Esperando el parné como Agua(do) de mayo

El centrocampista jiennense regresó a los entrenamientos después de dos días fuera de Córdoba, tras pasar satisfactoriamente el reconocimiento médico en Pucela con el Real Valladolid, lo que desbloquea los pagarés de su traspaso junto con los de Sergi Guardiola

Álvaro Aguado trasladando la portería entre Javi Lara y Quintanilla

Álvaro Aguado trasladando la portería entre Javi Lara y Quintanilla

El pasado miércoles el Córdoba CF anunciaba que Álvaro Aguado ya no vestiría más la camiseta blanquiverde después de aquel contrato de renovación hasta 2022. En un comunicado sin precedentes la entidad desvelaba su viaje a Pucela para pasar el reconocimiento médico con el Real Valladolid ayer jueves, trámite que afortunadamente se quedó en eso, para así superar la prueba satisfactoriamente con los galenos ayer jueves y abrir la puerta a esos manidos pagarés de los que se lleva hablando desde febrero y que hasta hoy no se hicieron efectivos.

Todo hace indicar que este viernes 24 de mayo de pre-Feria en Córdoba las arcas cordobesistas empezarán a desatascarse, para por fin quitar ese tapón a la economía del club que han padecido y padecen sus empleados, sobre todo los no deportivos y de las categorías inferiores.

Con el adiós definitivo de Aguado llega el desbloqueo deseado, motivado principalmente por la desconfianza de las entidades financieras sobre los citados pagarés, primero porque el Valladolid podía descender, y ese caso sus recursos económicos se hubieran visto minorados, duda que quedó despejada tras certificarse la permanencia hace dos semanas. Y en segundo lugar quedaba ese pequeño detalle, el clásico fleco de cualquier negociación, que pasaba por la salud de ese chaval que eclosionó la pasada temporada en el primer equipo, como ahora Andrés Martín, junto a Reyes y compañía para salvara ese Córdoba igualmente moribundo del que ahora no pudo tirar en solitario el de Aguadulce.

Los 4.4 millones menos el interés, más los 600.000 euros por la salvación pucelana

A lo que se llama parné estamos hablando de 4,4 millones de euros, los que hay que convertir de esos pagarés que se llevarán sus intereses, por lo que el club percibirá algo menos de cuatro millones, aunque para pagar nóminas hará falta bastante menos, por lo que a buen seguro no se descontarán todos, sobre todo los que llegan a 2021. Bien es cierto que no sólo hay que pagar nóminas, porque las facturas de proveedores se acumulan, como los compromisos con Hacienda y Seguridad Social.

Afortunadamente la salvación pucelana también producirá 600.000 euros directos por extras generados por Sergi Guardiola, efectivo que entrará en las arcas califales antes del 15 de junio, al menos así está pactado con el Real Valladolid que tiene esa obligación de pago.

One Comments

  • aguja53 24 / 05 / 2019 Reply

    que suerte tienen algunos fichando de gratis

Deja una respuesta