El tenso episodio en Granada para Piovaccari

El delantero italiano quedó claramente señalado por Sandoval por no cumplir en su opinión sus consignas y no sólo con el cambio sino también en la rueda de prensa posterior, aunque el jugador rebatió al técnico cordobesista su postura

Piovaccari porfiando con un jugador del Granada. Foto: Claro Tobajas/CCF

Piovaccari porfiando con un jugador del Granada. Foto: Claro Tobajas/CCF

“El que no esté por la labor no puede jugar”. Con esa frase lapidaria acababa José Ramón Sandoval en la rueda de prensa tras el duelo de Granada su respuesta a la pregunta que los medios le hacían sobre la sorprendente sustitución a los 19 minutos de partido de Federico Piovaccari. Dentro de una rueda de prensa dura contra sus jugadores, pero hablando en general, hubo una crítica especial, de las que pocas veces se ven, contra el italiano.

Sandoval no acudió al eufemismo o al tópico de decir que fue por una decisión táctica sin más, sino que fue por momentos muy duro con el delantero, al que acusó claramente al apuntar que “hay que ir en un guión y no puede ir él en un guión y otros diez en otro”. “No puedo dejar a un jugador cuando habíamos recalcado en los entrenamientos que no podíamos dejar sacar al rival el balón fácilmente para que nos lo filtraran por el medio. Y fue una, otra y otra vez, y mientras estamos en una guerra que no es la nuestra”, fueron las palabras textuales del preparador.

Lógicamente esa decisión y la acusación (en román paladino) de no esforzarse lo suficiente ni aceptar sus consignas, generó tensión entre ambos. El italiano tuvo que tomarse por su bien un minuto para respirar antes de entrar en la caseta junto al resto de sus compañeros en el descanso, que estuvo movido puesto que, como cuenta Diario Córdoba hoy, hubo aparición a lo Santiago Bernabéu de Jesús León. Acompañado por el director deportivo Rafa Berges, el presidente pidió a sus jugadores cambiar la pésima imagen que se estaba ofreciendo en el primer tiempo, apelando a lo que estaba en juego para el club.

Piovaccari estuvo en el vestuario con sus compañeros y Sandoval, pese a que hubo algún intercambio de impresiones más entre ambos. También existió, con vehemencia, como explicaron e ilustraron los compañeros de Cordobesismo, en la charla en el entrenamiento de recuperación de ayer, donde tanto entrenador como jugadores intentaron hacer autocrítica y aportar soluciones para el futuro más inmediato.

Pese a que lo vivido con el ‘Panzer de Gallarate’ podría parecer un intento de escarmiento delante de sus compañeros, o un aislamiento incluso, la unidad en el vestuario sigue siendo grande entre los futbolistas. Porque, pese a que Piovaccari pudiera no cumplir con las indicaciones o no estar haciéndolo bien a los ojos del entrenador, los problemas futbolísticos del equipo son mucho mayores que el juego sin balón.

Deja un comentario