

Pese a ello, el técnico Jesús Escribano defiende que “el balance general es bueno” en declaraciones a Cordobadeporte. “A nivel de puntos los resultados que el año pasado en finales apretados nos sonreían esta vez no nos están sonriendo, o dan para un empate cuando podemos ganar, por lo que estamos un poco por debajo. Pero el rendimiento del equipo es parecido al del año pasado y en algunos aspectos mejor. El equipo trabaja y mejora a diario y es un grupo bastante cohesionado. Incluso el jugador que participa menos, por circunstancias deportivas, en los entrenamientos no se nota”, argumenta.

“Podíamos tener dos o tres puntos más de esos encuentros que se escapan por detalles y que antes nos iban de cara, pero en una temporada lo que entra va por lo que sale”, prosigue Escribano. “Seguro que en esta segunda parte de la primera vuelta la competición nos devuelve algo, porque los años suelen ser justos. El pasado año nos metimos en fase de ascenso, pero también hubo resultados malos como ha sido en éste la derrota en Sant Quirze, donde tendríamos que haber ganado. Esta segunda parte determinará si la buena sensación que me da el equipo se transforma en buenos resultados. La evolución del grupo apunta a eso pero hay que refrendarlo en la pista y no va a ser fácil porque los rivales también compiten”, arguye.

Otra vez un gran grupo

El preparador defiende que este curso “lo mejor es el grupo humano formado”. “Todos los años hacemos un esfuerzo para que la gente que venga sume en ese aspecto y estamos muy contentos. Los que participan menos son muy trabajadores y no dan ningún problema. Que el grupo funcione es el primer paso para que el grupo mejore y a éste se le va notando el trabajo. Eso para un entrenador es muy satisfactorio”, sostiene.

En cuanto a lo menos bueno, dice no tener sorpresas. “Lo peor ya lo sabíamos. No hemos hecho una plantilla compensada. No encontramos ese central defensivo que pudiera suplir las bajas con respecto al año pasado de Pablo Martín o Raúl Pavón y para malfichar preferimos tirar con lo que teníamos”, recordó. “Era una carencia que sabíamos, alguien que nos eche una mano en la defensa por el centro. Es el déficit más grande que encuentro, aunque luego a nivel de rendimiento a veces fuimos irregulares y los repliegues nos han costado muchos goles en contra. Son aspectos que entrenando se pueden mejorar y estamos en ello. Tenemos problemas ahí, sea tras saque de centro o en alguna pérdida, y esperamos que poco a poco se vaya subsanando”.

El grupo humano del Cajasur CBM, uno de los mejores aspectos para Escribano. Foto: CBM

El grupo humano del Cajasur CBM, uno de los mejores aspectos para Escribano. Foto: CBM

En cuanto a la liga, tampoco hay sorpresas desde su óptica: “Veníamos anunciando que el descenso de los equipos de Asobal iba a hacer que el nivel de la competición subiera. Y que cada vez sea más profesional. Hace 3 años había algún club con estructura profesional, caso de Aranda, pero ahora el número aumenta. Y aumenta la calidad de los jugadores y el rendimiento. Para nosotros, que mantenemos una estructura amateur, se hace cada día más difícil competir día a día con esos presupuestos”.

Las diferencias con otros equipos

Escribano se extendió en este análisis. “Intentamos que las plantillas estén parejas con nuestros rivales, pero es todo lo que hay alrededor, la estructura. Están Aranda, Guadalajara, Sagunto, Alicante…con jugadores dedicados en exclusiva al balonmano. Equipos que entrenan mañana y tarde con todas las posibilidades. Como entrenador me frustra un poco ese quiero y no puedo de que a ese nivel no puedes competir”, expone.

“No disponemos de jugadores profesionales, por lo que no se pueden hacer dobles sesiones, ya que la mitad de la plantilla está trabajando en sus ocupaciones por las mañanas. No tenemos las infraestructuras de otros equipos, medios que estén pendientes siempre del equipo, posibilidad de hacer mejores viajes…Sabíamos que iba a pasar, que los equipos iban a ir avanzando en ese sentido. Hubo una coyuntura en que la Plata había dado un par de pasos atrás, que justo coincidió con nuestra llegada, pero todo va volviendo a la normalidad y la categoría cada vez se va pareciendo más a la Asobal en profesionalismo. Cada día nuestro esfuerzo es más grande por salvar esas diferencias“, lamenta.

Jesús Escribano hablando con el que era su segundo, Antonio Hidalgo. Foto: CBM

Jesús Escribano hablando con el que era su segundo, Antonio Hidalgo. Foto: CBM

En esa coyuntura, “el reto es que el equipo siga mejorando”. “Tenemos que conseguir que la mejora vaya a la velocidad adecuada para sacar los puntos de la salvación, no hay más historia. Tenemos un buen calendario porque tenemos más partidos en casa en lo que queda de primera fase y hay que afianzarse. Los dos últimos encuentros en Fátima fueron empates y hay que intentar sumar de dos en dos, aunque nos vienen Alicante o Málaga. Es cierto que con uno empatamos y con otro perdimos tras ir casi 59 minutos por delante, por lo que tendremos opciones”, recalcó. “Seguro que las situaciones comprometidas en que se nos fueron puntos ahora hacen que sumemos en otros en que a lo mejor no lo merezcamos tanto. Esperamos trasladar la buena sensación del trabajo a puntos”, insistió.

Los mirlos blancos

Por último, se le preguntó por cambios en la plantilla. “No estamos buscando nada especialmente, pero si se presentara la ocasión… Tuvimos la baja de Julián Moldón y alguna en el cuerpo técnico que nos podría liberar alguna cuantía económica no muy elevada, pero no es algo que nos quite el sueño o nos preocupe. La plantilla es la que es y sabemos que viene un mes con Aarón Codina y Javier Frelijj en el Panamericano absoluto, que les hace no volver hasta febrero, y la idea desde este 3 de enero es tirar del filial y del juvenil para cubrir las bajas con nuestros medios. Si se presentara algún mirlo blanco como se suele decir lo aprovecharíamos, pero no estamos en esa tesitura”, concluyó.

Etiquetas

Balance | Balonmano | Córdoba de Balonmano | División de Honor Plata | Jesús Escribano |

Deja una respuesta