“Esto es una experiencia, muy gratificante, y no nos puede pesar tener que ascender”

Jesús Escribano, preparador del Cajasur CBM, cree que deben intentar que "la presión la lleven otros" en una fase en la que "todos los rivales van a ser muy duros y además cada vuelta es muy corta, sólo cinco partidos" | Lamenta que "nos ha llegado un poco a contrapié a nivel de efectivos y lesiones", aunque "no puede ser una excusa"

Jesús Escribano hablando a sus jugadores. Foto: CBM

Jesús Escribano hablando a sus jugadores. Foto: CBM

El Cajasur Córdoba de Balonmano arranca este fin de semana la fase de ascenso a la Liga Sacyr Asobal. La localidad de O Rosal y el Acanor Novás Valinox, subcampeón del Grupo A, espera como primer rival a un grupo que llega con la tranquilidad y satisfacción del deber cumplido, haberse garantizado un año más en la División de Honor Plata en la temporada de la pandemia, pero que quiere ser fiel a su gen competitivo y a su talante ambicioso.

El equipo afronta el reto tras conocerse la importante lesión de Nano Ortega, capitán del equipo, pero, como apunta el entrenador granate, Jesús Escribano, el problema es que no ha sido sólo su caso. “Una vez conseguido el objetivo principal de la salvación, en ese plazo hasta ahora, vimos que las lesiones de jugadores como Aitor Gómez, Jota Abad o Pablo Martín eran más importantes de lo que creíamos“, comentó en entrevista para Cordobadeporte. “Jota por ejemplo tendrá que pasar casi seguro por el quirófano a final de temporada y está jugando muy mermado. Y Pablo y Aitor arrastran problemas musculares que dificultan que puedan participar el próximo sábado”.

Pese a ello, el grupo llega “contento y feliz, trabajando con mucho interés”. “La plantilla y el resto del club estamos muy ilusionados por el hecho de disputar y de poder competir en esa fase de ascenso, aunque somos conscientes de que nos ha llegado un poco a contrapié a nivel de efectivos y lesiones”, explica. Pero eso “no puede ser excusa para salir desde el primer partido compitiendo al máximo y para que esos jugadores a los que hemos ido dando minutos en estos últimos partidos de menor trascendencia den un paso al frente y nos aporten toda la calidad que han ido demostrando desde el principio de temporada en los entrenamientos aunque algo menos en los partidos”. “Estoy convencido de que suplirán a sus compañeros sin problema”, aseguró.

Duro comienzo

La fase de ascenso “arranca fuerte”, ante uno de los grandes aspirantes y los tres primeros del otro grupo en las tres primeras jornadas, pero para Escribano es lo normal porque “en una situación así todos los rivales son potentes”. “Al que ha entrado quinto por nuestro lado, Alarcos, a nosotros nos ha costado la misma vida ganarle, de uno en Ciudad Real y de uno en nuestra casa. Y de qué manera”, recordó. Por eso “daba igual con quién empezáramos, sabiendo ya que era fuera, porque se sorteó antes de empezar la competición”.

“Es verdad” -prosiguió- “que Novás en su cancha es un rival muy duro, sobre todo si hay público, porque aprietan mucho. Y además porque es una plantilla hecha para ascender desde el entrenador, con experiencia en Asobal, hasta el último de sus jugadores, como Lloria, Petter, Martín Molina, Gaby Chaparro…Son gente con experiencia y en unas condiciones técnicas y físicas buenas, donde nos superan porque casi todos están en el 1,90 y los cien kilos. Pero vamos a intentar competir como hemos intentado hasta ahora contra todo el mundo”.

Escribano ya ha advertido a los suyos de que hay que ir semana a semana. “Todos los rivales van a ser muy duros y además la vuelta es muy corta, sólo cinco partidos. No hay tiempo de mirar a un rival más que a otro o ver qué tienes en dos partidos. El objetivo es hacerlo bien ante Novás y luego ir a por el siguiente y a por el siguiente. No le podemos dar muchas más vueltas”.

El término medio entre la calma y la ambición

El preparador, además, profundiza en cómo debe gestionar el plantel esta ocasión de estar entre los grandes del balonmano español. “Por un lado, el objetivo está cumplido y eso nos debe hacer estar tranquilos y disfrutar en la pista. Queríamos salvar la categoría y ya lo tenemos. Ahora vamos a competir por llegar lo más lejos posible. Si puede ser quedar entre los dos primeros, bien, pero debemos intentar que la presión la lleven otros”, detalla.

Y pone el ejemplo más cercano: “Novás es un favorito al ascenso, ha hecho plantilla para ello, y debemos aprovecharnos de esa situación. Si cuando queden tres minutos, en su casa, el partido está empatado, los que tienen que tener la presión son ellos, porque juegan de local y casi tienen que subir por obligación. Para nosotros esto es una experiencia, muy gratificante, y no nos puede pesar tener que ascender porque no es nuestra obligación”.

Etiquetas

Atlético Novás | Balonmano | Córdoba de Balonmano | División de Honor Plata | Fase de ascenso | home10 | Jesús Escribano |

Deja un comentario