“En los casi 40 años que llevo jamás paró una competición ni hubo un problema tan gravoso”

El presidente del Deportivo Córdoba Cajasur, Pablo García, reconoce la dificultad de analizar una situación sin precedentes y sin fecha de fin anunciada y en la que valorar el impacto económico "es muy difícil"

Pablo García -en el centro- flanqueado por Pablo Lozano, presidente de la RFAF, y Rafael Hidalgo, delegado en Córdoba de la misma. Foto: Deportivo Córdoba Cajasur

Pablo García -en el centro- flanqueado por Pablo Lozano, presidente de la RFAF, y Rafael Hidalgo, delegado en Córdoba de la misma. Foto: Deportivo Córdoba Cajasur

Si el planeta entero vive en estado de catarsis con la propagación del coronavirus, el mundo del deporte no es ajeno a ello y también se encuentra paralizado a todos los niveles, que van desde el reciente aplazamiento de los Juegos Olímpicos hasta la suspensión temporal de las categorías nacionales y locales de las distintas disciplinas.

Y en éstas se ve inmerso el Deportivo Córdoba Cajasur de fútbol sala, cuyo presidente, Rafael Pablo García Ayllón, analizó en una entrevista servida por el departamento de comunicación de la entidad todo lo que está sucediendo y las consecuencias que puede tener tanto para la competición como para el propio club.

 

Sin duda, la situación más extraña y surrealista que le habrá tocado vivir desde que está metido en el fútbol sala.

Evidentemente. Tanto como jugador, como directivo y ahora como presidente, en todos estos casi cuarenta años desde que en 1982 empezamos a jugar en el barrio, jamás se paró una competición ni hubo ningún problema tan gravoso.

Bajo estas circunstancias, ¿cómo es el día a día en el Deportivo Córdoba Cajasur?

Pues bien, las jugadoras están entrenando en casa… Aprovecho desde aquí para hacer un llamamiento para que todo el mundo se quede en casa, a ver si conseguimos que haya menos contagios y poder pasar esta curva de una vez, para que cuando se pase poder reanudar todo. Las jugadoras están realizando un entrenamiento específico en sus domicilios, conforme a lo mandado por nuestro preparador físico Sergio Cárdenas para que lo lleven a cabo diariamente.

Aparte, también se estarán haciendo seguimientos médicos de todos los componentes del equipo.

Así es. Cada cierto tiempo las jugadoras tienen que enviar información con su peso y sus incidencias acerca de cómo se encuentran, si están bien o si no, si tienen cualquier clase de problema o síntoma… todo ello lo maneja nuestro cuerpo técnico. Por ahora, a día de hoy podemos decir que todos los miembros de nuestro club se encuentran bien, gracias a Dios.

Económicamente, ¿cómo afecta este parón a la ya de por sí delicada situación que atraviesa el deporte cordobés?

Valorarlo económicamente es muy, muy difícil. No se puede valorar porque no sabemos si la competición se va a suspender, si se va a reanudar… ¿Cómo se hará cuando las autoridades sanitarias lo estimen oportuno? Ésa es la cuestión. Nosotros ahora mismo no podemos ni decir ni prever. En nuestro caso, somos un equipo amateur, y nuestras jugadoras no están dadas de alta en la Seguridad Social, por lo que no podemos llevar a cabo ningún ERTE, pero en cambio sí nos afecta a la pequeña manutención que cobra cada una. Pero, como te digo, es complicado prever si económicamente va a ser muy gravoso para nosotros. ¿Por qué? Porque si la competición, en vez de acabar en mayo, finaliza en junio, puede ser que un mes de inactividad compense el otro, pero hay que ver cómo afrontaríamos la competición, porque si la liga acaba en junio pero luego hay un play-off de ascenso, ¿cuándo lo hacemos, en julio, cuando ya no hay fichas federativas? Es muy complicada toda esta situación, que poco a poco iremos viendo en función de los comunicados que vaya emitiendo la RFEF.

A este problema hay que sumar el de las subvenciones… ¿cómo va ese tema?

De la actual temporada 2019-20 el oxígeno que hemos recibido es el de la única institución que sí ha cumplido sus deberes, que es la Diputación de Córdoba. El IMDECO recientemente ha empezado a ingresar a los diferentes clubes lo correspondiente a las líneas 6 (en función de la categoría) y la 1 (la de equipos federados), pero todo ello sobre el ejercicio 2018/19. Lo que se nos adeuda de forma nominativa a algunos equipos de la 2017/18 casi que podemos decir que lo perdimos entre comillas, aunque yo mantengo la esperanza de que no se pierda y que, de alguna forma, el Ayuntamiento nos ayude.

Las jugadoras del Cajasur Deportivo celebrando un tanto

Las jugadoras del Cajasur Deportivo celebrando un tanto

Cuando se aprueben los Presupuestos del Ayuntamiento sí se abordará lo del curso actual y se entiende que el IMDECO tendrá la solidez suficiente y pondrá los medios y sabrá lo que tiene que hacer para que esas subvenciones lleguen a buen puerto para todos los equipos. Lo que está haciendo el Ayuntamiento y el IMDECO, mediante la presión de todos los clubes, es pagar lo correspondiente al 2018/19 y por ahora están cumpliendo en ese sentido. Esperemos que cumplan en todos.

Para los clubes se junta el problema de que para poder acceder a dichas subvenciones es indispensable que la competición se reanude y se complete.

Lógicamente. Si tú generas gasto -por desplazamiento, por ejemplo-, ese gasto sí te lo pueden subvencionar, pero si no lo generas, no, a no ser que exista un patrocinio o algún tipo de acuerdo de colaboración o alguna fórmula mediante la cual a ti te beneficie o te sirva para afrontar la temporada del año que viene, y contar con una garantía mínima de poder inscribirse y de poder cumplir con los tiempos y los plazos, y tener la seguridad y la claridad de ideas de que todo eso se pueda llegar a hacer. En el caso de que la competición no se reanudara, sería conveniente que las instituciones tomasen algo de referencia para poder abordar todo esto.

¿Desde la Federación Española os han trasladado algún mensaje sobre posibles escenarios que puedan darse?

La Federación está hablando con todos los clubes, y ello nos incumbe también a nosotros, ya que recientemente también me llamaron con el objeto de determinar cuál era nuestra situación en este momento y si necesitábamos algún tipo de ayuda. En definitiva, lo que la Federación ha hecho es ponerse en contacto con nosotros para decir que están a nuestra disposición para cualquier cosa que necesitemos y que las ayudas de la RFEF van a agilizarse lo antes posible. Sopesan la opción de que la competición quizá se alargue hasta el 30 de junio en el caso de que se reanude pronto, ya que es la fecha en la que cumplen las fichas federativas.

Yo valoro que la Federación nos haya contactado, primero para preguntar cómo estamos, lo cual es de agradecer, y está haciendo bien al llamar a todos los clubes para plantear que la ayuda que nos dan poder tramitarla en el mes de julio y no al comienzo o a mediados de la siguiente temporada, como suele hacerse, y que en función de lo que las autoridades sanitarias indiquen, el poder alargar la competición hasta finales de junio.

¿Se os ha trasladado la posibilidad de reanudar la liga a puerta cerrada, de disputar partidos entre semana, jugar viernes y domingo…?

En ese sentido no han planteado nada. Aquí el principal problema es cuándo vuelve la competición, y en base de ello poder determinar si se concluye en mayo, en junio… Estamos a la espera de ver cuándo esa curva de contagia comenzará a bajar, cuándo las autoridades permitirán salir de casa, cuándo se pueden organizar competiciones y en qué condiciones. Y todo eso no creo ni que la Federación pueda saberlo todavía porque la casuística y el panorama es tan amplio que aún puede suceder de todo.

Pese a que las jugadoras entrenen en casa, se entiende que los equipos necesitarán un periodo para volver coger algo de ritmo antes de competir. Eso retrasaría más si cabe el retorno incluso cuando se permita salir de casa…

Una pretemporada normal debe durar entre 30 y 45 días, un mes largo… Si después de lo que las jugadoras están entrenando, más la carga de trabajo que llevan acumulado, tuviéramos quince días, no estaría mal, pero yo no creo que haya tanto tiempo para eso. Es prioritario intentar acabar la competición antes del 30 de junio, por lo que avisarán con una semana o poco más antes de decirnos que podemos jugar. Punto. Y nos apañaremos como podamos, porque las fechas van a ser tan tan cortas en el tiempo que incluso se puede valorar disputar algún partido en mitad de semana y compensar esa falta de entrenamiento… La casuística es muy grande y todo dependerá de cuándo podamos vencer la curva del coronavirus.

Por último, en lo puramente deportivo, ¿cómo puede afectar todo esto a las opciones del equipo por disputar el play-off de ascenso?

Ufff… es una pregunta súper complicada. ¿Cómo van a venir de moral las jugadoras? ¿Y físicamente? Aunque se les esté haciendo un seguimiento, es complicado de predecir. ¿Existirá ese play-off? ¿De qué dependerá? Son tantas las incógnitas que se están dando en relación con este asunto que uno no puede aventurarse a decir ni a valorar nada, porque no puedes saber cuándo vas a poder empezar, si en quince días, en un mes, si vuelves a puerta cerrada. No puedo contestar a esa pregunta porque es muy complicado, y será fundamental también cómo están las jugadoras de moral, también incluso cómo se encuentren las juveniles, que ayudan tanto al primer equipo…

Pero lo principal en estos momentos en quedarse en casa, por eso desde el Club Deportivo Córdoba hacemos un llamamiento a toda las personas para que, por favor, lo hagan hasta que las autoridades nos indiquen lo contrario.

Loading...

Deja un comentario