Fallece Rafael Campanero, el eterno presidente del Córdoba CF

A sus 95 años se marcha uno de los alma mater de la ciudad, mandatario en tres etapas del club blanquiverde, con el que logró otros tantos ascensos desde todas las categorías | Era el presidente de honor de la entidad y socio número 1 de la misma

La sonrisa de Rafael Campanero. El presidente eterno del Córdoba CF posando para la cámara de Cordobadeporte en una de sus entrevistas junto a su casa.

La sonrisa de Rafael Campanero. El presidente eterno del Córdoba CF posando para la cámara de Cordobadeporte en una de sus entrevistas junto a su casa.

Día triste para el cordobesismo, la ciudad de Córdoba en general y su Almodóvar del Río natal. Rafael Campanero Guzmán (28-7-1926) falleció en la mañana de este domingo 19 de junio. Poco antes de cumplir 96 años, el presidente de honor del Córdoba CF nos dejaba después de unos meses en los que poco a poco se le fue apagando la luz pese a su salud de hierro. La capilla ardiente se establecerá desde las 16:00 horas en el Tanatorio de Las Quemadas, donde despidió hace unos años a su esposa Rosario, mientras que el entierro será a las 10:00 horas de este lunes en La Compañía.

Rafael Campanero es historia y leyenda del Córdoba CF. Estuvo ligado al Córdoba CF desde su creación (1954). Fue recogepelotas, delegado, directivo y presidente en diferentes ocasiones. La primera de ellas llegó entre los años 1969 y 1975. Entonces consiguió en Huelva el primer ascenso a Primera hasta el logrado 43 años después en Las Palmas. Posteriormente retomó el cargo entre los períodos 1983-1986, en el que se sacó al equipo de la Tercera División en Valdepeñas, a la que había caído en 1984. Y por último fue presidente entre los años 2006 y 2009, en la que llegó el ascenso en Huesca desde Segunda B a Segunda. Era el socio número 1 de la entidad y su presidente de honor desde los años 80.

Rafael Campanero en el Ayuntamiento con la plantilla del ascenso en Valdepeñas.

Rafael Campanero en el Ayuntamiento con la plantilla del ascenso en Valdepeñas de 1985.

Campanero se marchó un día de Elecciones Andaluzas, en el que su autonomía ejercía la democracia en el juego político, como lo hizo él durante una etapa. En el año 1990 y de la mano de Juan Ojeda Sanz entró en el mundillo como candidato del Partido Popular a la alcaldía de Córdoba para las elecciones municipales de mayo de 1991, que ganó Herminio Trigo, de IU.

Múltiples facetas

El eterno dirigente, que a nivel vital tuvo que sobreponerse a quedarse huérfano en la guerra civil por el fusilamiento de su padre, trabajó en múltiples oficios desde que con 13 años dejó la escuela. Se ganó la vida vendiendo periódicos, alpargatas o electrodomésticos. Fue agente comercial de Bodegas la Fuensanta y de la Editorial Bruguera. En la década de los 50 fue del Ateneo Popular de su pueblo y también del Almodóvar CF.

Caricatura de Rafael Campanero. Autor: Antonio Cañadillas.

Caricatura de Rafael Campanero. Autor: Antonio Cañadillas.

Hacia 1960 se acercó al negocio de la construcción y levantó más de 1.000 viviendas en el nuevo barrio de La Fuensantilla, rebautizado Edisol. Además también estuvo ligado a instituciones como el Centro Filarmónico, del que fue director en dos ocasiones, o el Círculo de la Amistad. A finales de los 90 e inicios del 2000, también formó parte del consejo de administración de Cajasur.

En esa faceta, como en la futbolística, Rafael Campanero siempre fue todo entrega y amistad a los demás, con un amor por Córdoba y por el Córdoba CF que fue y será su mejor legado a todas las generaciones que le sucedieron. Por eso recibió infinidad de homenajes y la Medalla de Oro de la Ciudad, entre otras muchas distinciones.

Descanse en paz el eterno presidente del Córdoba CF.

Deja una respuesta