Fran González y su odisea de viaje para regresar a Córdoba

Tras 30 horas en autocar de Calculta a Delhi, tardó cuatro días en volver de la India a España y "cuando llegamos a Madrid no nos hicieron ningún test con el supuesto riesgo al que estuvimos expuestos entre aeropuertos y hoteles, sólo un guardia civil nos preguntó si veníamos de vacaciones"

Fran González subiéndose en el autocar que los trasladó de Calcula a Dehli durante 40 horas de viaje.

Fran González subiéndose en el autocar que los trasladó de Calcula a Dehli durante 40 horas de viaje.

Allá por el 17 de marzo Fran González confirmaba desde la India que en aquellos momentos “estamos más seguros aquí que en España”. Casi dos meses después ya está de regreso a su casa de la barriada del Realejo, pero cuando estalló la crisis del coronavirus en el mundo no se podría imaginar la odisea de viaje que él y su familia tuvieron que sufrir para volver a Córdoba. El pasado domingo 3 de mayo a las 10.30 se montaban en un autocar, junto al también futbolista cordobés del Mohun Bagan Fran Serrano, para recorrer las 30 horas que separan Calcula de la capital de lndia, Nueva Dheli, ya que era el único aeropuerto para extradiciones disponible en el país. Cuatro días después, ayer sobre las 16.30 llegaban a Córdoba tras una viaje que nunca olvidarán, y que “estuvimos valorando mes y medio porque no quería esa opción, pero al final era la única para salir de allí”.

El futbolista explicó que cuando ampliaron el Estado de Alarma hasta el 17 de mayo fue “cuando nos decidimos”, porque “al final cuando estás tan lejos sabías esto, que podía entrar dentro del guión”, por lo que se decidieron a fletar el autocar en el que viajaron varios futbolistas. “En total éramos 22, por lo que por las medidas de seguridad cogíamos a dos asientos por pareja, así que a mí para dormir me tocó tirarme al suelo sobre una colchoneta de abdominales, para que mi hijo Mauro pudiera dormir entre dos plazas como mi pareja”.

El pequeño Mauro, durmiendo en el autocar que les trasladó al aeropuerto de Delhi.

El pequeño Mauro, durmiendo en el autocar que les trasladó al aeropuerto de Delhi.

“Hicimos las 30 horas del tirón, porque aunque habíamos pensado parar a mitad de camino y hacer noche, pero nos dimos cuentas que los estados por los que pasábamos estaban cerrados, por lo que no había hoteles”, relató.

Después del incómodo y eterno primer trayecto llegaron sobre las 16.00 horas del lunes a Nueva Delhi y “hasta las 3.00 de la mañana no salía el vuelo” con destino a Países Bajos. “Menos mal que allí había un hotel junto al aeropuerto, que sobre todo nos hacía falta para darnos una ducha después de tantas horas metidos en el autocar”.

“Pensábamos que el avión vendría vacío prácticamente, pero su más de 200 plazas estaban ocupadas. No cabía un alfiler y por tanto sin medidas de seguridad”

“Pensábamos que el avión vendría vacío prácticamente, pero su más de 200 plazas estaban ocupadas. No cabía un alfiler y por tanto sin medidas de seguridad”, aseveró sin salir aún de su asombro el futbolista cordobés. Continuando con su relato, comentó sobre las 8.00 de la mañana del martes aterrizó el vuelo en Amsterdam, pero “como sólo hay un vuelo diario a España a las 8.30 no nos daba tiempo a cogerlo”, de manera que “no tuvimos más remedio que esperar otro día para salir el miércoles a las 9:00 hasta Madrid”.

De esa forma por fin llegaron a España sobre las 11.30 horas, pero “me chocó que no había ningún tipo de control, sólo un guardia civil que nos preguntó si veníamos de vacaciones. Como el 30 de abril acabé el contrato se supone que ya no éramos futbolistas, sólo turistas”, bromeó sin salir de su asombro, porque “a la gente que se supone tenemos un riesgo como nosotros, después de tantos transbordos y contactos con otros viajeros, no nos hicieron ningún test”.

“Decimos venir a vivir a un piso de alojamiento turístico que tenemos como inversión en el Realejo, que ahora más que alquilar está para poner el cartel de se traspasa”

Este jueves Fran González disfrutaba ya de una salida al parque con su hijo Mauro “sin jet lag ni nada después de todo lo que pasamos”. El futbolista recordó que en la India “vivíamos en un residencial apartados del bullicio, con supermercado dentro más restaurantes, aunque estaban cerrados, y no salíamos de allí”, por lo que apetecía dar una vuelta con su pequeño. Eso sí, “ahora haremos por una cuarentena por nuestra cuenta, ya que nadie nos dijo nada de tomar medidas”, de ahí que “decimos venir a vivir a un piso de alojamiento turístico que tenemos como inversión en el Realejo, que ahora más que alquilar está para poner el cartel de se traspasa”. Así que “el lunes preferimos no ver aún a nuestros padres por responsabilidad”.

Por último, Fran González comentó que “en Amsterdam parecía que la pandemia no iba con ellos, con tanta preocupación que llevábamos nosotros con mascarillas, que en Holanda no se veían”. Sin embargo, cuando llegaron a Córdoba “me sorprendió que la estación de AVE estaba desértica y sólo había un taxi. En el camino a casa no vimos prácticamente ningún coche, así que aquí parece que la gente se lo toma más en serio”. Eso sí, bromeó al referirse a los horarios para poder salir a hacer deporte, porque “parece que nos estamos preparando para los Juegos Olímpicos”.

De cualquier forma y tras un “sufrido viaje” lo importante es que ya están en su casa, aunque Fran González volverá a la India para la próxima temporada debutar en la Super League con el Atletico Kolkota, tras la fusión con el Mohun Bagan con el que le resta un año de contrato, aunque apuntó que “quieren bajar el número de extranjeros” por equipo, así que ya se verá cual es el destino final de este trotamundos del fútbol que ya acumula ligas de hasta cinco países distintos.

Etiquetas

Atlético Kolkata | COVID-19 | Fran González | Fran Serrano | futbol | India | regreso | viaje |

Deja una respuesta