Fue esperanzador hasta el desenlace final en el 93 (1-1)

Tras una primera parte sin ocasiones para ninguno de los dos rivales, en la segunda los de Rafa Navarro mejoraron, llegando incluso a empatar el partido en el descuento de las botas de N'Diaye

Fue esperanzador hasta el desenlace final en el 93 (1-1)

La primera victoria de la era Navarro ya la saboreaban muchos, pero llegó el fatídico minuto 93 y un mazazo de N’Diaye para volver a su realida a un Córdoba trabajador pero que no pasó de ahí. Miguel de las Cuevas abrió la puerta a la esperanza a los quince minutos de la reanudación, pero el Málaga forzó la máquina y Carlos Abad y Fernández evitaron la igualada antes del gol de africano, que en parte hacía justicia tras una primera parte de claro dominio malacitano pero estéril en creativida de ocasiones de gol, de hecho no hubo ni un disparo a puerta.

El primer once de Rafa Navarro supuso una variación más en la ubicación de los jugadores que de nombres, porque de hecho repitieron diez de los que perdieron con Curro Torres en Almería. Jaime Romero en el lugar que dejaba libre Vallejo fue la novedad, aunque la disposición era en forma del 4-2-3-1 ya anunciado. Mientras, en el Málaga Muñiz metió a Luis Hernández en el lugar de Diego González en el centro de la defensa, en tanto que eligió a Harper para suplir a Pacheco en la medular.

La primera acción de peligro del partido llegó poco antes del cuarto de hora de juego, tras un gol anulado a Carrillo en fuera de juego. Fue en una clara internada por la derecha de Iván Alejo, que llegó a la altura de el área pequeña y cuando N’Diaye espera el pase para marcar libre de marca el vallisoletano dio un horrible pase atrás cuando el gol estaba hecho, lo que evitó la primera tragedia para Rafa Navarro.

Jaime Romero circulando el balón por delante de un malawiano

Con el Málaga volcado y el control del partido, en una buena salida por la derecha Fernández metió un mejor balón corrido que controló Carrillo y fue zancadilleado por Luis Hernández. Penalti que no se pitó, que de haberse señalado hubiera podido cambiar el rumbo del partido, que fue todo un monólgo de posesión malaguista.

Dominio absoluto del Málaga, pero ineficaz

Contando esa aislada jugada, el dominio del Málaga era tan absoluto como ineficaz, porque aunque los centros y las llegadas eran continuas, las ocasiones de gol, o mejor dicho, tiros a puerta entre los tres palos, brillaban por su ausencia tras superarse la media hora de juego.

Miguel de las Cuevas celebrando su esperanzador gol con Quintanilla y Yann Bodiger

El partido se fue al descanso con el resultado inicial, sin duda lo mejor para el Córdoba de los primeros 45 minutos de Rafa Navarro en el banqillo, porque no creo ninguna ocasión de gol, aunque tampoco lo hizo el Málaga de Muñiz. Eso sí, su dominio del partido fue abrumador, aunque ese concepto se caía por su propio peso al no poner en apuros a un dubitativo Carlos Abad.

Con la reanudación el Córdoba mejoró. El dominio del balón malacitanos no era ya como el de la primera media hora de juego, pero sobre todo el equipo blanquiverde se mostraba consistente, solidarios y muy juntito, lo que pidió Zinedine Navarro en la previa.

Gol de Miguel de las Cuevas para desequilibrar

Esa equiparación en la posesión del balón se igualaba a la creación de ocasiones o tiros de puerto, nulos hasta que llegó el gol de Miguel de las Cuevas. Blati abrió a banda izquierda a Jaimer Romero que metió una buena asistencia a las espaldas de la zaga malacitana, el alicantino la controló, se revolvió y mandó a la red su octavo gol de la temporada.

El tanto otorgaba un gran premio a la contundencia defensiva, hoy sin fallos, lo que posibilitaba que el equipo cordobesista se adelantara en el marcador tras infinidad de centros del Málaga en la primera hora de juego. Al minuto de gol el Málaga pudo empatar con su primer disparo a puerta. Centro de Iván Rodríguez y cabezazo de Blanco Leschuk que paró con palomita Carlos Abad adornándose. Luego llegaría el carrusel de cambios, ya con el Córdoba más asentado, pero con el Málaga tocando a rebato.

A doce del final Fernández evitó el empate cuando la grada malacitana cantaba el gol de Blanco Leschuk en otro cabezazo, ya con Carlos Abada batido. Dos minutos después el tinerfeño mostraba su mejor versión con un paradón increíble a bocajarro ante N’Diaye, cuyo rechazo quedó a los pies del ucraniano Seleznovov que increíblemente disparó al lateral de la red a dos metros de la línea de gol.

El repleto palco de El Arcángel ante el Málaga

El Málaga apretó de lo lindo y cuando parecía que la victoria estaba en el bolsillo, en el 93, último minuto del añadido, N’Diaye empataba con un disparo desde la frontal con el que se lesionaba al impactar el balón entre la euforia de los malaguistas. Un tanto que llegó tras el único fallo garrafal en defensa, pero que lo cometió un delantero como Neftali que no estuvo contundente en el despeje y provocó un centro lateral en la frontal que supuso un mazazo para la parroquia local. Tocará de nuevo levantarse, aunque los palos ya son muchos.

FICHA TÉCNICA

1.- CÓRDOBA CF: Carlos Abad; Fernández, Luis Muñoz, Quintanilla, Álex Menéndez; Bodiger, Blati Touré; Andrés Martín (Neftali, min. 76), De las Cuevas (Aguado, min. 78), jaime Romero; Carrillo (Piovaccari, min. 82).

1.- MÁLAGA: Munir; Iván Rodríguez, Pau Torres, Luis Hernández, Ricca; Harper, N’Diaye, Keidi Bare, Iván Alejo (Seleznov, min. 65), Adrián (Erik Morán, min. 8) (Ontiveros, min. 46); Blanco Leschuk.

GOLES: 1-0, min. 62: Miguel de las Cuevas; 1-1, min. 93: N’Diaye.

ÁRBITRO: Vicandi Garrido (Comité Vasco), que amonestó al cordobesista Luis Muñoz (quinta y no podrá jugar en Almendralejo), Miguel de las Cuevas, Fernández y Blati, así como a los malacitanos Erik Morán, Ricca y Blanco Leschuk.

INCIDENCIAS: Partido de la vigésimo octava jornada de Segunda A, disputado en  El Arcángel ante 13.885 espectadores, con más de un millar de malaguistas en sus gradas.

La felicidad. Eso reflejaba el rostro de Rafa Navarro en los prolegómenos del partido

 

Loading...

Deja un comentario